De Grand Theft Auto a GTA V

De Grand Theft Auto a GTA V

Damos rienda suelta a la loca especulación y recordamos la historia de la saga a solo unos días de que GTA V se desvele finalmente.

San Andreas: El juego completo

La expectación en torno a San Andreas pocas veces se había producido anteriormente con un videojuego, y discutiblemente se ha repetido desde entonces. También es difícil enumerar algún otro videojuego, con la excepción quizás de Brain Training, Nintendogs o los juegos de Mario en tiempos de la NES, que haya tenido unas ventas tan continuas tras su lanzamiento. San Andreas salió hace tres años y medio y todavía sigue vendiéndose bastante bien. El motivo es muy sencillo: GTA: San Andreas es posiblemente el juego más completo de su generación, entendiendo la palabra "completo" como una mezcla entre escala, durabilidad, posibilidades y jugabilidad. Todo lo que intenta hacer lo hace bien. Rockstar North demostró su ambición y su buen hacer al multiplicar el tamaño del escenario, magnificar la carga de la historia e introducir innovaciones jugables en el género de la acción que otros videojuegos no tardarían en adaptar.


El culmen de la saga en la pasada generación

De nuevo, como en Vice City, el juego se ambientaba en una época diferente, en este caso principios de los años 90, una época de importantes cambios en los Estados Unidos, tras ganar la guerra fría, y en la que la costa oeste americana empezó a cobrar cada vez mayor protagonismo. Era la época de la MTV y el comienzo de la sociedad de la información, y en este caso el protagonismo recaía sobre Carl Johnson, un pandillero que vuelve a la ciudad tras estar fuera, en Liberty City, durante cinco años. Johnson vuelve a encontrarse con su antigua pandilla y ve cómo las cosas han cambiado en su barrio, y en la ciudad de Los Santos, durante su ausencia.

Si la San Andreas de los juegos originales era un popurrí de varias ciudades de la costa oeste, especialmente San Francisco, la San Andreas de este GTA amplío la perspectiva y se basaba en la región de la falla de San Andrés, la que provoca los terremotos en California y la que quería hundir Lex Luthor en su malvado plan de la película de Superman. Rockstar North recreó un "estado virtual", con tres grandes ciudades, y una zona de campiña entre ellas donde también había mucho que hacer. Las tres ciudades eran Los Santos, San Fierro y Las Venturas, adaptaciones de Los Ángeles, San Francisco y Las Vegas respectivamente. El tamaño del escenario del juego era descomunal para tratarse de un título de PlayStation 2, y la duración no le iba a la zaga.


El estado de San Andreas

La ambientación en los años 90 significaba un montón de hip hop y estética de la época, pero lo que verdaderamente destacaba era la importancia de la historia en el juego. En los dos títulos anteriores los protagonistas eran gangsters macarras sin más, pero en San Andreas la vida de Carl Johnson, su lado personal, tenía un mayor protagonismo. La historia no trataba de ambición o venganza, sino de redención, con una épica misión en la que un simple pandillero, amenazado por mucha gente, tenía que recorrer todo el estado a medio camino entre la búsqueda de su inocencia y el chantaje por parte de numerosos enemigos en una posición más elevada que él.