RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

Joyas de Wii encerradas en Japón

Cada año multitud de juegos no salen de Japón. Exploramos el catálogo de Wii y seleccionamos algunas joyitas que nunca nos llegaron a estas tierras.

Daniel Escandell · 13:37 2/1/2013

1. Página 1 2. Página 23. Página 3
4. Página 45. Página 56. Página 6
Es tradicional -aunque no por ello deseable- que un buen puñado de videojuegos más que interesantes se queden en Japón sin mucha opción para que los usuarios del resto del mundo los puedan disfrutar; no al menos en las condiciones deseables. La barrera idiomática, cultural, las restricciones técnicas que las compañías introducen para delimitar las regiones de los juegos... impedimentos que se pueden salvar con mayor o menor esfuerzo, sí, pero que hacen que la mayoría del público se quede sin la posibilidad de darle una oportunidad a un buen puñado de juegos.

En algunos casos son rarezas absolutas que quizá no tengan mucho más interés una vez se ha saciado la curiosidad, en otras adaptaciones de las series japonesas que están triunfando en esos momentos en el país y que que difícilmente se harán hueco en los referentes culturales occidentales y, en otras, juegos de calidad indiscutible que por motivos que solo pueden comprender directivos (es decir, sin razones de peso para el público, que es el que importa) se quedan ahí.


Hemos explorado el catálogo de Wii para descubrir algunos de los juegos que nunca han salido de Japón pero, sobre todo, para recorrer los juegos que deseábamos cuando se anunciaron, que queríamos jugar aunque llegaran a Europa uno o dos años más tarde pero que, al final, nunca dieron el salto a esta parte del mundo.

Hay un poco de manga, algo de géneros poco frecuentes en el mercado y una gran dosis de títulos que han sido aclamados por la crítica y que son juegos de culto que no calaron entre el gran público. Quizá esas modestas ventas en su país de origen fueron la puntilla para sentenciarlos a no atravesar la frontera... o no, quién sabe. Sea como fuere, aquí hay un poco de todo con un punto en común: son pequeñas joyas, cada uno en lo suyo, y todas ellas se han quedado en Japón, su país de origen. Nosotros las miramos con envidia.

10. Romance of the Three Kingdoms XI


Una de las sagas más veteranas y conocidas de Koei (ahora Tecmo Koei) que se lanzó en PC, PlayStation 2 y Wii, aunque en Europa solo tuvo lanzamiento oficial en ordenador (en América se lanzó también la versión de PlayStation 2). Este Romance of the Three Kingdoms XI debutó en 2006 en ordenador en el mercado nipón y en 2007 hizo lo propio en Wii.

El juego cuenta con 32 personajes históricos que se van desbloqueando poco a poco, según superando los diferentes tutoriales y retos que se proponen en el juego. En el caso de Wii se incluía de serie del Power-up Kit, es decir, la expansión del juego que en el caso del PC se quedó en los mercados asiáticos. Esta edición incluía un nivel de dificultad extra, un editor para modificar generales, reinos, etc., 30 eventos adicionales y 50 personajes extra. Además, en el caso de Wii se incluía también un modo centrado solo en la acción, por lo que el componente estratégico quedaba en segundo plano para poder centrarse en la experiencia directa del combate.


Esta combinación de estrategia y acción ha funcionado tradicionalmente mejor en el ordenador, pero es cierto que la saga tiene una muy extensa tradición en consolas y su futuro parece que seguirá también vinculado a las mismas: la nueva entrega ya está en PC en Japón (se lanzó en 2012), pero Wii U y PlayStation 3 también tendrá el juego.

Quizá lo que más juega en su contra, más incluso que el poco popular género, es que se ambienta en la Antigua China, hasta tal punto que muchos de sus referentes pueden resultar muy oscuros para los jugadores que no sean unos apasionados por la historia y cultura asiática.

1 2 3 4 5 6 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Últimos artículos
Noticias destacadas
Últimas noticias
Encuesta
¿Seguirán los juegos MOBA tipo League of Legends teniendo tanto éxito?
 Sí, e irá a más
 Sí, pero ya han tocado techo
 No, su auge pasará