Vandal

Cómo superar todos los jefes del Mundo 3 de Cuphead

Te contamos cómo derrotar a los jefes de Honeycomb Herald, Murine Corps, Shootin N' Lootin, High Seas Hi-Jinx!, Dramatic Fanatic, Junkyard Jive! y Railroad Wrath.
·

Honeycomb Herald

Esta vez volvemos a estar ante un jefe muy plataformero, ya que tendremos que movernos por diferentes plataformas mientras el scroll no para de subir. En la primera fase de la batalla tendremos que derrotar a un policía que va dando vueltas por el escenario mientras coloca unas bombas que al explotar disparan proyectiles en todas direcciones. Al mismo tiempo, también aparecerán varios enemigos que se dedican a recorrer el escenario desde una punta hasta la otra.

Tras esta sencilla fase llega lo realmente desafiante del combate, ya que tendremos que aprender a esquivar seleccionando adecuadamente la plataforma en la que nos situamos. Durante esta fase hay tres ataques principales: por un lado, cuando el jefe aparezca por el centro se dedicará a lanzar misiles que van ascendiendo por ambos lados del escenario mientras realizan pasadas horizontales en algunas plataformas.

En cambio, si el jefe cae por un lateral puede hacer dos cosas: invocar unos triángulos que giran sobre sí mismos y disparan proyectiles o invocar unas bolas rosas que atraen disparos y sobre las cuales podemos hacer parry.

Pasada esta fase se convertirá en una especie de avión y se situará en la parte inferior del escenario, momento en el que os recomendamos encarecidamente que utilicéis el Chaser como arma. Aquí os disparará unos misiles con forma de puño que buscarán perseguiros, aunque también puede intentar acabar con vosotros con un peligroso ataque por uno de los laterales del escenario que se esquiva yendo hacia el lado contrario.

Murine Corps

Durante la primera fase del combate este enemigo puede tirar bombas que al explotar contra el suelo provocan que aparezcan dos llamas. Una de ellas se dirigirá rápidamente a la derecha y otra a la izquierda, por lo que no bastará con esquivar la bomba en sí, ya que también tendremos que estar preparados para saltar sobre dicha llama.

Otro de sus posibles ataques radica en lanzar un par de muelles rosas que tendremos que usar con un parry para esquivar la embestida que realizará el jefe justo a continuación. Existe un tercer ataque con el que nos lanzará varios proyectiles con una catapulta. Algunos de estos proyectiles son chicles rosas, así que podéis utilizar un parry contra ellos para evitar fácilmente el golpe.

La segunda fase es la más fácil de todas. En esta el vehículo del jefe se convertirá en una especie de elevador que va alternando entre dos niveles de altura para disparar fuego. De este modo, simplemente tendremos que disparar cambiando la altura a la que nos situamos según dónde vaya realizando los fogonazos. Para complicar las cosas un poco, en los laterales del escenario aparecerán unas chapas que nos irán atacando periódicamente, aunque si nos situamos en la parte central con el arma Spread deberíamos poder cambiar de fase antes de que esto se convierta en un problema.

Finalmente, la fase final nos hará batallar contra un gato gigante que solo tiene dos tipos de ataque. El primero de ellos invocará varios fantasmas de ratones que nos lanzarán unas bolas que tendremos que esquivar o, si son rosa, hacerles parry. Destacar que los fantasmas pueden ser eliminados con nuestros disparos. Por otra parte, el otro movimiento que tiene hará que nos ataque con una de sus patas por uno de los laterales del escenario. La pata se puede esquivar fácilmente situándonos en el lado contrario, aunque tras esto comenzarán a caer trozos del techo que tendremos que evitar.

Shootin N' Lootin

Antes de nada, os recomendamos que uséis el arma Charge para toda esta batalla, ya que facilita mucho las cosas y hará que paséis una fase tras otra con muy pocos disparos. La primera fase de este combate es muy sencilla, ya que el jefe solo nos disparará unos proyectiles muy fáciles de esquivar mientras un barril intenta aplastarnos cada vez que pasamos debajo suya.

Cuando hagamos el suficiente daño, este mantendrá estos ataques y sumará cuatro nuevos. El único de estos que hace de forma intermitente consiste en escupir una bola de cañón desde el barco que tenemos que esquivar saltando. Por lo demás, puede aparecer un calamar que si bien no hace daño, puede quitarnos mucha visión con su tinta si no lo matamos rápido. Otro de los ataques consiste en la aparición de un tiburón por el lado izquierdo de la pantalla, momento en el que nos tocará pegarnos al jefe para que no nos alcance.

Finalmente, el último de sus ataques consiste en lanzarnos varias focas con cabeza de perro que se deslizan por el suelo yendo de derecha a izquierda. Podemos lidiar con ellas tanto matándolas como saltándolas.

En su fase final se mantiene el barril que nos quiere aplastar, aunque el jefe en sí nos atacará únicamente con dos movimientos diferentes. Con el primero de ellos nos lanzará unas bolas que van avanzando haciendo círculos, mientras que con el otro disparará un gran rayo que solo se puede evitar agachándonos. Destacar que en esta fase solo podremos dañar a nuestro enemigo cuando tenga la boca abierta.

High Seas Hi-Jinx!

Volvemos a encontrarnos con otro jefe al estilo matamarcianos, el cual nos plantea uno de los combates más complicados de todo el juego. Durante su primera fase puede lanzarnos varias ráfagas de proyectiles con un pez rojo, bombas que explotan en varias balas que se dirigen hacia todas las direcciones, boomerangs eléctricos con un pez amarillo, fantasmas que avanzarán hacia nuestra última posición en el momento que se lancen al ataque, peces globos que salen del mar y ascienden hasta perderse en el cielo y un caballito de mar intentará fastidiarnos dificultando que vayamos hacia abajo.

Destacar que durante estas fases suele combinar dos de estos ataques, por lo que tendremos que aprender a evitarlos conjuntamente. Una vez superada esta fase de la pelea, lo primero que intentará hacer será petrificarnos, por lo que tendremos que evitarlo colocándonos en la parte superior de la pantalla junto a la cabeza del jefe. Si no lo conseguimos, nos tocará aporrear los botones y pulsar hacia todas las direcciones rápidamente para quitarnos la petrificación y retomar el control.

Además de esta mirada petrificante, aparecerán varias anguilas que nos dispararán proyectiles. Estas pueden ser eliminadas, por lo que si reducimos su número constantemente esta fase no debería darnos demasiados problemas.

Al llegar a su fase final, entraremos en una especie de cueva con unos corales rojos que si tocamos nos harán daño. Esta fase es bastante sencilla ya que el jefe solo cuenta con dos ataques: petrificarnos con la mirada y lanzarnos unas calaveras flotantes, por lo que la máxima complicación de este tramo final está en mantener la calma para pilotar bien nuestra nave y no estrellarnos contra los peligros del escenario.

Dramatic Fanatic

La primera fase no tiene ningún misterio, ya que el jefe solo se dedica a realizar saltos cayendo en picado hacia nosotros y lo único que lanzará serán corazones que pueden ser evitados con un parry y unos abanicos que se quedan pegados al suelo durante un rato.

Tras esto, da comienzo la segunda fase, en la cual un bebé nos lanzará biberones por cualquiera de las ventanas que se ven al fondo del escenario mientras el jefe en sí continúa con sus ataques de la primera fase, aunque cambiando el corazón por el lanzamiento de unos juguetes que avanzan hacia los laterales de la pantalla para escalarlos y caernos posteriormente desde el techo.

Pasada esta fase, el jefe nos hará tres movimientos diferentes que se indican en la esquina superior izquierda con un letrero. Meteor hará que caiga un meteorito que podremos romper, liberando así una estrella rosa que tendremos que reservar para hacer parry cuando nos haga el ataque Big Wave y así esquivar la ola que nos lanzará. Finalmente, con Lightning caerán rayos del techo que podremos esquivar fácilmente moviéndonos y saltando cuando sea necesario.

La última fase es muy simple, especialmente si utilizamos el Chaser. Aquí simplemente nos bastará con esquivar el paraguas que va danzando por el escenario y las flores que caen desde arriba hasta que el jefe caiga derrotado.

Junkyard Jive!

Esta batalla al estilo matamarcianos cuenta con una primera fase realmente dura, probablemente la más difícil de toda la batalla. Aquí haremos frente a un robot con tres puntos débiles muy específicos: la antena de la cabeza, el hueco del pecho y la rejilla de la zona inferior.

Cada una hace ataque diferente y, dependiendo de las partes que vayamos rompiendo, el enemigo va ganando movimientos cada vez más poderosos. Nuestro orden recomendado para acabar con él es rejilla, antena y pecho. Cuando hayáis destruido las tres, saldrá un corazón al que tendréis que atacar mientras el jefe os dispara tornillos en abanico y os intenta entorpecer atrayéndoos con un imán.

Tras esto, la cabeza se desprenderá del cuerpo y comenzará a hacer pasadas a diferentes alturas mientras nos atacan unos misiles que al ser golpeados estallan con un gran radio de efecto.

Cuando completemos esta fase, entraremos en la parte final de la pelea. En este momento, nuestro enemigo comenzará a lanzar proyectiles a toda velocidad en todas direcciones mientras unos postes electrificados nos van entorpeciendo. Aquí no hay más estrategia que esquivar y disparar hasta que muera, aunque haceros pequeños puede resultaros muy útil para evitar las balas más complicadas.

Railroad Wrath

Todo este combate se desarrolla sobre una carretilla que puede cambiar su posición dependiendo de si golpeamos con un parry o no sus laterales rosas, aunque los enemigos también pueden provocar que se mueva si aciertan con sus propios proyectiles de color rosa, los cuales os recomendamos que evitéis con un parry para que el vehículo no se mueva de forma indeseada.

Durante la primera fase no hay mucho más allá que hacer que romper ladrillos rosas con parries, y disparar al jefe mientras esquivamos los ojos que nos lanza. En la segunda se mantiene la dinámica de los ladrillos pero es recomendable mover la vagoneta hacia el vagón por el que salga el cráneo, ya que es el punto débil de esta fase y no nos puede atacar si estamos debajo suya.

La tercera parte de la batalla vuelve a tener tres vagones. Por el central saldrán fantasmas que podemos destruir y que al morir dejarán caer un cráneo rosa al que podemos hacer parry (y que, por tanto, pueden mover la vagoneta), mientras que en los laterales saldrán dos grandes cabezas cuyo único movimiento consiste en lanzar un gigantesco rayo. Para esquivarlo, simplemente tenemos que ir hacia el lado contrario de la cabeza que ataque.

Tras esto llegamos a la fase final de la lucha, momento en el que vuelven los ladrillos rosas. Para poder hacer daño al jefe primero tendremos que golpearle en la bombilla que tiene en la cola para que se abra su caldera y su corazón quede expuesto, aunque ojo, ya que empezará a arrojar llamas por todas partes que tendremos que esquivar.

Flecha subir