Vandal

Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Project Nautilus VR

·
Con todo el ‘hype’ de la realidad virtual, os hablamos de uno de los productos cancelados más curiosos.

PlayStation VR ya está aquí, culminando la llegada a consolas de esa revolución (al menos mediática) de las gafas de realidad virtual que comenzó, en su último boom, de la mano de Oculus Rift. En esta locura por la realidad virtual hemos visto prácticamente de todo; es un carro al que todos quieren subirse, a pesar de que parezca una tecnología del futuro, todavía queda por ver cuánto futuro tiene.

Por surrealista que parezca la idea, esto era Project Nautilus VR.

Hoy queremos hablaros de un dispositivo para la realidad virtual un tanto curioso, que si bien no iba a estar dedicado a los videojuegos como tal, sus creadores esperaban que llegado el momento hubiese encontrado también su aplicación en la industria. Se trata del Project Nautilus VR, bautizado, suponemos, en honor al submarino de Veinte mil leguas de viaje submarino, aunque su nombre significa simplemente "marinero" en griego.

Imágenes de la creación del dispositivo.

Dicho esto, ¿qué iba a ser Project Nautilus VR? Nada más y nada menos que un casco de realidad virtual submarino. La idea, además, veía del equipo español Remotte LCC que ya había lanzado un mando a distancia para las desaparecidas gafas de Google, Google Glass. "¿Cuál es el objetivo de un casco de realidad virtual submarino?", os preguntaréis.

Esto de la realidad virtual pasa sobre todo por la inmersión, y pocas cosas hay más inmersivas que sumergirte en el agua. Con Project Nautilus VR íbamos a poder explorar las profundidades de los mares y océanos más diversos y exóticos desde la comodidad de nuestra piscina, por ejemplo. Podríamos pensar que estamos nadando entre tiburones o entre corales desde la comodidad de nuestra casa. Obviamente, también funcionaría fuera del agua, haciendo la función de unas gafas normales de realidad virtual.

Este dispositivo era más una especie de "carcasa" que de casco de realidad virtual como tal, ya que funcionaría insertando cualquier teléfono móvil de entre 4,7 a 5,2 pulgadas. Nautilus aislaría el dispositivo móvil, protegiéndolo del agua, a la vez que lo refrescaba para evitar sobrecalentamientos.

Sobra decir que Nautilus venía con un tubo que nos permitía respirar al usarlo bajo el agua, aunque parece ser que no era apto para inmersiones profundas. ¿Qué querían ofrecer entonces con este casco? La idea era permitir a buzos estudiar los fondos marinos antes de realizar las zambullidas reales, ofrecer una solución barata a quienes quisieran experimentar en condiciones de baja gravedad, u ofrecer nuevas herramientas educativas.

Detalle de la composición del casco.

Un uso que por suerte cada vez se extiende más en este terreno es el de la medicina, y Nautilus quería permitirá también ayudar a pacientes a rehabilitarse con aplicaciones diseñada especialmente para ello.

Este proyecto era más que el mero casco, ya que quería establecerse también como plataforma. Nautilus sería también una base de datos donde todos los usuarios podían compartir sus vídeos submarinos en 3D, a los cuales se podría acceder desde cualquier dispositivo de realidad virtual compatible (principalmente, otros basados en teléfonos móviles), aunque obviamente éstos no se podrían usar debajo del agua.

Project Nautilus VR tuvo una notable cobertura nacional en medios generalistas de España con el objetivo de promocionar la campaña de Kickstarter con la que se intentó financiar. El equipo de Remotte pedía la nada despreciable cifra de 100.000 dólares para financiarlo (que se antoja un tanto alta teniendo en cuenta que sólo era la "carcasa", sin dispositivos tecnológicos ni pantalla dentro) aunque cancelaron la campaña tras haber recaudado poco más de 7000.

Sus responsables aseguraron que la cancelación se debía a que uno de los fabricantes de los materiales del casco no iba a poder cubrir la demanda a tiempo, y que para evitar que los backers se quedasen sin fecha para recibir el dispositivo, era preferible cancelar la financiación en Kickstarter. También aseguraron que tendríamos noticias pronto de ellos sobre el futuro de Nautilus, pero un año y medio después de la cancelación seguimos sin saber nada del dispositivo, por lo que podemos asumir que está cancelado.

La fiebre por la VR nos ha dejado (y nos dejará) más de un producto de lo más variopinto, siendo éste uno de ellos. En el hipotético caso de que Project Nautilus VR consiga salir a flote, ¿creéis que hay mercado para aplicaciones tan concretas de la realidad virtual?

ANTERIORES
Lo que pudo ser
18:47 2/10/2016
Uno de los juegos más interesantes de Suda51 nos proponía temer a nuestra mente.
Lo que pudo ser
20:04 9/10/2016
No, no, éste no es el que tardó 15 años en desarrollarse, sino uno que nunca llegamos a jugar.
SIGUIENTE
Lo que pudo ser
16:49 23/10/2016
Recordamos el ambicioso ‘spin-off’ de Sleeping Dogs que le costó la salud a United Front Games.

S3RGINHO · 16/10/2016 20:04
Menuda ida de olla total

goku2904 · 17/10/2016 08:33
Joder si esto funcionara. Sería una idea fabulosa. Lo de meterte en una piscina y ver el océano indico con sus paisajes mientras estás mojandote.
Sería fascinante.

porculio360 · 17/10/2016 10:02
Se nos va de las manos...

casaencendida · 17/10/2016 12:06
vaya cutrada, confundieron el concepto de la immersión

Flecha subir