RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

Adelantados a su tiempo

Recordamos consolas, juegos y periféricos que intentaron ofrecernos ideas que posteriormente se demostraron buenas, aunque en el momento equivocado.

Juan Rubio · 16:55 14/5/2013

1. Introducción y las 3D 2. N-Gage y el juego móvil3. SNES, Mega Drive y juego online
4. PSX y multimedia5. Battlezone6. Apple y los videojuegos
7. Sega Activator8. PocketStation y VMU
A nadie le resultará extraño escuchar comentarios como "eso lo inventó tal" o "noséquién copia a cual". Muy pocos son los inventores que han conseguido consagrarse como verdaderos artífices de una creación, y, por suerte o por desgracia, la mayoría se han visto relegados a un segundo plano –o tercero, o cuarto...– que les brinda protagonismo a alguien que, simplemente, supo aprovechar esa gran idea en el momento adecuado. Esto es aplicable a todos los campos de la vida cotidiana, incluyendo los videojuegos.


Hoy en día, en este universo jugón con el que tanto disfrutamos, estamos rodeados de grandes ideas, grandes inventos que parecen que acaban de salir de la mente de algunos privilegiados, pero que, si los ponemos en perspectiva, descubriremos que realmente llevan muchos años allí. Si la idea es buena, ¿por qué fracasó o no tuvo el reconocimiento que se merecía entonces? La respuesta es muy obvia. Que sea buena en el 2013, no quiere decir que fuese buena en el 1993. A continuación nos proponemos rendirle homenaje a los caídos en esta batalla por la innovación, no sin antes dejar claro que no necesariamente recogeremos a los pioneros, sino a los que más riesgos tomaron... y en algunos casos, los que más estrepitosamente fracasaron.

Virtual Boy y las tres dimensiones


Aunque las tres dimensiones no han tenido el éxito arrollador que algunos esperaban, sí que se han hecho un hueco en una sensible cantidad de hogares y cines. Rara es la película que no nos llega en 3D, y los televisores de media y alta gama suelen ofrecer esta imagen estereoscópica en sus últimos modelos desde hace ya algún tiempo. Quizá la mayoría de usuarios no las ha recibido con los brazos abiertos, pero las tres dimensiones nos han ido metiendo el codo para abrirse paso hasta colocarse, entre aceptación y rechazo, delante de nuestras narices.


PlayStation 3 es la consola que más ha luchado por implementar las 3D, aunque en los últimos años ha acabado considerándolas opcionales más que necesarias. Juegos como Uncharted 3: La traición de Drake han demostrado que es posible ofrecer imágenes tridimensionales sin sacrificar la calidad gráfica del juego, aunque otros títulos tienen que recurrir a trucos como reducir su resolución a la mitad –ofreciéndonos una nitidez propia de PSX– para poder ofrecer este efecto, demostrando que quizá era demasiado pronto para estandarizar las tres dimensiones en los juegos de sobremesa.

Pero Nintendo decidió que sí era el momento para su portátil, y con Nintendo 3DS convirtió el algo normal el juego en tres dimensiones sin gafas. Con la inmensa mayoría de juegos desarrollados con esta función en mente, no teníamos los problemas de rendimiento anteriormente mencionados, y era posible disfrutar en cualquier parte de un efecto mucho más sorprendente. Aun así, hace algo menos de un año, el propio Satoru Iwata, presidente de Nintendo, ha reconocido que el 'boom' por las tres dimensiones de hace unos años parece haberse pasado. Con o sin 3D, 3DS sigue fuerte, aunque el primer intento de Nintendo por acercar este tipo de imagen a los usuarios no tuvo tanta suerte.

En 1995 Nintendo ya intentó alcanzar el éxito con las tres dimensiones, aunque por suerte o por desgracia, no pasó de ser un intento. Con el objetivo convertirse en un referente de la realidad virtual, Virtual Boy ofrecía unas gafas que, unidas a un mando, permitían jugar en 3D real a distintos juegos desarrollados especialmente para la máquina. La idea no era realmente mala, aunque probablemente falló la ejecución. Para los consumidores, Virtual Boy se convirtió en un poco ergonómico armatoste que no terminaba de ofrecer una experiencia atractiva.


Tan sólo veintidós juegos se lanzaron para la consola, y la calidad de muchos era más que discutible. Unido a que había que jugar con una imagen que se proyectaba con una luz roja sobre un fondo negro, que las instrucciones advertían que podía dañar la vista, y que la imposibilidad de regular el pie obligaba muchas veces a forzar la espalda, Virtual Boy apenas duró un año en el mercado nipón, y su fracaso, que se extendió también a Norteamérica, evitó que la consola siquiera llegase a Europa. Aun siendo cierto que la consola como tal quizá no estaba muy bien planteada y que se adelantó a su época, Virtual Boy nos despierta una pregunta: ¿qué habría pasado si Nintendo 3DS hubiese sido únicamente en 3D?

1 2 3 4 5 6 7 8 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Últimos artículos
Noticias destacadas
Últimas noticias
Encuesta
¿Triunfará la realidad virtual en videojuegos?
 Revolucionará los videojuegos
 Se convertirá en una forma más de jugar
 Será una moda pasajera, como las 3D
 No, en absoluto