Vandal

Consejos para combatir y sobrevivir en Assassin’s Creed Origins

Las cosas han cambiado y ahora el combate es mucho más difícil, sin contraataques y con una vida que baja rápido. Te ayudamos a sobrevivir.
·

Hay una cosa importante que entristecerá a los fans de Assassin’s Creed: ya no existen los contraataques. AC Origins cambia completamente el sistema de combate y hace que se parezca más a juegos tipo Dark Souls. Contamos con un botón de ataque ligero y otro de ataque fuerte, con uno para cubrirse, uno para esquivar y finalmente uno para hacer "parry" con el escudo. Además, tenemos una serie de arcos que también se pueden usar en el propio combate.

El juego nos obliga a estar muy pendientes de los enemigos, a bloquear sus ataques, a romper su guardia o intentar flanquearlos… Incluso en el primer enfrentamiento del juego, al salir de las ruinas que estamos explorando, es posible morir de manera vil y humillante contra los primeros soldados. La vida baja rápido y tenemos que estar atentos. Para ayudaros hemos recopilado cinco consejos esenciales, que iremos ampliando a medida que mejoremos la guía.

Los cinco mandamientos del combate en Assassin’s Creed Origins

  • Aprende a usar la sobrecarga y no la desperdicies: La sobrecarga es un ataque supercrítico que se puede ejecutar cuando hayamos llenado la barra de energía azul. Este ataque suele matar a enemigos débiles, mientras que a los fuertes les quita más de la mitad de la barra de vida. No desperdicies el ataque con enemigos casi derrotados, por muy tentador que sea, a no ser que la situación sea muy desesperada. Además, ten en cuenta que el juego no se para, como con las ejecuciones de Sombras de Mordor/Guerra. Cuando estemos corriendo a ejecutar el ataque, somos vulnerables a los ataques enemigos.
  • La mejor defensa es un buen parry: Muchos enemigos hacen ataques prácticamente imposibles de bloquear, que romperán nuestra defensa fácilmente. Sin embargo, el juego bonifica el parry sobremanera: Un parry bien hecho evita cualquier ataque, y deja al enemigo a merced nuestra. Es un movimiento que está dopado, por lo que hay que aprovecharse de él.
  • La segunda mejor defensa es esquivar y flanquear: Si el enemigo no para de hacer ataques imposibles o muy difíciles de bloquear, la clave es esquivar tanto hacia atrás como hacia los lados. Para eso tenemos que analizar bien el comportamiento en ataque del enemigo.
  • La tercera mejor defensa es huir y atacar por la espalda de manera ruin: Si nos estamos quedando sin vida lo mejor que podemos hacer es escaparnos, hacer que el enemigo nos pierda de vista, esperar unos segundos a que su memoria de pez haga efecto, e intentar sorprenderlos por detrás o desde las alturas. Si no los conseguimos matar, les quitaremos un buen pedazo de vida y nos habrá dado tiempo a recuperar algo de salud
  • Recuerda que tienes arcos: Finalmente, recuerda que tienes arcos. El uso del arco lo vinculamos inconscientemente a las distancias largas, pero en Assassin’s Creed Origins hay dos arcos para distancias cortas, el ligero, que es como una metralleta, y el de guerrero (que es como una escopeta), e incluso el de caza nos puede sacar de algún apuro. Es cierto que mentalmente es difícil de aceptar que un arco pueda comportarse como una escopeta de cañones recortados, o como una UZI, pero el Egipto de los diseñadores de AC Origins tiene estas cosas locas, y más de una vez nos salvarán la vida.
Flecha subir