Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Sega Pluto

Juan Rubio · 14:24 21/4/2013
Una consola destinada a ser la sucesora de Sega Saturn en lugar de una mera revisión.

Allá por 1997 Sega Saturn no pasaba por su mejor momento. La sucesora de la mítica Mega Drive no estaba gozando de la misma popularidad, y es que de hecho, lo estaba pasando bastante mal desde el punto de vista comercial. Sega sabía que tenía que hacer algo, y los rumores de su nueva consola comenzaban a aflorar. Sony había roto la legendaria rivalidad bilateral entre Sega y Nintendo, mientras que PlayStation y Nintendo 64 se repartían el mayor trozo del pastel. Esta misma semana, un exempleado de Sega revelaba las imágenes de Sega Pluto, una consola que aparentemente era una Sega Saturn con el Sega NetLink (un módem para la máquina) integrado. Sega reconoció abiertamente que "su futuro no pasaba por Saturn", y no ocultaba sus planes de cara a la nueva generación, por lo que esta revisión de la consola levantó algunas incógnitas.

El paso más obvio era comenzar a trabajar en Dreamcast, pero Sega no quería arriesgarlo todo a una carta. En su lugar, en 1996 la compañía decide poner a trabajar a dos de sus divisiones, la americana y la japonesa, a trabajar en una nueva consola, cada una con una visión propia del futuro. Así, Sega Japón se habría centrado en Dreamcast, mientras que Sega América habría hecho lo propio con una consola llamada internamente ‘Black Belt’ –literalmente, ‘cinturón negro’–. Se supone que cada estudio iba a poner su propuesta sobre la mesa, y finalmente, se elegiría "la mejor".

Seguimos en 1997, y Sega América hace algunos progresos en su nueva máquina. La prensa comienza a hacerse eco de distintos rumores, y ponen el toque de presión sobre la compañía asegurando que la próxima consola de Sega será la que decida si se queda como fabricante de hardware o no (algo que, a posteriori se demostraría cierto). Estos rumores ubican la nueva máquina, cuya existencia estaba confirmada, pero no anunciada –algo similar a lo que vivimos estos días con la nueva Xbox–, en 1998.

El objetivo de posponer el anuncio oficial era intentar apurar al máximo las ventas de Saturn, que como dijimos unas líneas atrás, no pasaban por su mejor momento. Mientras tanto, Sega América y Sega Japón seguían trabajando en sus proyectos con gran secretismo, intentado que ninguna supiese nada de la consola de la otra. El equipo nipón trabajaba con NEC, mientras que el americano lo hacía con 3Dfx –responsable de las míticas Voodoo, que luego sería adquirida por su rival Nvidia– seguía ultimando su hardware de nueva generación.

Los últimos datos conocidos de Black Belt fueron los siguientes:

–Un subsistema gráfico basado en 3Dfx.

–16MB de RAM general.

–De 2 a 8MB de RAM para texturas.

–Un sistema operativo diseñado por Microsoft, con algún tipo de DirectX.

Este hardware lo firmaban, como decimos, Sega América y SegaSoft, y estaba bastante enfocado a adoptar la arquitectura propia de un ordenador. Los equipos internos de Sega estaban desarrollado varios juegos, entre los que se rumoreaban uno de fútbol, uno de baloncesto y Virtua Fighter 3. Éstos serían algunos de sus juegos de lanzamiento, que se ubicaría en navidades de 1998 en Japón y mediados de 1999 en Occidente.

http://media.vandalimg.com/m/4-2013/201341895522_1.jpg

El 22 de julio de 1997 se termina todo. Algo que no ha llegado a trascender acaba repentinamente con el acuerdo entre ambas compañías. 3Dfx sólo explicó que "nuestro contrato con Sega era considerado el evangelio hasta que recibimos una llamada". Al parecer Sega había roto el contrato, y 3Dfx incluso llevó el caso a los tribunales. Sin revelar qué problemas se discutieron, en agosto de 1998 la disputa legal llegó a su fin, e independientemente del veredicto, ya era demasiado tarde para retomar el proyecto. Así, Dreamcast ganó una batalla interna que nunca se pudo luchar.

¿Es entonces Black Belt la recién encontrada Sega Pluto? Pues, a grandes rasgos, sí. Desde una perspectiva lógica, no parece muy inteligente sacar una nueva Saturn en 1997 ó 1998, como muy pronto. En estas fechas, ya ni la propia Sega confiaba en la consola, y con un módem integrado que únicamente añadía funciones a cinco juegos no parecía la manera de recuperar las ventas. También sabemos que Sega tiene distintos prototipos de juegos "para Pluto", lo que explicaría que el hardware de esta nueva consola no era una mera revisión con el Sega NetLink integrado, sino que era una máquina distinta que lo integraba pensando en el futuro, al igual que lo haría Dreamcast.

Por si fuera poco, la única imagen conocida de Black Belt es un póster que recogía una consola idéntica al nuevo prototipo mostrado por un exempleado de Sega. El sello de "Sega Saturn" que viste Sega Pluto y la referencia planetaria –que en realidad siempre ha sido un nombre en clave para sus distintos sistemas– podían despistar, y quizá el interior del prototipo que hemos visto en las imágenes no sea muy diferente de la Saturn, pero sí que está claro que Black Belt, independientemente de llamarse Sega Pluto o Saturn 2, era una consola destinada a convertirse en la nueva generación de Sega. Quizá si 3Dfx y Sega hubiesen acabado bien el presente de la compañía japonesa habría sido diferente...