RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

Agartha

Una promesa de terror para Dreamcast que se desvaneció junto a la consola.

Juan Rubio · 15:07 19/5/2013
En la generación de los 128 bits, con Dreamcast, GameCube, PlayStation 2 y Xbox, los juegos de terror probablemente vivieron su momento más dulce. Grandes sagas y nuevas ideas que se veían limitada en las anteriores plataformas aprovechaban las nuevas consolas para ofrecer aventuras más detalladas y crear ambientes más opresores que hiciesen que el terror que vivíamos en nuestras casas fuese incluso más real. Obviamente, no todos los juegos de terror tuvieron el éxito que se merecían, pero hay algunos que ni siquiera tuvieron la oportunidad de demostrar su valía.


Éste es el caso de Agartha, un juego que los franceses de No Cliché, creadores de Toy Commander para Dreamcast, y anteriormente conocidos como Adeline Software, quienes firmaron Little Big Adventure para PC y PlayStation. Sus juegos habían gozado de un éxito razonable, y allá por el año 2000, comenzaron a trabajar en el juego que nos ocupa, que además supondría meterse en géneros totalmente opuestos en comparación con lo que habían estado haciendo hasta el momento.

En Agartha nos trasladamos hasta el crudo invierno de 1929, concretamente, en un pequeño pueblo de Rumanía. Un extraño corrimiento de tierras había destruido parte de este pueblo, dejando al descubierto una ciudad subterránea llamada Agartha. Agartha es, en muchas leyendas orientales, una ciudad alojada en el centro de la Tierra, aunque varias personas aseguran haber accedido a ella. Este mítico lugar sería el que desatase todos los eventos del juego.


En el título de No Cliché, esta ciudad sería donde el Mal, como entidad, está atrapado, y haciendo honor a su naturaleza, lucha por escapar y volver a romper la paz. Nosotros encarnaríamos a Kirk –que, a modo de curiosidad, significa "iglesia" en escocés, por lo que quizá no era un nombre aleatorio–, el protagonista de la historia que tendría que enfrentarse a seres de toda índole, tales como muertos vivientes, fanáticos de una secta, monstruos, demonios, monjes soldados, curas, e incluso arcángeles y, finalmente, al Centinela, la última personificación de mal.

Como vemos, las connotaciones religiosas jugarían un papel muy importante, y nosotros, como Kirk, tendríamos la posibilidad de salvar a tanta gente como nos fuese posible, sellando de nuevo el mal en Agartha, o de ayudar a los demonios para hacer que el caos supremo llegase a la tierra. Y es que Agartha tendría implantado un sistema de decisiones morales que nos permitiría elegir entre el bien y el mal, y que la historia y la narrativa cambiase con respecto a ellas. Obviamente, no conocemos los detalles concretos, pero sí que es muy posible que el juego contase con distintos finales, algo además muy propio de este género.


En el aspecto jugable, Agartha sería bastante similar a títulos del género de terror, como Silent Hill 2. Estaría realizado totalmente en 3D, por lo que No Cliché podía permitirse el lujo de alternar cámaras móviles con cámaras fijas, en función del efecto que quisieran conseguir en cada secuencia. Las partes de exploración se alternarían con las de combate, y no faltarían los clásicos puzles propios de los survival horror, con los que tener un momento de descanso mientras intentábamos hacer encajar todas las piezas. Además, y a juzgar por la portada, tendría algún tipo de componente online, aunque no conocemos cuál.

Como hemos señalado antes, Agartha comenzó su desarrollo en el año 2000, y en enero de 2001 Sega anunciaba que cesaba la producción de la consola. No Cliché aún tenía mucho trabajo por hacer, y poco después, recibió la orden de cancelar el proyecto. Consecuentemente, el estudio tuvo que descartar definitivamente el proyecto, y resignarse a desaparecer tras Agartha y Dreamcast.


El desarrollo de Agartha fue muy discreto, y apenas se conocían algunos detalles. Por suerte, uno de los artistas que trabajó en el título publicó en internet las imágenes que veis acompañando a este texto, los que nos permite profundizar algo más en su apartado artístico y gráfico. Mayor fue la sorpresa cuando en 2011, la web Unseen64 publicaba, junto a los detalles del argumento, un vídeo de 15 minutos de Agartha, extraídos directamente de la jugabilidad. Esto nos permitía tener una visión mucho más clara de lo que este juego tenía que ofrecer, si bien sólo refleja una versión muy temprana y sin terminar del juego.

Por el momento, esta versión sigue en manos de coleccionistas privados o de los propios desarrolladores del juego, así que desconocemos hasta qué punto se llegó a completar el juego. Sería injusto juzgar al juego por un vídeo de una beta, pero creemos que podría ser muy interesante ver en qué se habría convertido esta propuesta, sobre todo por el sistema de decisiones que realmente parecía que modificaría profundamente el devenir de la aventura. Como siempre sucede en estos casos, sólo podemos mirar atrás y contentarnos por, al menos, saber de su existencia.



Apéndice:

Distintas imágenes e ilustraciones de Agartha: