Vandal

Capítulo 13: Por Lucis - Guía de la historia de Final Fantasy XV

Noctis se adentra en Gralea para rescatar a Prompto y recuperar su cristal.
·

Los protagonistas entran en Gralea para buscar a Ardyn, la Santálita y su compañero caído en combate. El capítulo 13 es una mazmorra, la más grande de cuantas has jugado, y eso supone un camino laberíntico donde sólo puedes guardar en puntos concretos. Además cambiarán las reglas de juego.

Nuevas misiones secundarias: no hay nuevas, pero siempre puedes volver con Umbra a zonas pasadas.

Gralea, capital de Nilfheim

Atacan al tren, pero ¡no puedes sacar tus armas ni magia! Despojado de tu poder ofensivo, sólo puedes huir hasta el vagón con Regalia. Una vez montado en el coche, hay una breve sección de conducción que no te supondrá ningún problema si evitas chocar. El tiempo también es generoso así que no hay peligro aquí.

Al bajar del coche tendrás que explorar una zona con trenes aparcados. No tienes más opción que seguir las indicaciones y evitar el conflicto.

La pugna del rey

Llegamos a una de las secciones más polémicas de Final Fantasy XV. Equipado sólo con el Sello de la Luz, tus únicas armas son las magias del anillo: absorber la vitalidad de los enemigos –y recuperas salud- aunque para ello el enemigo debe estar un poco lejos; esquivar ataques, que activa un destello de luz sacra; y un ataque Versus que elimina a todos los enemigos de pantalla a costa de la barra de PM.

En nuestra experiencia contra los duendes y enemigos más inofensivos –en pequeños números- es fácil absorber la vitalidad. Contra los enemigos más fuertes, tipo soldados "zombi", la estrategia de esquivar es la más segura, aunque requiere de mucha paciencia. Este es uno de los problemas del capítulo, así que tómatelo con calma. Reserva el ataque Versus para subjefes.

Respecto al progreso por el mapa, no te obsesiones con el sigilo. Si te acostumbras a usar el anillo en el momento preciso de recibir un golpe, podrás eliminar a cualquier molesto enemigo.

Asalto a Zegnautus

La principal diferencia de esta misión respecto a la anterior es que ahora dispones de un arma ancestral que puedes combinar con el anillo. Estas armas, como ya sabes, son muy poderosas pero consumen salud, por lo que no conviene abusar si andas con un nivel bajo o pocos ítems de salud. Guarda regularmente en cada barracón y tómatelo con calma, todavía queda para salir de esta zona.

Todos a uno

Por fin en esta misión todo vuelve a la normalidad. Prompto ya está en tu grupo y recuperas tu armamento. Además, puedes llamar a Umbra para salir de este nivel y reponer ítems, que probablemente te estarán escaseando.

A lo largo de esta misión te enfrentarás a varios enemigos, entre ellos el pesado de Foras que te ha molestado durante un tiempo. Esta vez sí podrás acabar con él.

El hueso duro de este capítulo es Ravus, un enfrentamiento más complicado de lo que parece. Dispone de una gran cantidad de vida y algunos ataques poderosos –sobre todo en su segunda fase de ataques-. Ataca con armas de elemento Sacro si deseas hacer más daño y utiliza los puntos altos del escenario a tu favor, para tomar un respiro y atacar desde ahí. Utiliza todas tus estrategias porque este es uno de los combates más complicados de las misiones de historia, sobre todo si tu nivel no es muy superior al suyo.

Una vez derrotado, quedan algunos enemigos más pero basta con aguantar hasta que llegue el ascensor. Progresa con la historia y el poder de Bahamut será tuyo.

Flecha subir