El adiós de THQ

El adiós de THQ

Pablo Grandío / Jorge Cano · 20:32 24/1/2013
La compañía americana desaparece tras sus problemas financieros. Repasamos su historia y qué será de sus estudios y sagas.

Sagas que se quedan "huérfanas"

Aparte de Darksiders y WWE, hay otras sagas de THQ de futuro incierto que no se han mencionado ni en la declaración de bancarrota ni en las noticias que han surgido a propósito de ella. A lo largo de sus casi cinco lustros de historia la compañía americana ha producido sagas y marcas que han tenido cierta continuidad, si bien algunas de ellas ya habían sido condenadas al olvido, sin nuevas entregas anunciadas.

Muerte nos cuenta su historia en este nuevo tráiler.
Compartir

Es el caso de Red Faction, una de las marcas más fuertes de THQ, desarrollada por Volition (ahora adquirida por Koch Media), que fue públicamente "repudiada" por THQ tras los malos resultados de Red Faction: Armageddon. de Blob, un colorista juego de Wii que tuvo secuelas para todas las plataformas, también tiene su futuro por decidir. Lo mismo que el "maldito" uDraw, responsable de buena parte de los males de la compañía. Uno de los juegos que muchos seguidores esperaban que volviesen, y que ahora tampoco tiene dueño, es Full Spectrum Warrior. De hecho, la bancarrota de THQ deja en el limbo a una saga cuyos desarrolladores, Pandemic Studios, también echaron el cierre hace unos años.

Empezó como un accidente, pero escondía mucho más.
Compartir
HD

Mirando hacia atrás, otras sagas se han quedado sin dueño, o al menos no se conoce su nuevo propietario. Es el caso de MX vs. ATV (una saga de carreras todoterreno abandonada también en 2011), 50 Cent (protagonizada por el rapero del mismo nombre, y de hecho adquirida a Vivendi Universal Games), los videojuegos de Warhammer 40.000 (cuya licencia será vendida presumiblemente a otra compañía), el carismático Destroy All Humans (en el que encarnábamos a un alien en los años 50 con la misión de conquistar la Tierra) y otros títulos como Frontlines: Fuel of War (que no llegó a tener secuela), Stuntman (adquirida a Atari en el año 2005), Juiced (la respuesta de THQ a Need for Speed Underground) o Titan Quest (un juego al estilo Diablo que tuvo muy buena acogida).

Molestos humanos... ¡destrúyelos a todos!
Compartir
HD

Destaca el caso de Homeworld, un juego que nunca editó THQ pero cuyos derechos posee al haber adquirido Relic Entertainment. Los usuarios ya se han movilizado para organizar lo nunca visto: un crowdfunding para adquirir la marca y los derechos del juego en la subasta.

Quizás en las próximas semanas se aclare algo más sobre el futuro de estas sagas y el particular legado de THQ, una compañía que en los últimos años se había ganado el corazón de muchos usuarios con títulos como Metro 2033, los excelentes juegos de UFC y Darksiders. Especialmente, el previsiblemente fin de Darksiders y Vigil Games ha apenado a muchos usuarios que consideran esta saga una de las mejores que nos ha dado la actual generación. Estaremos atentos para contaros lo último sobre el futuro de THQ.