Vandal
Guía FIFA 17 (PC, PS4, XBOne, PS3, X360)
·
Cómo usar las tácticas en FIFA 17 para tu beneficio e imponerte en la estrategia a tus rivales.

Guía de tácticas en FIFA 17

Una vez definida la formación y la alineación, es muy importante determinar la táctica con la que va a jugar nuestro equipo. En FIFA 17 cada club tiene una táctica por defecto, más o menos parecida a la real, pero podemos modificarla libremente para que se adapte mejor a nuestra forma de jugar.

El juego también nos permite configurar una táctica personalizada. En este menú vamos a poder ajustar la velocidad a la que queremos jugar, el ritmo de pases, el posicionamiento, la frecuencia de centros, pases y disparos, así como la actitud y posicionamiento de nuestro equipo con factores como el tipo de presión o la agresividad de los defensas.

Pero si ajustar todos estos parámetros nos resulta muy complicado, FIFA 17 incluye 4 tácticas diferentes completamente configuradas.

CONTRAATAQUE

Con esta táctica nuestro equipo defenderá en profundidad, aguantando lo máximo posible atrás para absorber el ataque rival. Una vez recuperado el balón, el equipo saldrá rápidamente en combinaciones cortas y precisas para intentar llegar lo más rápido posible al área rival con el objetivo de que a su defensa no le dé tiempo a colocarse. Si optamos por esta táctica debemos tener muy claro que debemos ceder la posesión al rival y utilizar jugadores muy rápidos en ataque para correr lo más veloces posibles una vez recuperemos el balón.

PRESIÓN INTENSA

Con este estilo de juego nuestro equipo saldrá muy arriba para presionar, con el objetivo de impedir al otro equipo jugar con tranquilidad y robar el balón lo más rápido posible. Con esta táctica evitamos que el equipo rival tenga mucho tiempo la posesión y hacemos que le cueste mucho jugar en acciones combinadas, sin embargo, asumimos el riesgo de que al romperse nuestra presión con pases de ruptura nuestro esquema táctico quede deshabilitado, dejando a la defensa expuesta.

POSESIÓN

Esta táctica, muy utilizada en los últimos años, consiste en mantener la posesión del balón el mayor tiempo posible con el objetivo de mover a la defensa rival y encontrar huecos por los que llegar hasta la portería. Este estilo de juego, que requiere de mucha paciencia y constantes apoyos, exige un equipo que sepa combinar con velocidad y precisión, y no jugadores explosivos.

BALONES LARGOS

Este estilo de juego necesita de un jugador rápido y contundente en punta, que sea el referente para todos los balones largos, que tanto los defensas como los medios intentarán colgar. El delantero, jugando de espaldas o en ruptura, distribuirá el juego o finalizará de forma directa. Esta táctica, muy utilizada en el fútbol inglés, es arriesgada, pero permite un juego sencillo y muy efectivo.

Flecha subir