Dentro del cuartel general de Xbox

Dentro del cuartel general de Xbox

Pablo Grandío · 20:31 24/5/2013
Microsoft nos enseña el Xbox Operations Center, cómo diseña y prueba los mandos y la sala de testeo de Kinect.

Actualización: La propia Microsoft, a través de MSN, ha distribuido imágenes de estas instalaciones, concretamente de la sala de diseño de mandos, la sala de prueba de mandos y la sala de Kinect.

Xbox One fue presentada oficialmente esta semana en un evento en la sede de Microsoft en el que la compañía ofreció su visión de la nueva generación de videojuegos. Se centró mucho en la filosofía de la consola y en cómo pretende cambiar la forma de disfrutar del entretenimiento en casa, dejando los anuncios relacionados con los juegos y Xbox Live para el E3, que se celebra en tan solo unos días. El Xbox Reveal fue una oportunidad única para conocer la sede de una de las mayores empresas del mundo y actor principal de la revolución tecnológica de las últimas décadas. Un bien llamado campus, del que solo vimos una parte, en el que se construyó una carpa para presentar la consola jugando en casa.

Tras el evento los asistentes pudimos disfrutar de dos "tours" por las instalaciones de Microsoft. Uno, el "tour gamer", nos dejó probar el mando de la nueva consola, ver las sorprendentes posibilidades del nuevo Kinect y comprobar cómo funciona Skype a 1080p y en multiconferencia. Pero luego pudimos experimentar otra visita muy exclusiva y edificante, en la que por desgracia no nos dejaron sacar fotos ni grabar vídeo, a las entrañas de Xbox: cómo se controla Xbox Live, cómo se diseñan y testean los mandos y cómo se prueba el sonido de Kinect.

Redmond, tenemos un problema

De las cuatro cosas que vimos, la estrella es, sin duda, el Xbox Operations Center, abreviado como XOC, la sala de control de Xbox Live. El lugar desde el cuál se chequea 24 horas al día, siete días a la semana, todos los días del año, el funcionamiento del servicio online de las consolas Xbox, que será más importante que nunca en la nueva Xbox One. Como dijeron en la conferencia de presentación, el Xbox Live embrionario comenzó en noviembre de 2002 con 500 servidores por todo el mundo. Xbox 360, tres años después, elevó la cifra a 3.000 servidores, y actualmente hay 15.000 servidores operando en el sistema. Con Xbox One, la cifra se elevará a una nube de 300.000 servidores con una potencia de cálculo equivalente a toda la del mundo en 1999. Desde esa sala se asegurarán de su buen funcionamiento.

No nos dejaron entrar en la sala, sino que nos la enseñaron desde un cristal lateral, y nos pusieron rápidamente el ejemplo, al que recuerda mucho, de la sala de control de Houston para las misiones de la NASA que tan famosa se hizo en la película Apollo 13, con la mítica frase "Houston, tenemos un problema". El Xbox Operations Center no es tan grande, son algo así como 100 metros cuadrados con un montón de pantallas en una pared y cuatro o cinco hileras de mesas con ordenadores desde el cual analizar, interpretar y solucionar incidencias.

Los gráficos muestran actividad en la red: descargas, conexiones, transferencia y descarga de datos, como quien ve las estadísticas de un servidor web normal o de un sistema de contar visitas tipo Google Analytics. Las gráficas, como es de esperar, evolucionan cíclicamente pasando suavemente de las horas de menor a mayor actividad. Ése es el primer indicativo de que todo va bien, la progresión lógica y razonable de la actividad en la red, y si hay un pico o un valle en la gráfica, algo raro pasa o ha pasado, y hay que investigar qué es.

El equipo tiene en cuenta "sucesos del mundo real" para darle un sentido a los comportamientos inusuales y así ahorrarse tiempo de investigación. Como ejemplo, nos dijeron que en las tormentas que cerraron los colegios de la costa este americana hace unos meses, la actividad online por las mañanas aumentó un montón -claro, los niños no van al colegio y juegan al Call of Duty-, mientras que en el estreno de la nueva temporada de Juego de Tronos la actividad bajó durante algo más de una hora. Como curiosidad, esto también ocurre con las páginas web. Cuando hay un partido de fútbol importante, el tráfico experimenta una bajada anormal.