¿La burbuja de las consolas?

¿La burbuja de las consolas?

Pablo Grandío · 12:09 12/1/2013
Steambox, Project Shield, Ouya, GameStick y otras intentarán encontrar su sitio frente a las tradicionales Nintendo, Sony y Microsoft.

"Fabrícame esto"

Como comentábamos al comienzo del artículo, una de las claves para que toda esta efervescencia de nuevos aparatos sea posible es el cambio que ha experimentado la fabricación de electrónica en los últimos años. Cuando se dice que las grandes compañías producen en China, no es un fenómeno de deslocalización -no están abriendo fábricas en el país- sino de subcontratación. Hay cada vez más empresas asiáticas (la más famosa, la gigantesca y polémica Foxconn y sus 1,2 millones de empleados) que fabrican electrónica "made in China" bajo demanda, del mismo modo que en los ochenta y noventa comenzaron a fabricar ropa. Tú puedes diseñar tu gadget y encargarlo, o incluso que te fabriquen algo ya diseñado y lo "vistan" con tu marca.

Esto significa que para ser un fabricante de consolas ya no necesitas una fábrica, con sus empleados y sus chimeneas, por lo que hace falta menos dinero y existe menos riesgo. De hecho, a mediados de la pasada generación Nintendo, Microsoft y Sony comenzaron a trasladar su producción, y sus actuales máquinas se han fabricado en China desde sus inicios, al igual que los teléfonos y las tabletas de Apple, Samsung y demás compañías. Os sugerimos mirar el clásico "Made in" en la parte de atrás de vuestra colección de consolas para comprobarlo.

Esta revolución a la hora de manufacturar electrónica simplifica mucho las cosas. Los costes decrecen, es más fácil tanto incrementar la producción como dejar de fabricar (no tienes ni que contratar ni que despedir), y la única contrapartida negativa es que si tu producto es bueno va a haber imitaciones chinas al momento, y que de vez en cuando salen en la prensa informes sobre las condiciones de trabajo de estas fábricas y las pueden relacionar con tu marca, y todo el mundo las tuitea (usando smartphones fabricados bajo los mismos términos).

¿Revolución, burbuja o apocalipsis?

La situación de las consolas de videojuegos es bastante curiosa. Por una parte, el pasado 2012 vio como las ventas de Xbox 360, Wii y PlayStation 3 bajaban respecto al año anterior, los lentos inicios de PSVITA, la explosión de 3DS en el mercado japonés y el lanzamiento de Wii U, cuyas ventas no han repetido el fenómeno de Wii seis años atrás pero parecen estar dentro de las previsiones de Nintendo. Esto ha provocado todo tipo de teorías: desde que la venta de consolas domésticas se ha ralentizado porque han llegado al fin de su ciclo y los jugadores están a la espera de la próxima generación, hasta que el lento arranque de PSVITA y Wii U se debe a que les falta software, y una vez tengan un mayor catálogo de juegos despegarán, tal y como está empezando a ocurrir con 3DS. Sin embargo, la teoría estrella, la más repetida, es la apocalíptica: que los teléfonos móviles y tabletas, por un lado, y el vigor del PC, por otro, van a condenar a las consolas a su desaparición.

El salto al televisor de Steam.
Compartir

Por otra parte, como podéis ver, en apenas seis meses se han anunciado unas cuantas consolas, algunas de ellas renunciando a ese nombre de antemano (tal y como ha hecho NVidia y presumiblemente hará Valve), compitiendo por intentar encajar mejor en los gustos de los jugadores. Project Shield, Steambox y Razer Edge buscan el público hardcore, aquel dispuesto a gastarse lo que haga falta para disfrutar de la experiencia de mayor calidad posible. Ouya, Gamestick y unu, por el público masivo, las dos primeras intentando "democratizar" las consolas, haciéndolas más baratas y accesibles que nunca, y la tercera apuesta intentando crear un híbrido que funcione para todo, que pueda ejercer de tableta, consola y SmartTV.

Con este panorama, se espera que aun así las dos grandes noticias del año en materia de videojuegos sean los anuncios de Xbox 720 y PlayStation 4, presumiblemente monstruos tecnológicos sin los cuales no se puede hacer un análisis del futuro de las consolas. Pero tanto Microsoft como Sony ya han dado algunas pistas sobre cómo se intentan adaptar y convivir con los nuevos tiempos. La tecnología SmartGlass de Microsoft intenta combinar las tabletas, sean de la familia que sean, con la consola Xbox 360, y Sony lleva un tiempo experimentando con una convivencia entre sus juegos y los dispositivos móviles Android con PlayStation Suite. La unificación de interfaces que ha hecho Microsoft en los últimos meses lleva a pensar a una fuerte relación entre Xbox 720 y Windows 8, y la lógica a que PS4 hará muy buenas migas con Android.

Microsoft nos explica todo lo que SmartGlass tiene que ofrecer.
Compartir

No hay duda de que PlayStation 4 y Xbox 720 saldrán entre finales de 2013 y mediados de 2014, y que lleguen o no a alcanzar éxito de sus antecesoras, tendrán su mercado, aunque éste vaya menguando si la "edad de las consolas" ha llegado a su fin. Aunque hay que recordar que el fin de los juegos en PC se lleva pronosticando desde mediados de los 90, y actualmente gozan de mejor salud que nunca.

Pero lo que no tardaremos mucho tiempo en ver es si todas estas propuestas de gadgets tienen éxito. Algunas pueden no llegar a salir o ser un estrepitoso fracaso comercial, otras quizás se hagan con un mercado de nicho y otras pueden jugar un importante papel en el futuro del videojuego. Pero, visto lo que se avecina, la pregunta es: ¿Cambiará en cinco años lo que entendemos por una consola?

  Participa
Futuro consolas. Han votado 224 usuarios.
Ya no se puede votar en la encuesta.
¿Qué pasará en el futuro de las consolas?
Seguirá siendo una plataforma dominante con Nintendo, Sony y Microsoft
33 %  
Seguirán teniendo éxito, pero habrá nuevos actores
59 %  
Habrá fiascos y las consolas decaerán
6 %