Vandal

Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Sonic the Hedgehog: Extreme

·
El erizo azul se subía al monopatín para imitar a ‘El Halcón’ Tony Hawk.

Nota del redactor: A pesar de la similitudes en el título, no se debe confundir con Sonic X-treme, otro juego cancelado del erizo que ya comentamos en una columna anterior, y que fue uno de los primeros intentos de llevar a Sonic a las tres dimensiones.

Hay juegos que marcan un antes y un después en la industria. No porque vayan a ser recordados para siempre por el gran público, o porque revolucionen el mercado de una manera u otra. Marcan un antes y un después porque son capaces de ofrecer una propuesta que, hasta el momento, nadie había llevado a cabo, o al menos así de bien. Uno de esos juegos es Tony Hawk’s Skateboarding, que debutó en 1999, y que fue creciendo en éxito y posibilidades durante las siguientes entregas.

Así, Tony Hawk vio cómo otras marcas se sumaban a su fórmula –véase ejemplos como Disney’s Extreme Skate Adventure–, que intentaban llevarse un pellizco del pastel que en aquel entonces era el monopatín, y del que, en el mundo de los videojuegos, parece que hoy apenas queda nada. Aprovechando este boom del skateboarding, alguien pensó que Sonic, nuestro querido erizo, podría tener también una oportunidad sobre el patín.

En anteriores juegos ya habíamos visto a Sonic deslizarse sobre una tabla –todos recordamos ese espectacular inicio de Sonic Adventure 2–, pero esta vez la tabla sería la protagonista única de la experiencia. Nos tenemos que remontar así hasta 2003 ó 2004, cuando Matt McDonald, el presidente y director creativo de Vision Scape Interactive –que ya habían creado títulos como X-Bladez: Inline Skater para PlayStation en 2002–, piensa que un juego a lo Tony Hawk’s Skateboarding protagonizado por Sonic es una idea que tendría que funcionar.

Vision Scape se pone manos a la obra, y comienza a desarrollar una demostración con la que intentaría vender a Sega las posibilidades que su erizo tenía en este terreno. La creación de la demo tiene lugar entre 2004 y 2005, recurriendo a muchos materiales de anteriores juegos de Sonic –ya que, recordemos, todavía no contaban con el beneplácito de Sega–, pero tras varios meses consiguen rematar esta demo muy temprana que presentarían a la compañía japonesa para que le diesen la luz verde al proyecto y lo financiasen.

El juego fue bautizado como Sonic the Hedgehog: Extreme, aunque originariamente, aparentemente, se concibió como Sonic Extreme Racing, lo que quizás apunta a que podría haber sido, en un primerísimo momento, un juego más destinado a las carreras que a los trucos sobre el monopatín, si bien esto es sólo una hipótesis. Pero no nos despistemos. Vision Scape habría presentado la demo a Sega, la cual no habría mostrado interés ninguno en ella... pero sí en la idea. Así, Sega habría tomado el concepto y lo habría convertido en Sonic Riders, el juego lanzado en 2006, con un mayor énfasis en las carreras que los trucos.

Pero, se convirtiese en Sonic Riders o no, ¿qué tenía Sonic the Hedgehog: Extreme que ofrecernos? Pues en un primer momento, Vision Scape concibió tres modos. El primero era el Modo Misión, en el que a través del escenario tendríamos que conseguir una llave para abrir un cerrojo, en escenarios de progresiva dificultad. Aparte, tendríamos el Modo Combate, un área pequeña dividida en cuatro subzonas, en las que tras conseguir la llave necesaria para desbloquearlas, podríamos acceder a una serie de armamento para combatir con nuestro rival.

Por último, está el modo que se sospecha que habría sido el que inspiró a Sega para hacer Sonic Riders, llamado Modo Carrera. La idea, aparentemente, sería competir contra otros corredores para llegar el primero al final de un circuito de estilo downhill –colina abajo–. En esta demo sólo contábamos con un nivel dentro de este modo, basado en la mítica Green Hill Zone, o cualquiera de sus sucesoras.

El juego, como decimos, era una mera demostración para ofrecerle la idea a Sega, por lo que estaba muy incompleto, mostraba animaciones pobres, reciclaba –como ya hemos dicho– materiales de otros juegos y contaba con multitud de errores. Es por eso que queremos señalar que los vídeos que veis pertenecen a esta versión, y el hipotético juego final habría estado mucho más pulido, y habría ofrecido muchas más posibilidades.

Como curiosidad, señalar que este juego fue descubierto por un usuario del foro de Assembler Games, que adquirió un kit de desarrollo de Xbox, con la sorpresa de que contenía, en su disco duro, este título jamás comercializado. Los vídeos pertenecen a esta versión. Fuentes anónimas, aparentemente vinculadas con el estudio, dieron a posteriori veracidad al proyecto, y revelaron las intenciones de Vision Scape Interactive, además de señalar que Sega, en efecto, habría utilizado esta idea para Sonic Riders.

Obviamente, no sabemos si de aquí podría haber salido un juego para recordar o no, pero lo cierto es que, en una época en la que los juegos de skate como Tony Hawk estaban en su punto más álgido, podría haber sido una interesante experiencia protagonizada por Sonic.

ANTERIORES
Lo que pudo ser
23:07 26/1/2014
Rescatamos dos proyectos olvidados basados en esta saga que nos permitirían meternos en la piel de nuestros ídolos.
Lo que pudo ser
19:18 2/2/2014
Recordamos la saga de Konami en su 15º aniversario, con dos juegos perdidos en la silenciosa colina.
SIGUIENTE
Lo que pudo ser
17:49 16/2/2014
Repasamos las múltiples ideas que descartaron en Ubisoft para el exitoso resurgir de su juego de mundo abierto.

ELNINTENDERO · 13/02/2014 20:34
Sonic corriendo va más rápido.

Neptunus · 10/02/2014 02:15
ah-

-Cloud- · 10/02/2014 00:44
Peor que "Sonic Boom" no podía ser.

Prilin · 09/02/2014 21:30
Tiene pinta de mojón. Mejor riders.

LordDagak · 09/02/2014 17:09
Como curiosidad esta bien, pero creo que ya hicieron bien en no tirarlo adelante.

Flecha subir