RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

Raven Blade

Un posible rival para Kratos en GameCube, que acabó cediendo frente a la grandeza de Samus Aran.

Juan Rubio · 18:46 20/1/2013
La saga God of War, que pronto estrenará su nuevo capítulo, Ascension, es una de ésas que muchos consideran que no tiene rival. Dentro de su mecánica hack & slash, la historia de Kratos ofrece unos niveles de epicidad, violencia y fuerza que pocos consiguen igualar. Todo podría haber sido diferente (o no) si el juego que nos ocupa hoy hubiese llegado al mercado, pero por desgracia sólo podemos echar la vista atrás y ver lo que pudo ser Raven Blade.


Retro Studios puede no tener un nombre que resuene en los oídos del jugador medio, pero se han marcado títulos como la trilogía Metroid Prime en GameCube y Wii, o Donkey Kong Country Returns, el último episodio del personaje que retornó al desarrollo lateral recientemente. Por si fuera poco, también ayudaron en Metroid Prime: Hunters para DS, o Mario Kart 7 para 3DS. Simplemente sentando las bases, vemos que Raven Blade tenía tras de sí a un prometedor equipo. Veamos cuáles eran sus idea.

Curiosamente, un juego que acabó convirtiéndose en un prototípico rival para God of War se originó como un juego de rol, que empezó a sentar sus bases allá por 1999. Conocido en un principio como Retro Studios RPG y posteriormente como Rune Blade, el título sólo daba problemas durante sus primeras etapas de desarrollo. Aparentemente, el sistema de combate presentaba serios problemas que, como uno de los ejes del juego, arruinaba la experiencia general. Retro Studios intentó durante bastante tiempo solventar este importante contratiempo que el sistema de combate por turnos causaba, incluso probando otras variantes dentro del combate rolero. La solución al final fue más sencilla: fuera el combate por turnos.


Con una de las trabas principales eliminada, Retro Studios continuó trabajando en Rune Blade, que ahora tomaba su nombre definitivo de Raven Blade. Descartado el mencionado sistema, el estudio apuesta por dar un giro de 180 grados, y crear un sistema de batalla ágil y en tiempo real, aumentando el ritmo del juego y la espectacularidad de la acción. Ofrecería gran variedad de combos con la que derrotar a nuestros rivales, haciendo uso de nuestras armas –como, por supuesto, la Raven Blade, espada que da nombre al juego– o de la magia que tendríamos a nuestro servicio. De igual modo, contaríamos con distintas habilidades que mejorar, tanto personales como de nuestras herramientas de ataque, y que eran reliquias del juego de rol puro que una vez fue.

Visualmente podemos ver que, si bien no está inspirado en una mitología concreta, bebe de muchas fuentes clásicas –y épicas–, tanto en escenarios como en enemigos. Recorreríamos escenarios que irían desde pueblos y mazmorras hasta antiguas ruinas, sin olvidarnos del plato fuerte: una ciudad voladora. Podríamos además interactuar con los personajes que poblaban los escenarios de este mundo ancestral, y coleccionar distintas armas y magias. También sabemos que Retro Studios planeaba introducir una fémina en la aventura, que probablemente sería nuestra compañera en semejante periplo. Los escenarios serían generalmente abiertos, y combinarían la cámara libre con la fija, en función de la secuencia y de lo que los programadores quisieran mostrar en ese momento.


Pero la aventura del protagonista sin nombre, que luchaba por liberar al mundo del mar desatado por Beastlord, no llegó a buen puerto. Retro Studios trabajaba en cuatro proyectos en colaboración con Nintendo de manera casi simultánea. Obviamente, el estudio tenía que dividir sus recursos entre éstos, ralentizando el progresar de los desarrollos. Uno de estos cuatro juegos era una aventura protagonizada por una chica de la que no se ha revelado nada, y que Nintendo decidió convertir en Metroid Prime, algo que explicaría el cambio radical de perspectiva de la saga. La aventura de Samus se convirtió en una prioridad para Nintendo, y comenzó a redirigir recursos de Raven Blade al nuevo episodio de la saga clásica.

Si el desarrollo de Raven Blade, digamos, no iba a un ritmo muy frenético, ahora con menos recursos en el equipo no progresaba mucho más rápido. Retro Studios veía que el juego no podía desarrollarse a un ritmo razonable, y la fecha de finalización cada vez se alejaba más en el calendario. La Gran N comenzaba a impacientarse y al no ver con claridad el futuro de este juego, cuestionó su viabilidad. En junio de 2001, Retro Studios recibía la orden de dejar de trabajar en este proyecto y, en julio del mismo año, Nintendo lo hacía público y enviaba un comunicado de prensa en el que informaba de la muerte prematura de este título.


"Ha sido una decisión de negocios, claramente basada en la necesidad de centrarse en Metroid Prime y asegurarnos de que será un gran juego, así como en los recursos que habrían sido necesarios para terminar Raven Blade". Con estas palabras se perdía la obra de Retro Studios en el olvido, quizá predestinada a luchar contra las espadas de Kratos, y ofrecer a los usuarios de las distintas consolas una interesante y épica batalla.

Apéndice:

–Tráiler del E3 y vídeo de la jugabilidad:





–Ilustraciones de un enemigo y la ciudad voladora:



–Distintas imágenes de enemigos y escenarios, que Retro Studios asegura estar hechas con el motor gráfico del juego: