Vandal
¿Han mejorado o empeorado los videojuegos con los años?

¿Han mejorado o empeorado los videojuegos con los años?

DLC, micropagos, pases de temporada, parches del día uno... los videojuegos han cambiado mucho en los últimos años, repasamos cómo.

Los videojuegos son nuestra pasión. Los amamos a diario, pero también los odiamos cuando toca. Con el paso de los años hemos vivido todo tipo de cambios en la industria del ocio digital: consolas cada vez más potentes, funcionalidades online que sorprenden a la comunidad, modos multijugador adictivos y máquinas que quieren ir más allá de la mera experiencia de juego. Aceptar los cambios cuesta aunque sean para bien. El problema es cuando la evolución implica aparentes pasos atrás, que nos hacen perder fuerza como consumidores. Hacemos un viaje a los infiernos para descubrir si la industria del videojuego ha cambiado a peor con el paso de los años.

Descargables, descargables everywhere

Bienvenidos al dulce mundo de los contenidos descargables. Si hace dos décadas un desarrollador viene y nos dice que va a ampliar en los próximos meses el juego que tanto nos gusta gracias a la magia de Internet, no nos lo creemos. Le llamaríamos hereje y acabaríamos recordándole lo bien que se vive con las expansiones. El tiempo pasa y nos hemos quedado vendidos ante los contenidos descargables, los DLC, que pueden ser maravillosos (expansiones de Grand Theft Auto IV y The Witcher 3: Wild Hunt, por ejemplo) o una broma de mal gusto (trajes de Street Fighter IV, montura de caballo de The Elder Scrolls IV: Oblivion). Ni que decir tiene que los descargables no son malos per se: todo depende de en las manos que acaben estas ampliaciones de los juegos, que a veces son un sacacuartos, y otras muy interesantes.

¡Compre a ciegas su Season Pass!

Dentro de este círculo a veces vicioso que forman los contenidos descargables se ha instalado la cultura del Season Pass o Pase de Temporada, y como decíamos arriba no es que sea algo malo en su nacimiento. ¿A quién no le gusta seguir disfrutando de su juego meses después del lanzamiento gracias a nuevos contenidos? El problema viene cuando se dan dos pasos nefastos. Uno: se anuncia el Pase de temporada junto al juego, sin detallar de qué van a ir esos nuevos contenidos; dos: los añadidos que presenta el Pase de Temporada han sido vilmente extirpados de la campaña principal, por lo que no expande, solo continúan lo que legítimamente ya ha pasado el jugador.

Decenas de extras de reserva

Hace poco más de una década, el único criterio que seguíamos a la hora de comprar un videojuego en una u otra tienda era monetario: lo compras donde está más barato. Ahora, además del factor precio, debemos tener en cuenta los "extras de la reserva", que son muy numerosos en los grandes lanzamientos. Una tienda ofrece un DLC, otra la versión alternativa; un establecimiento te da la caja metálica, el otro un modelo especial para el personaje. La versión resumida es que llegas a casa y tienen un juego que puede ser de muchas formas. Lo más "divertido" es que los extras descargables por la reserva, después se suelen poder conseguir pasando por caja.

Pase por caja con los micropagos

Sin duda alguna, uno de los aspectos más criticados en esta "evolución" de los videojuegos responde al nombre de los micropagos o microtransacciones. Lo que a priori puede no ser un arma letal, se ha terminado transformando en armas de destrucción masiva a la hora de dinamitar comunidades. Actualmente contamos con dos tipos de micropagos: los malos y los menos malos. Los primeros son aquellos que influyen realmente en la jugabilidad, dando al jugador con posibles económicos más potencia, fuerza, salud o velocidad, descompensando las partidas. Lucha de clases, que dirían algunos.

Dentro del segundo tipo de micropagos enmarcamos aquellos que están destinados única y exclusivamente a ofrecer una mayor variedad estética a la hora de personalizar a los personajes. Son gorritos, camisetas, peinados de colores y accesorios variados a los que podemos acceder previo pago o invirtiendo moneda virtual obtenida en el juego. Son un mal menor que toleramos siempre que se ofrezca esta segunda opción, aunque tengamos que emplear parte de nuestra vida en desbloquear todo. El caso de For Honor, que requería dos años y medio para conseguir todos los extras cosméticos, ha sido tan llamativo que Ubisoft ha aplicado cambios tras escuchar a la comunidad.

Gracias a los micropagos existen multitud de juegos "gratuitos", los conocidos como free-to-play, juegos a los que pueden empezar jugando sin gastar dinero, y que luego de diferentes maneras te incitan a pasar por caja. Como la avaricia de la industria no conoce límites, en los últimos años nos hemos acostumbrado a juegos de precio completo, de 70 euros, que además también incluyen micropagos.

¿Juegas online? ¡Paga la cuota!

Para jugar online ya es prácticamente imprescindible estar suscrito a un servicio específico, al menos en consolas. El PC sigue siendo el último bastión donde el multijugador no nos hace rascarnos el bolsillo, algo que resulta irónico teniendo en cuenta que fue la cuna de las cuotas mensuales con juegos masivos. PlayStation Plus y Xbox Live Gold son requisitos imprescindibles para todo jugador de PS4 y Xbox One que quiere vivir la experiencia completa con su consola, y suponen el desembolso de más de 40 euros anuales. Con el tiempo los servicios online han ido mejorando con aspectos como los juegos gratuitos de PS Plus y Xbox Live Gold, aunque todavía a veces nos dejan colgados. La última que se resistía en apostar por este modelo, la gran Nintendo, ya ha anunciado que para jugar online en Switch habrá que pasar por caja.

Sony anuncia los juegos de PlayStation Plus para el mes de abril en PS3, PS4 y PS Vita.
Compartir

Este juego está sin terminar…

Lo que debía ser algo bueno para la industria (la posibilidad de mejorar un título con actualizaciones después de su lanzamiento), se ha terminado transformando una excusa para hacer que los desarrolladores sean más "vagos". Raro es el videojuego que no se lanza acompañado de un parche day one y cada vez son más frecuentes, por desgracia, los títulos que salen sin funcionalidades anunciadas que llegan más tarde con actualizaciones. Hemos visto componentes multijugador que se activan tras su lanzamiento, modos "Partida +" que llegan semanas después, y hasta fragmentos de la trama que se matizan con el tiempo.

Sin ir muy lejos en el tiempo, Mass Effect: Andromeda anunció hace unos días el estreno de un parche que arregla problemas detectados y criticados por la comunidad. BioWare ha certificado sus planes de seguir apoyando el título con más actualizaciones durante los próximos meses para pulir cuestiones como los gestos, los movimientos y las opciones de personalización. The Witcher 3: Wild Hunt también usó las actualizaciones para transformarse en un juego muy diferente a cómo llegó a las tiendas, y no nos referimos solo a optimizaciones gráficas, sino a gestión de menús, interfaz, inventario y otros cambios.

Final Fantasy XV también recibió críticas sobre su acabado a pesar de que técnicamente mejoró mucho con respecto a sus demos en lo técnico y ha acabado aceptando mejoras en forma de parche que no solo ofrecen más retos a sus jugadores, sino que son capaces hasta de explicar mejor el desarrollo de la trama en el capítulo 13. La propia Square Enix admitió que aquel episodio no estaba tan bien ejecutado como les gustaría y acabó reconstruyéndolo por el bien de la comunidad. La aventura de Noctis, Prompto, Ignis y Gladio seguirá abierta a los cambios durante los próximos meses.

The Witcher 3: Wild Hunt nos anuncia su edición Juego del Año con un tráiler de lanzamiento. Llegará mañana día 30 de agosto a consolas y PC.
Compartir
HD 60fps

Demos fantásticas y dónde encontrarlas

Con el paso de los años se ha perdido la sana costumbre de lanzar demostraciones jugables gratuitas de los juegos. Los jugadores hemos comenzado a notar que con el paso de los años las desarrolladoras no nos dejan probar un título antes de su lanzamiento. Cada vez son más raras las demos previas y se hacen más comunes las demostraciones que salen meses después del lanzamiento del juego, como las recientemente anunciadas de Mafia III y Dishonored 2, que actúan más como una segunda oportunidad que como un motivador de compra durante el lanzamiento. Sí que es cierto que en juegos de corte online se han impuesto las pruebas temporales o betas y los fines de semana gratuitos, pero con concepto clásico de demo que vimos en los noventa ha pasado a mejor vida.

Los peligros del Early Access

Cuando cada vez es más difícil conseguir inversión para diseñar un videojuego y mantener vivo un estudio con todo su personal, por lo que es natural que en esta nueva era se impongan nuevas fórmulas de financiación como el crowdfunding a través de plataformas como Kickstarter y que veamos florecer iniciativas de tipo early access como Rust, H1Z1 o los más recientes Conan Exiles y Playerunknown's Battleground, pero este método tiene sus peligros su acaba en las manos equivocadas. A lo largo de estos hemos años vivido con tristeza fraudes como The War Z (ahora Infestation: Survivor Stories) o el simulador de hormigas Ant Simulador, cuya inversión lograda en Kickstarter acabó gastada en strippers y alcohol. Antes de invertir en proyectos así, es necesario estudiar quién está detrás y valorar el plan de desarrollo para evitar sorpresas desagradables.

La transición de lo físico a lo digital, a cambio de... ¿nada?

La evolución del formato físico al digital es imparable. Primero lo vimos en el mundo de la música, luego en el cine y la literatura, y en los videojuegos llevamos conviviendo con ambos modelos de negocio desde hace muchos años. Primero con Steam y luego con las tiendas digitales de PS3 y Xbox 360, comprar juegos en formato digital ya es algo habitual desde hace mucho tiempo, a pesar de que muchos jugadores todavía se resistan. Y hay motivos para ello.

Las compañías no quieren acabar con la venta de consolas y videojuegos en los comercios tradicionales, y por ello los juegos salen a la venta con el mismo precio en formato físico y digital, algo que es absurdo. Si antaño comprar un juego en una tienda tenía cierto valor, al recibir a cambio un juego terminado con (en ocasiones) un bonito manual de instrucciones, ahora recibimos una caja con el disco, sin nada más, y el contenido de ese disco muchas veces tiene dentro un juego que no está terminado hasta que no llegas a tu casa y te descargas el respectivo parche.

En cualquier caso, sigue compensando comprar los juegos en formato físico, porque valen lo mismo que en digital, pero al menos los puedes revender o prestar a tus amigos. ¿Qué ventaja tiene el formato digital? Pues que no tienes que levantarte a meter el juego en la consola, y que cada vez hay mejores ofertas en las tiendas digitales. Por suerte, también podemos compartir con nuestros amigos las cuentas de Steam, PSN y Xbox Live y "prestarnos" los juegos digitales, con más o menos dificultades dependiendo del servicio.

¿Videojuegos mejores o peores que antes?

Nos hacemos viejos y probablemente con ello más experimentados y exigentes, de ahí que sea fácil pensar que los videojuegos en la actualidad no pasan por un momento tan agradecido como en las dos últimas décadas. Todos los síntomas que hemos repasado en las líneas anteriores nos llevan a creer que la industria ha mutado en algo muy diferente a como la conocíamos. Es innegable que lo ha hecho, pero también que algunos cambios han terminado aportando su toque positivo. Si no fuera por la cada vez mayor cercanía entre estudios y la exigencia de los jugadores, no pocos juegos quedarían por debajo de la calidad deseada.

Es por ello que en los últimos años nos hemos beneficiado de tendencias como las rebajas de precio de los juegos, con especial mención a iniciativas como Humble Bundle, que encima son solidarias, y a las tradicionales rebajas de Steam, que con tanto éxito han replicado Sony y Microsoft en sus consolas, que cada vez ofrecen ofertas más suculentas. Ahora, con lo que antes te costaba un juego te puedes comprar varios y de calidad gracias a iniciativas como éstas, y que exista un mayor número de sitios donde comprarlos (más competencia) siempre es una ventaja para los jugadores.

Otro punto a favor de la evolución del videojuego durante los últimos años es que gracias a sistemas de financiación colectiva como Kickstarter hemos recibido notables juegos que de otra forma no serían posibles como el reciente Yooka-Laylee o Thimbleweed Park, que recuperan géneros "perdidos". Además, muchos equipos de desarrollo pequeños han encontrado en este sistema una nueva manera de conseguir financiación para proyectos originales, y en general el desarrollo se ha democratizado, y actualmente con muy pocos medios cualquiera puede hacer su propio videojuego, lo que hace que haya una oferta más diversa que nunca.

Como veis, a pesar de todo lo que contamos arriba, no está todo perdido, y todos los meses podemos seguir disfrutando de grandes videojuegos, para todos los gustos, con una oferta más variada que nunca, y con unos precios muy competitivos.


SSonyAA · 15/08/2017 11:03
Han empeorado y lo que les queda por empeorar.
Cualquier juego hoy día que venga sin dlcs, sin micropagos, sin seasson pass, sin bugs, sinn retrasos, sin que se te crashee, es un milagro.
A ver cuando saltemos a los 256 bits, porque aunque hay varios juegos que se salvan ( todos de Sony ) es la peor generación de consolas con diferencia.

Vorian_Atreides · 15/08/2017 00:10
Tras jugar a Nier Autómata,  Persona 5,  Zelda BOTW , The Last Guardian  , Resident Evil 7 en VR y Gravity Rush 2 , entre otros muchos, en apenas el lapso de un año , plantear debates así es para hacérselo mirar.

Bio Fruit · 14/08/2017 23:22
A mi me gustan mucho, los videojuego arca de: los de plataformas, beat'em up o brawlers, los shoot'em up, los de run'n gun y un poco (algo), los de lucha Vs. En la actualidad, a nivel profesional, mayormente se hacen videojuegos de plataformas (que han sido siempre, muy populares), y de lucha Vs (que esta ahora, de moda). Con cuentagotas, van saliendo algunos videojuegos de shoot'em up también (Sine Mora -Grashopper-, Darius Bur -Taito-) También a nivel de pequeños estudios, Sturmwind, los shooters de House Marque. Pero no se hacen nuevos run'n gun (los últimos, fueron Metal Slug, de Nazca/SNK y Shoock Trooper, de Saurus). Y tampoco, nuevos beat'em up (Battle Circuit, 1997, de Capcom, Gaia Crusaders, 1999, y Sengoku 3, de Noise Factory, 2001, fueron los últimos a nivel profesional) Ahora, solo se hacen unos pocos Action-RPGs, que no son lineales, se rompe la acción continua, con momentos RPG, (Daemon Blade, Odón Sphere, Dragonas Crown, de Vanilla Ware: Scott Pilgrim Vs The World, de Ubisoft) y Shoot-RPG como Metal Slug Revolución.

A finales de los años 1980 y hasta mediados de 1990, hubo una gran explosión creativa (Contra, Gradius, Green Beret -Konami-, Golden Axe, Sinobi, Xason Dinamite Heavy -Sega-, Doble Dragón, de Technos, R-Type, Gallop, Írem, Tiguer Heli, Fli Chark, de Toaplan ... Los beat'em up de Capcom, a principios de 1990, Snow Bros de Toaplan, Sunset Riders, Monster Maulers, Gradius/Salamander, Dragona Might, de Konami.  Los shoot'em up de Cave Soft, Ristar, Sonic, Street Of Rage ("Las rajas de las calles", o "Calles rajadas/ agrietadas"), Un the Hunt, Gun Forcé 2, Undercover Coro, Irem Software, ...

Ahora se percibe un agotamiento de ideas, como en el cine -aunque parezca que la huelga deguionistas, continua y no se haya acabado (películas recargadas de efectos especiales y CGI, y pobres o muy pobres de guión, de historia que contar), muchos remakes de películas anteriores, secuelas de viejas películas, como Star Tek, Estar Wars, Tron, Alíen, Terminator. Conan, Reboots, como Batman Begin, Mád Máx, Súper Man, He-Man. Y pocàs historias originales: Ready Player One, Avatar.

Quizás, sea que los videojuegos, de tipo arca de 2D, pasaron de moda. Quizás estemos viviendo un boom de los videojuegos arca de o retro (los cómica en España, tuvieron su época de oro, durante los años 1940 - 1950; y después vivió un boom, a finales de los años 1970 y durante la primera mitad de la década de 1980.)

Xostakovitx · 14/08/2017 17:42
Yo estoy contento con el panorama actual: los juegos que me gustan eran el mainstream hace veintipico años y hoy son un nicho, pero no desmerecen ni en cantidad ni en calidad. Pero tampoco puedo opinar sobre el mundo de los videojuegos en conjunto; cuando son tu quinta afición no se viven como lo hace un aficionado dedicado, y como no me interesa ni el juego online ni los géneros donde se dan los micropagos, season pass, "work in progress", empacho de cinemáticas y demás, la evolución de la industria en este sentido no me ha afectado.

crinapsis · 14/08/2017 12:39
Pues yo ayer mismo vi Pixels y llegué a la conclusión que antes los juegos éramos nosotros mismos quienes los hacíamos interesantes (le poníamos imaginación al asunto). Ahora ya viene todo establecido, es como ir en tren: solo siguiendo la via.

Flecha subir