30 años de NES

30 años de NES

Fernando Fontanet-Bel · 15:43 13/7/2013
Nintendo NES: Tres décadas de juegos, anécdotas y sagas que siempre estarán en la mente de todos.

En plena vorágine de noticias sobre la nueva generación y avances tecnológicos que van hacia la realidad virtual como nunca la habíamos visto, los más viejos del lugar estamos de aniversario. Un 15 de julio de 1983 salía al mercado una forma diferente de ver los videojuegos, un dispositivo capaz de erigirse, con el tiempo, como un paradigma de su marca. Una consola que dio paso a grandes historias, a sagas que aún hoy en día están en boga y a personas que en aquel momento eran desconocidas y que hoy son gurús de la industria.

Sí, hablamos del treinta aniversario de la Nintendo Entertainment System , también conocida como NES o Nintendo NES, una consola que para muchos fue la primera; un armatoste cúbico de plástico en diferentes tonos de gris al que muchos hemos soplado esperando que nos devolviese una imagen. Una consola para la que teníamos que sintonizar la tele girando la ruedecita hasta que el menú de selección entre Super Mario Bros. o Duck Hunt aparecía en nuestras retinas.

Gunpei Yokoi y los juguetes de Nintendo

Como toda historia de éxito la NES también tiene un pasado, y el pasado del que os hablaremos está cargado de nombres propios y casualidades. Durante los sesenta y los primeros setenta Nintendo era una empresa dedicada a la producción de juguetes de diferente índole.

Su presidente, Hiroshi Yamauchi, ávido de nuevas inversiones cayó en la cuenta de que el ocio electrónico empezaba a tomar mucha fuerza y decidió emprender una nueva aventura basada en las máquinas arcade, que por aquel entonces ya tenían éxito de la mano de marcas como Sega, Taito o Namco. Además de ello la cabeza de Yamauchi ya daba vueltas a la producción de una consola doméstica por parte de Nintendo.

De la mano de uno de sus ingenieros, Gunpei Yokoi, creador de muchos de los juguetes comercializados por Nintendo, la empresa empezó a producir elementos tecnológicos cada vez más cercanos a lo que hoy conocemos como videojuegos, hasta que un buen día se cruzó con nuestro hombre, Masayuki Uemura, padre de la NES y también su sucesora, la Super Nintendo.

Una muy buena venta

Cuentan que el primer contacto de Uemura con Nintendo fue a través de una venta unos semiconductores entre esta y su empresa de entonces, Sharp. Yokoi, por parte de Nintendo, dio luz verde a la venta y, de paso, al fichaje de Uemura por parte de la que entonces todavía no era la Gran N. La compra de un producto se había convertido en uno de los pasos más importantes de la historia del videojuego.

Mano a mano con su mentor, Masayuki empezó sus trabajos fabricando la conocida como Beam Gun, un juego de entretenimiento basado en la proyección de un haz que interactuaba con el dispositivo. Esta tecnología fue base en muchos de sus juegos siguientes, como por ejemplo Wild Gunman, y extrapolada en NES con la inimitable Zapper roja y su inseparable Duck Hunt.