Vandal
La crisis del videojuego japonés

La crisis del videojuego japonés

Analizamos por qué está en crisis el videojuego japonés, qué es lo que todavía domina y cuál puede ser su futuro.

La llegada tardía a la alta definición

Esta mentalidad japoncentrista ha provocado que las compañías niponas hayan llegado muy tarde a la era de la alta definición, entendiéndola como las consolas PlayStation 3 y Xbox 360, y el motivo es fácil de explicar: La consola Xbox 360 lleva la friolera de seis años en el mercado japonés, que cumplió el pasado mes de diciembre, pero sus ventas no han sido destacables. La consola PlayStation 3 ha cumplido cinco años en Japón (salió en otoño de 2006), pero sus ventas han sido muy lentas, superada en algunas de sus semanas iniciales por PlayStation 2. En 2006 la consola más vendida en Japón fue PlayStation 2, en 2007 Wii superó ampliamente las ventas de Xbox 360 y PS3 combinadas, al igual que en 2008, 2009 y hasta en 2010. Mientras tanto, las portátiles Nintendo DS y PSP han arrasado durante todos esos años, la primera más que la segunda, pero logrando ambas cantidades espectaculares de consolas vendidas, por lo que la mentalidad de la mayoría de los estudios japoneses estaba más que clara: producir juegos para Wii, PSP y Nintendo DS para vender en el mercado local. La falta de visión global ha hecho que perdiesen el tren, cuando precisamente todas las compañías occidentales han adoptado esa visión de producción de Hollywood, de producir un juego para venderlo en todo el mundo (salvo, curiosamente, en Japón).

Imagen 2012511164819_1

Eso no significa que las compañías japonesas no prestasen atención a las consolas de alta definición hasta hace poco (porque han lanzado juegos para Xbox 360 y PS3 desde 2006), pero sin duda comenzaron lentamente a desarrollar para ellas, y destinaron la mayoría de sus recursos de desarrollo a producir el grueso de sus juegos para las consolas HD bastante más tarde que cualquier compañía occidental. Final Fantasy X, el primer Final Fantasy de la pasada generación, salió en julio de 2001 para PlayStation 2, un año y tres meses después del lanzamiento de la consola. Final Fantasy XIII salió en diciembre de 2009 en Japón, tres años y un mes después del lanzamiento de PlayStation 3.

Imagen 2012511164842_1

Los juegos japoneses artísticamente mantienen su altísimo nivel, pero a nivel técnico no han estado a la altura de los occidentales durante esta generación. Puede verse como un desfase de año y pico en el acabado técnico de la mayoría de juegos japoneses para la alta definición si se compara con los occidentales, cuando en el caso de PlayStation 2, Devil May Cry, Metal Gear Solid 2 y otros títulos eran los que marcaban el techo técnico de la consola cuando salían al mercado. Las superproducciones, los juegos que nos dejan boquiabiertos por sus cinemáticas y despliegue de medios, han sido casi todas occidentales en los últimos años.


Bloch · 21/05/2012 11:09
Muy interesante reportaje. Es más, mirando con prespectiva, yo me compré una PS3 por los juegos y sagas japonesas que ví en PSX y PS2. Ahora apenas hay diferencia de catálogo y los juegos que me resultan más atractivos son occidentales (las portátiles es caso aparte). Esperemos que se recupere pronto su industria.

Hohenheim · 15/05/2012 00:55
[respuesta:135]Quiza tu problema es que no me conoces y estás presuponiendo demasiadas cosas, eso para empezar. Y para continuar es chocante que alguien que me acusa de tirar de tópicos tire del de "niños de 12 años con mucho tiempo libre y ganas de dar la nota", por si acaso ya te aseguro que no es el caso.

Dicho esto, sigues sin saber interpretar de lo que se está hablando, como muestra un botón, ¿donde vuelvo a decir yo que meter japonesadas sea bueno o malo?, lo que digo es que con la cantidad de japonesadas que tiene la franquicia y tal como está planteada es imposible incluirla como ejemplo de la americanización a la que nos estamos refiriendo algunos, por mucho que tenga ambientación de película americana. Igualmente, ¿donde digo yo que meter americanadas sea malo o vomitivo?, GTA San Andreas tiene americanadas por doquier en su argumento (y no lo hacen norteamericanos) y me encantó. La americanización de la que aquí se está hablando va más allá de meter escenas de acción palomitera.

Por tanto, si sigues sin saber a lo que nos referimos con lo de la falacia de la occidentalización/vision global, si de verdad crees que Estados Unidos no está influyendo en el mercado (para mi gusto de forma negativa), si crees que lo de la competencia mal entendida en USA es un topicazo y opinas que las principales comunidades online de los juegos de moda son un ejemplo de camaraderia, pues está claro que hablamos de cosas distintas y no nos vamos a poner de acuerdo, con lo cual mejor dejarlo aquí.

Edito. Por cierto relee mis post. En ningún momento utilizo "competitividad enfermiza americana", si pones comillas es para reproducir algo literalmente. Lo que califico como enfermiza es la competitividad online que se ve actualmente, que como ya digo se fomenta con la mentalidad americana del ganar de cualquier manera (lo cual tú verás como un tópico por supuesto)[/respuesta]

MrSmi7h · 15/05/2012 00:54
Tú mismo lo has dicho, la diferencia es que unos se suicidan y los otros hacen carnicerías, son distintos tipos de educación.

Sinceramente, no se que tendrá que ver tu experiencia personal con que los juegos yankees se centren en el online militarista con luchas entre facciones, mi amplia experiencia de juego en cybers me dice que en los juegos de Blizzard o ID está lo más maleducado del país, si la experiencia personal ha de servir como argumento.

Lo que es innegable es que hablamos de juegos enfocados a la competitividad online, desde el anonimato de punta a punta del planeta, con chat, estética en muchos casos militar, y argumento de guerra entre facciones o razas, es un cóctel explosivo y un imán para canis, xenófobos, y tarados, métete en un foro de Blizzard y a ver qué te encuentras.

KHLOROSDAIMON · 15/05/2012 00:50
[img]http://26.media.tumblr.com/tumblr_m3e8fxsqyp1rsf5lfo1_400.png[/img]

Flecha subir