De Grand Theft Auto a GTA V

De Grand Theft Auto a GTA V

Damos rienda suelta a la loca especulación y recordamos la historia de la saga a solo unos días de que GTA V se desvele finalmente.

A nivel jugable Vice City seguía las líneas maestras de GTA3. Varias "líneas de misiones" relacionadas con la historia, de nuevo pudiendo elegir entre varias al mismo tiempo, cada una de ellas relacionada con un mafioso para el que trabajásemos. Se reintroducían las motos, ausentes en GTA3, y otros vehículos como lanchas o helicópteros. Por lo demás, y aunque el motor gráfico del juego era mucho mejor y mostraba más elementos y más efectos, seguía una línea muy continuista con el juego predecesor, destacando el buen diseño de las misiones y la variedad de situaciones en las que nos podíamos encontrar.


No es bueno escaparse con el dinero

En esta ocasión la historia cobraba un papel mucho más importante que en el primer juego. En primer lugar, Vercetti no era el anodino protagonista del primer juego, sino que se hacía mucho más hincapié en su historia y en su personalidad (aparte de que hablaba). Los personajes se mostraban de forma similar al de GTA3, incluyendo reapariciones de algunos de ellos, y mostrando más de su personalidad, haciendo que las cinemáticas previas a las misiones nos contasen mucho más de la situación. Y algunos secundarios cobraban un papel en la historia mucho mayor, como Lance Vance.

No hace falta decir que el juego volvió a arrasar y, con el éxito, vino la polémica. El juego salió censurado en Australia, país siempre vanguardista en estas prácticas y, aparte de polémicas más o menos habituales como peticiones de prohibición varias y la acusación de culpabilidad de un tiroteo de adolescentes, la "sorpresa" vino por parte de la minoría haitiana de los Estados Unidos, especialmente numerosa en Florida, donde se encuentra Miami. Éstos se quejaron del retrato de la minoría haitiana ofrecida en el juego, y contaron con el apoyo de diversas personalidades, como el alcalde de Nueva York. Finalmente Take Two acabó cediendo.


Tommy Vercetti en persona

Por aquel entonces, Take-Two se había "ganado" un montón de animadversión por parte de gran cantidad de asociaciones pero, en particular, se había granjeado su Némesis particular: El abogado Jack Thompson, que desde principios de 2003 comenzó una campaña contra Grand Theft Auto, Rockstar y Take-Two que continúa ante nuestros días. Vilipendiado por los fans de los videojuegos y apoyado por las asociaciones cristianas americanas, Thompson ha participado en numerosas demandas contra Take-Two, Sony y varias tiendas americanas al culparles de varios asesinatos de adolescentes, perpetrados, según Thompson, por influencia de la saga GTA. Thompson también fue uno de los más activos opositores al lanzamiento de Bully (Canis Canem Edit), otro de los títulos polémicos de Rockstar. Recientemente, tras una demanda de Take-Two con el objetivo de prevenir que Thompson hiciese campaña contra sus títulos GTA IV y Manhunt 2, Thompson declaró: "He estado rezando, literalmente, para que Take-Two y sus abogados hagan algo tan estúpido, tan arrogante, tan tonto, incluso más tonto de lo que han hecho hasta ahora, que tal equivocación me permita destruir Take-Two". Actualmente, Thompson se encuentra inmerso en un proceso por el cual podría acabar inhabilitado.

Vice City demostró que el fenómeno GTA no era flor de un día y, pese a no contar con grandes novedades respecto al juego anterior, ni tener ninguna característica que lo haga mejor desde un punto de vista objetivo con respecto a GTA3 o San Andreas, ni ser el más vendido de la saga, es posiblemente el más querido por los aficionados. El motivo es sencillo: Es el que más mola.