El adiós de THQ

El adiós de THQ

Pablo Grandío / Jorge Cano · 20:32 24/1/2013
La compañía americana desaparece tras sus problemas financieros. Repasamos su historia y qué será de sus estudios y sagas.

Breve historia de THQ

THQ era una compañía veterana en el mundo del videojuego, fundada en el año 1989, y durante los últimos quince años había sido uno de los editores americanos más importantes, especializándose sobre todo en consolas. Durante sus primeros años la compañía se basó sobre todo en videojuegos basados en licencias de corte infantil, además de fabricar juguetes, haciendo honor al significado de sus siglas ("Toy Headquarters", es decir, "cuartel general de juguetes"), para más adelante centrarse únicamente en videojuegos e ir diversificando su catálogo, apostando también por títulos de corte más adulto. Esta tendencia se convirtió en la principal en sus últimos años, con una filosofía de concentrarse en pocos juegos y sagas de gran calidad que cambió totalmente (y para mejor) la imagen de la compañía entre los más jugones.

Vuelve el terror, la acción y la supervivencia de mano de THQ.
Compartir

La compañía comenzó como editora y distribuidora de videojuegos a principios de los años 90, y a finales de esta década comenzó a expandirse, multiplicando sus lanzamientos mientras consolidaba el que sería su gran éxito durante quince años: los juegos basados en la World Wrestling Federation (WWF), más adelante renombrada a World Wrestling Entertainment tras un litigio con la WWF de los pandas. El éxito de estos juegos se repetiría año tras año, generando diferentes subsagas (RAW, Smackdown, Wrestlemania) hasta consolidarse en WWE: Smackdown vs Raw y en los últimos años perder el subtítulo, llamándose simplemente WWE + año, como un juego deportivo más. Este tipo de juegos pasaron un tanto desaparecibidos en el mercado español hasta que la lucha libre americana experimentó un curioso "revival" en nuestro país, con las retransmisiones de Cuatro de los últimos años, lo que multiplicó el éxito del juego en España.

Aparte de llevar a los sucesores de Hulk Hogan al mundo del videojuego, THQ desarrolló una estrecha relación con Disney y Nickelodeon, adaptando al videojuego una buena cantidad de películas de Pixar (Cars, Buscando a Nemo, Ratatouille, Wall-E, UP...) y de series de dibujos animados de la segunda (Bob Esponja, Nicktoons), lo que le llevó a adaptar otras licencias, como Scooby-Doo, Hot Wheels o Bratz, y a ganarse una lógica fama de editora de juegos infantiles.

En lo que a "juegos hardcore" se refiere, quizás el punto de inflexión para THQ fue la adquisición de la compañía americana Volition en el año 2000, una empresa de Chicago con gran experiencia en el desarrollo de gráficos 3D que presentó un gran proyecto para PlayStation 2: Red Faction. Este título presumía de ser uno de los primeros shooters con elementos destruibles y una física realista, retándonos a abrirnos camino en el planeta Marte destruyendo el escenario con nuestras armas, incluso "cavando" túneles entre las diferentes habitaciones, usando una tecnología GeoMod que por aquel entonces resultaba espectacular. De la propia Volition también vendría Summoner, uno de los pocos juegos de rol occidentales para PlayStation 2.

Otro de los hitos de la compañía, y su primer paso fuerte en el mercado de PC, fue la adquisición en 2004 del veterano estudio Relic Entertainment y el lanzamiento de Warhammer 40.000: Dawn of War para PC ese mismo año, un título que gozaría de numerosas expansiones y una secuela, al igual que Company of Heroes, lanzado en 2006 con gran éxito y con una secuela actualmente en preparación -será publicada por Sega, que ha adquirido Relic-.