Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Popcorn

Juan Rubio · 13:18 11/11/2012
Un juego que evolucionaba el concepto de Bomberman fue lo más cerca que esta parte de Rare estuvo de PlayStation.

La magia de Rare fue, durante bastantes años y generaciones de consolas, un privilegio de los usuarios de las plataformas de Nintendo. El estudio inglés trabajaba en exclusiva para Nintendo, por lo que una obra de éstos en su mayor rival de la generación de los 32/64 bits, la consola de Sony PlayStation, sería una total ofensa a la Gran N. La compañía antiguamente conocida como Rareware nunca programó ningún título para PlayStation, pero Popcorn fue lo que más se acercó a ésta, gracias a un pequeño grupo de programadores que abandonaron la compañía tras GoldenEye 007.

Se sabe que una vez GoldenEye 007 llegó a su conclusión, se produjo un pequeño conflicto interno en Rare que acabó con la marcha de algunos de los integrantes del equipo que trabajó en este juego. Éstos se unieron a otras compañías, o decidieron emprender una aventura fundando la suya propia. Es el caso de Zoonami, un estudio que probablemente no nos sea muy familiar, y Free Radical Design, ahora parte de Crytek y quizá más popular entre nosotros. Pero hay otra compañía más, que apenas llegó a conocerse, y que incluso en la actualidad, la información sobre ella es algo difusa.

La compañía a la que nos referimos es Eighth Wonder; la octava maravilla. Al parecer, este estudio fue fundado en 1997 para trabajar con Sony Computer Entertainment Europe, que buscaba atraer a su consola parte de esa magia que, como señalábamos, formaba parte de su mayor competidor. Eighth Wonder estaba compuesta por un pequeño número de antiguos empleados de Rare: Olive Davies era el diseñador jefe de juegos, Oliver Norton, Steve Patrick y Jeff Stafford eran los ingenieros de software, y por últimos, Christopher Gage y Andrian Smith serían los encargados del aspecto artístico hasta que fueron reemplazados por Andrew Wood y Jemie Hemming.

Eighth Wonder comenzó así a trabajar en Popcorn, un juego que partía del concepto de Bomberman (es decir, y de manera muy básica, explosiones en escenarios estrechos condicionadas por el usuario) para evolucionarlo por completo y, suponemos, crear una experiencia totalmente diferente. Nos encontraríamos frente a un título basado ampliamente en la exploración del escenario y la resolución de puzles, aunque también contaba con plataformas, acción y estrategia.

No queda claro cómo sería exactamente el sistema de juego, pero giraría en torno a una misión ecológica para limpiar el planeta llevada a cabo por más de diez personajes jugables, con Legend y Hana a la cabeza, que no parecen compartir relación entre ellos –habría exploradores, robots, ninjas, caballeros, piratas...–. Los protagonistas tendrían que derrotar al jefe final (que se convertiría tras nuestra victoria en un personaje jugable) de cada uno de los seis mundos, compuestos por tres fases cada una. En ellas tendríamos que recoger distintas llaves y ocho cristales mágicos, llamados Earth Globes que nos permitirían salvar la Tierra llegada la batalla final. Es por esto por lo que sospechamos que el argumento podría girar en torno a algún agujero espacio-temporal que haya reunido a personajes de todas las épocas.

Uno de los aspectos que más se destacaron durante el desarrollo del juego fueron sus logros técnicos. Entre las proezas visuales de la época se encontraban unos "realistas" efectos de iluminación y gran cantidad variedad visual en los entornos, con unos gráficos que se ejecutarían en alta resolución (es decir, 512x240 píxeles) y una tasa de 30 imágenes por segundo constantes. Las capturas que han sobrevivido al tiempo no parecen excesivamente espectaculares, pero no dudamos que Popcorn hubiese sido un juego que sorprendiese por su fluidez y solidez en PlayStation.

En 1998, Popcorn aparece en la Electronic Entertainment Expo, concretamente, en el espacio de Sunsoft. Esto abre las puertas a dos posibilidades: que bien en este momento Sony ya hubiese descartado el proyecto y que Sunsoft lo hubiese retomado, o que esta última fuese sencillamente la distribuidora del juego en América (recordemos que el estudio fue fundado por la división europea de Sony Computer Entertainment). De un modo u otro, el juego contaba con una fecha de lanzamiento prevista para otoño de ese mismo año; es decir, tan sólo unos meses después del evento, por lo que no sólo había alcanzado un estado jugable, sino que además Popcorn estaba relativamente cerca de ser completado.

Pero, ¿qué sucedió entonces con Popcorn? El acuerdo con Sony Computer Entertainment Europe era un acuerdo con mucho futuro, ya que contemplaba el desarrollo de los tres primeros títulos de Eighth Wonder, con opción a tres más, por parte del estudio si los resultados eran positivos para ambas partes. Supuestamente, ciertos conflictos internos comprometieron la viabilidad de títulos futuros, y los problemas alcanzaron tal magnitud que, sin mayores explicaciones, barrieron en 1999 al nuevo estudio originado en Rare, antes de llegar siquiera a cumplir los dos años de vida. Popcorn, llamado también Short Fuses durante una etapa de desarrollo, desapareció dejando tras de sí poco más de lo que podéis ver aquí.

Apéndice:

–Más imágenes de la jugabilidad del título, cortesía de Unseen64: