Los 30 mejores juegos de Wii

Los 30 mejores juegos de Wii

Daniel Escandell · 13:20 16/11/2012
30 juegos que definen lo mejor del catálogo de la consola de Nintendo.

27. Punch-Out!!

No teníamos noticias de esta saga desde los años de Super Nintendo, pero ya vimos en Wii Sports que el boxeo tenía posibilidades en Wii. Está claro que Nintendo lo vio claro y decidió resucitar una saga muy querida pero olvidada: Punch-Out!!.

http://www.vandal.net/media/9527/2009325224221_5.jpg

De recreativas a NES y de ahí a Super Nintendo, la historia se paró en 1994, con un primo lejano en el fallido Virtual Boy: Teleroboxer, con robots en vez de tipos extravagantes. Como no podía ser de otro modo, este juego aprovechó el mando de Wii, pero no se quedó ahí: el control podía complementarse con la tabla de equilibrio y báscula Wii Balance Board, que se daba con Wii Fit. Otra opción de control era totalmente tradicional, para satisfacer a los más nostálgicos.

Little Mac va a por todas.
Compartir
HD

Humor, boxeo, ritmo frenético… un juego divertido que se sitúa en la estela espiritual del clásico de Super Nintendo. Incluso se puede decir que volvió a apostar por un tono desenfadado con estereotipos que es cada vez más difícil de ver y que, pese a lo que parecía desde fuera, no resulta rancio. El torero español regresó con fuerza al mundo del boxeo cargado de castañuelas, sin ir más lejos. Y nos encantó. ¡Olé!

28. Super Paper Mario

Aunque la saga de rol Paper Mario nacida en Nintendo 64 sumó una excelente continuación en GameCube, Wii representó un giro en sus intenciones para aligerar mucho los elementos aventureros, dar predominancia a las plataformas y bautizarse Super Paper Mario. Quienes esperaban un juego de rol como sus predecesores no obtuvieron lo que buscaban, pero no por eso fue un mal juego. De hecho, todo lo contrario.

http://www.vandal.net/media/6120/2007329174150_10.jpg

En esta ocasión, Mario tenía que conseguir unos corazones puros, hasta ocho, superando las diferentes fases del juego, a las que se accedía desde las puertas de la ciudad interdimensional, llamada Villacara, a través de las puertas que hay distribuidas por la zona. Eso sí, el juego en realidad escondía un planteamiento lineal al tener como exigencia conseguir un corazón puro antes de seguir avanzando. Cada mundo estaba dividido en cuatro zonas, con la última de todas coronada con un enemigo final, como mandan los cánones. Sus retos se superaban con habilidad plataformera, pero había que explorar, hablar con otros personajes, resolver puzles aquí y allá… y, claro, jugar con la perspectiva. Mario rotaba el mundo sobre su propio eje, convirtiendo los entornos 2D del juego en 3D, de manera que se abrían nuevos caminos, alcanzaban zonas secretas, evitaban enemigos, etc.

http://www.vandal.net/media/6120/2007329174150_9.jpg

Una vez más se unían humor, plataformas, y todo un universo por descubrir, un mundo propio pero coherente con lo que se espera cualquier jugador que conozca el Reino Champiñón. Con el peso orientado a las plataformas más que al rol, no lo rechazó completamente, y eso formó una buena aventura para los jugadores.