Vandal

Cómo superar todos los jefes del Mundo 4 / Final de Cuphead

Te contamos cómo derrotar a los jefes del mundo final de Cuphead, que incluye los niveles All bets are off! y One Hell of a Time.
·

All bets are off!

Llegamos a la que es, sin lugar a dudas, la batalla más larga de todo el juego. Nuestro objetivo aquí no es otro que ir avanzando por una ruleta moviéndonos casilla tras casilla según la cantidad que saquemos en el dado. Si caemos en una casilla roja, tendremos que hacer frente a un minijefe aleatorio, si caemos en una verde podremos volver a tirar el dado.

Hay nueve minijefes posibles, aunque ninguno de ellos cuenta con más de dos o tres ataques, por lo que son fáciles de memorizar, por lo que al final el reto está en mantener la concentración durante todos estos enfrentamientos al mismo tiempo que los vamos aprendiendo.

Cabe destacar que si caemos en una casilla con un corazón ganaremos un punto de salud extra, aunque si caemos en la que pone Start Over, tendremos que empezar desde el punto de partida. Resulta más o menos fácil de calcular el número que vamos a sacar en el dado si saltamos justo cuando este muestre el número que queremos y hacemos parry cuando estemos perdiendo la altura del salto y caigamos sobre el dado. Requiere algo de práctica, pero si lo dominamos nos ahorraremos muchas peleas innecesarias.

Cuando lleguemos al final, por fin podremos hacer frente a King Dice, quien únicamente cuenta con un solo ataque. Para esquivarlo, simplemente nos bastará con hacer parries continuamente sobre las cartas rosas que nos lance mientras disparamos hasta que caiga derrotado.

One Hell of a Time

Finalmente llegamos al último combate del juego, aunque para activarlo tendremos que negarnos a cumplir nuestra parte del trato cuando nos lo pregunten en la secuencia de vídeo que hay antes de la pelea. En el caso de que aceptemos, veremos un curioso final alternativo.

La primera fase tiene un buen número de movimientos de los que más vale cuidarse, aunque durante toda esta parte de la batalla hay una constante: diablillos recorriendo el escenario de una punta a otra. Estos pueden ser eliminados si les disparamos, pero pueden llegar a resultar muy molestos cuando coinciden con ciertos ataques del jefe.

Entre los movimientos que nos tocará evitar tenemos, cuando alargue su cuello tendremos que dirigirnos hacia la dirección contraria de la que salga. En cambio, si son los brazos los que alarga, tendremos que calcular el momento de saltar y combinarlo con un dash para no caer sobre ellos cuando nos ataque con ellos. El Diablo también puede crear unas llamas azules que van girando formando un círculo y moviéndose por el escenario. Para evitar fácilmente este ataque os recomendamos hacer un parry en la llama rosa central para que podáis moveros con mayor libertad.

Otro ataque parecido lo tenemos en uno que invoca cuatro bolas que van rebotando por toda la pantalla, aunque una de ellas es rosa y la podemos romper con un parry. Por último, el jefe también podrá desprenderse de su cabeza para intentar aplastarnos con ella. Para evitar esto, simplemente no os estéis quietos y utilizad el dash si os veis muy apurados.

Cuando le hagamos el suficiente daño, se desprenderá de su piel y tendremos que esquivar a su esqueleto quitándonos del centro. Cuando caiga, abrirá un agujero por el que nos tendremos que tirar rápidamente, dando comienzo de esta forma a la segunda parte de la pelea.

Aquí tendremos que plataformear sobre varias rocas flotantes mientras esquivamos los trozos del techo que van cayendo y hacemos parry a las bombas que nos lanza. Esto último es muy importante, ya que si explotan tienen un rango de alcance enorme que puede darnos con facilidad.

La siguiente fase es parecida, pero con menos plataformas e invocando nuevos enemigos que conviene eliminar rápidamente para que no nos entorpezcan. Finalmente, la parte final del enfrentamiento nos dejará con una única plataforma. Aquí seguirán cayendo fichas ardiendo y lágrimas a nuestro alrededor, por lo que tendremos que calcular muy bien el momento de saltar y volver a la plataforma para no chocarnos con ninguno de estos proyectiles. Esta fase es cortísima, así que tras un último esfuerzo por fin habréis completado este desafiante y divertido juego.

Flecha subir