Crea un juego y lo entierra en el desierto de Nevada

Crea un juego y lo entierra en el desierto de Nevada

Ha ganado el premio de diseño de juegos de la GDC 2013.
Daniel Escandell · 17:43 29/3/2013
GDC 2013

Jason Rohrer ha creado un juego, lo ha metido en una caja y lo ha enterrado en el desierto de Nevada en una localización que no piensa desvelar. Su idea es que alguien lo encuentre y lo juegue dentro de muchos años.

Rohrer es un diseñador especializado en títulos independientes que se hizo famoso con Passage, su tercer videojuego y que lanzó en 2007.

Se trata de un juego de mesa que ha bautizado como A Game for Someone y ha sido su proyecto para el Game Design Challenge de la Game Developers Conference de este año. Y es que los desarrolladores que querían participar tenían que enfrentarse a un tema singular: "el último juego de la humanidad".

Rohrer ha hecho una interpretación muy libre, tanto que en vez de hacer un videojuego ha creado un juego de mesa. Sin embargo, su concepción no ha estado exenta de tecnología: lo diseño primero en ordenador, creó una inteligencia artificial para que jugara y en función de esos resultados fue depurando las normas y elementos del juego. Finalmente, lo hizo construir físicamente en metal, lo puso en una caja, se fue al desierto de Nevada y lo enterró. El juego no ha sido jugado por humanos.

Para que no sea completamente imposible encontrarlo ha dado unas pequeñas pistas: distribuyó -solo físicamente, entre los asistentes- un total de más de un millón de coordenadas GPS. Solo una indica dónde se enterró el juego.

Rohrer ganó la competición.