Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Far Cry (X-Isle: Dinosaur Island)

Juan Rubio · 13:17 24/2/2013
Crytek preparaba una isla repleta de dinosaurios que acabó convirtiéndose en el exitoso Far Cry.

El motor CryEngine es uno de los más populares, que obviamente, busca convertirse en uno de los referentes con cada nueva versión publicada. Hemos visto de lo que es capaz el CryEngine 3 con el reciente Crysis 3, pero si echamos la mirada atrás no es difícil ver los primeros pasos de este motor. En el ECTS del año 2000, Crytek presenta el CryEngine original, con una impresionante demostración en el que podíamos pasear por una isla repleta de dinosaurios. Por el momento, esto no pasaba de ser, como decimos, una mera demostración técnica en colaboración con Nvidia.

Cómo iba a ser Far Cry en su vertiente educativa.
Compartir
HD

Esta demostración poco a poco empieza a tomar forma, y Crytek decide hacer algo con ella. El primer concepto que toma forma es un juego educativo, en colaboración con Ubisoft. El título se iba a llamar X-Isle: Dinosaur Island, y buscaría ilustrar un conocimiento casi enciclopédico sobre estas criaturas prehistóricas, permitiendo además "adentrarse en el impresionante e interesante mundo de los dinosaurios y descubrir cómo vivían" en lo que ellos calificaban de "un entorno similar al de la película Jurassic Park", con "los gráficos 3D en tiempo real más avanzados del momento".

No sabemos si Ubisoft o Crytek, o ambas, decidieron que X-Isle: Dinosaur Island tenía más potencial más allá de un juego educativo –que seamos sinceros, no se antojan títulos con un importante potencial comercial– por lo que deciden convertirlo en un título propiamente dicho. Todavía estamos lejos de Far Cry, y ambas compañías deciden que el título en desarrollo seguirá girando en torno a los dinosaurios, aunque apostando por un argumento de ciencia ficción con el que justificar la anacrónica presencia en la actualidad.

X-Isle descarta su subtítulo y se convierte en un juego de disparos en primera persona, con un sistema de juego táctico basado en distintos escuadrones. El argumento recurre a un tema que tiene cierta popularidad hoy en día, los alienígenas ancestrales. En concreto, formas de vida extraterrestres muy cercanas a los dinosaurios, habrían retornado al planeta Tierra, volviendo a dar vida a una colonia de dinosaurios con la que esperaban retomar el control del planeta. Nosotros, por supuesto, tendríamos que evitar que esto sucediese. Así, X-Isle aprovecharía los contenidos creados hasta el momento, creando una aventura propiamente dicha.

El juego se situaría en una extensa isla, abierta totalmente al jugador, en la que tendría que utilizar la estrategia para acabar con los temibles enemigos. Tengamos en cuenta que los alienígenas serían unas mentes mucho más avanzadas, con una tecnología que estaba a años luz –nunca mejor dicho– de la terrestre. A esto tenemos que sumar que usarían la fuerza bruta de los dinosaurios en su favor, creando una temible y hostil defensa que aguardaba al jugador. X-Isle contaría con el obligatorio modo en solitario además de otros multijugador, buscando siempre combinar la acción rápida con las tácticas de combate.

No sabemos exactamente si los dinosaurios eran un problema, pero tras éste, se pasa a un nuevo concepto en el que pierden importancia. La jugabilidad es casi idéntica, pero el argumento cambia algunos matices. Ahora, tres islas han aparecido repentinamente... o eso parece. Realmente estas islas han estado desde siempre ahí, pero una tecnología alienígena capaz de manipular la luz evitando su reflejo ha hecho que éstas sean virtualmente invisibles para el ser humano. El primer equipo de soldados ha sido enviado a investigar, pero hemos perdido el contacto con ellos, y es nuestro turno de averiguar qué sucede tras su desaparición.

La respuesta está en los habitantes de este pequeño archipiélago, unas criaturas descendientes de los dinosaurios cuyas intenciones, además de desconocidas, no parecen muy acogedoras. Los dinosaurios como tales han perdido el protagonismo, si no de manera absoluta, casi por completo, pero parece ser que Ubisoft y Crytek tampoco se quedan satisfechos con el nuevo concepto de juego, por lo que deciden "despejar" la isla y ponerse a trabajar en el que finalmente sería Far Cry, que cambia sensiblemente el argumento y apuesto por un sistema de juego más basado en la individualidad.

Far Cry pasa también por una evolución gráfica y de diseño que podéis ver tras estas líneas, aunque ya sin cambios realmente relevantes para el usuario medio en comparación con lo visto en el juego final. Es interesante pensar qué podría haber sido de X-Isle, sobre todo viendo la evolución de Far Cry y Crysis (saga que quizá pudo aprovechar algunas de las ideas del proyecto descartado). Por el momento, sólo podemos mirar atrás y ver la caprichosa "mutación" de un juego educativo sobre dinosaurios hasta convertirse en el título que conocemos hoy en día.

Apéndice:

Más imágenes de X-Isle:

Imágenes tempranas de Far Cry: