RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
20 minutos

Foro de Vandal

Página 1 - 1

La coleccionista de almas  -¿Qué os parece el relato?-

#1  Enviado: 10:56 13/04/2012  Editado: 19:24 13/04/2012 (1 vez)

Se me ha ocurrido apuntarme a un proyecto y he mejorado un texto anterior dandole un giro extraño; es como una versión alternativa del mismo borrador pero que está más resumido y que llegado un punto cambia totalmente de registro a otra cosa. (El texto original es el del tema: ¿Me ayudais con este texto?)

Me gustaría ver que opinais, a ver si merece la pena seguir desarrollandolo. Podría decirse que es sobre super heroes, aunque creo que se aleja bastante de ello. Veremos que opinais, he repasado unas cuantas veces todo asi que en principio no debería haber ningún error; aún así no dudeis en comentarme cualquier cosa, que para nada soy perfecto XD. El texto no puede superar las 1.500 palabras asi que he cortado partes y obviado lo que me parecía menos importante para dejarlo en un segundo relato. Aún así me gusta más el original, asi que estoy un tanto indeciso XD

No es muy largo asi que no creo que tardeis en leerlo, un saludete.

--------------------

Las luces del súper se apagaron en cuanto Zoe salió por la puerta. Una bofetada de aire helado la estremeció y por un momento tuvo ganas de darse media vuelta y volver a dentro. Echó el cierre, enterró ambas manos en los bolsillos de su abrigo de plumas y, provista de un buen gorro de lana, se dispuso a encontrar su coche.

Era de noche, más allá de las diez, y a pesar de ser época de compras la calle se encontraba sorprendentemente solitaria. Ni un alma las recorría, tan solo los innumerables copos de nieve revoloteando de vez en cuando empujados por el viento.

Miró la farola que le apuntaba directamente a la cara y exhaló una nube de vaho.
—Si no tuviera que trabajar tampoco saldría —resolvió comprendiendo la ausencia de gente.

Recorrió la calle con los hombros encogidos, la nariz roja y la barbilla escondida en el cuello alto. La temperatura había caído en picado en las últimas dos horas, los cristales semi-congelados de los vehículos aparcados daban fe de ello.

Giró por la acera a toda velocidad y se encaminó apresurada hacia el coche.
Nada más visualizar la puerta, y sacar las llaves, escuchó a alguien llamándola desde alguna parte.
—Disculpa…

Al otro lado de la calle apareció un chico que la saludó con una mano en alto, y la otra en uno de los bolsillos de su pantalón, mientras se acercaba. Llevaba un abrigo negro y una capucha cubriendo su cabeza.

La chica arqueó las cejas.
—¿Es a mí?

El ambiente se volvió tenso y amenazante cuando el desconocido, que prácticamente estaba ya a su lado, preguntó qué hora era a la vez que clavaba sus ojos en ella de un modo que hasta entonces ningún hombre lo había hecho.
—¡Las diez! —gritó demostrando su velocidad de reacción recordando que su turno terminaba a dicha hora. Después dio varios pasos atrás, golpeándose en el proceso con el muro que tenía detrás y que humedeció la parte trasera del plumas de la muchacha casi instantáneamente.

Fue entonces cuando el chico se detuvo, se la quedó mirando y… sonrió.
—¡Gracias! —Irradió un aura afable que desquebrajó la imagen tenebrosa que portaba hasta hacía unos segundos; la muchacha incluso llegó a sentirse mal, parecía haberlo asustado con el chillido.

Una vez de nuevo a sola, se alejó de la pared; aún nerviosa. Mientras lo hacía se dijo a sí misma que hablaría con el encargado, no soportaba más aquel horario.

Las llaves se le resbalaron de entre los dedos y cayeron pesadamente contra el suelo. Cerró los ojos como si el sonido que provocó el metal hubiera sido el de su propio cuerpo, y después suspiró.
—No, sí el día parece que no hace más que mejorar… —gruñó agachándose a cogerlas.

Sintió la nieve atravesando la lana de sus guantes, cosa que provocó que un escalofrío cruzara todo su cuerpo, y se incorporó. De pronto la sensación gélida regresó, pero no fue a través de sus manos; lo hizo por encima de la cadera.

Intentó darse la vuelta, pero sus energías parecieron salir disparadas a todas partes como si ella fuera una maquina que estaba perdiendo el combustible exageradamente rápido. Su cuerpo se ladeó y terminó trastabillándose contra el coche.

Con unos esfuerzos terribles, tardando lo que a ella le pareció una eternidad, giró el cuello hasta que consiguió descubrir que era lo que sucedía: a escasos dos metros estaba el chico que la había asustado antes. Su semblante volvía a irradiar oscuridad y una de sus manos agarraba con fuerza un cuchillo afiladísimo; la punta vestía cierto tono rojizo y de él goteaba sangre.

Zoe no pudo más, sus rodillas cedieron y se doblaron haciéndola caer lamentablemente. Se agarró cuanto pudo al retrovisor, pero este se dobló provocando que continuara su descenso hasta terminar de lado; con el hombro y media cara apoyados contra la puerta del vehículo.

Notó como la sangre se deslizaba lentamente por el costado, y por cómo se sentía estaba segura de que la herida era mortal.

El joven encapuchado se agachó a su lado y comenzó a rebuscar por los bolsillos del plumas. No encontró nada en el que tenía a mano, por lo que empujó a Zoe bruscamente para que cayera del todo y de este modo acceder al otro, que estaba oculto rozando la puerta del copiloto.

La visión de la chica terminó por emborronarse mientras su cara se precipitaba hacia la nieve. Su corazón se fue apagando… y al final, no notó ni siquiera el tacto del frio bajo ella. Sus sentidos se apagaron como una cerilla, tan solo quedó un reducto de su ser; uno diminuto y casi imperceptible que apenas permitió que fuera consciente de lo que sucedía a su alrededor.

Percibió, aunque no porque lo notara, sino más bien porque lo vislumbró, como el ladrón hurgaba dentro del resto de sus bolsillos. Apenas encontró una cartera, la cual tiró ante sus narices, medio abierta y sin nada de dinero. Zoe observó, dando leves pero angustiosas bocanadas de aire, la fotografía de su carnet de identidad. ¿Quién iba a imaginar que la última persona a la que vería antes de morir sería a sí misma?
El chico se levantó bastante descontento. Desde el suelo, Zoe observó el pantalón oscurecido y lleno de manchas; absorbidas por la tela que resultaban ser sangre, su sangre.

Aquello debió ponerla rabiosa, pues de repente su respiración se aceleró y fue capaz de pestañear e incluso mover medio milisegundo la cabeza. No sirvió de nada, pero notó como aún el hilo de vida que le quedaba soportaba su angustiosa vida cuanto podía.

De repente, él decidió alejarse para siempre y dejar que ella muriera desangrada, o congelada; lo que llegara antes. Pero Zoe no iba a permitirlo, no dejaría que se saliera con la suya tan fácilmente, y menos por cincuenta euros asquerosos. Sin saber cómo, su brazo, el que no estaba aplastado bajo su propio torso, se deslizó veloz hacía la pierna del asesino atrapándola entre sus dedos.

Una vorágine de imágenes se le presentó en la mente a una velocidad endiablada: observó como el ladrón mató a una mujer para robarle el bolso, como entró en una casa para asesinar a golpes a su inquilino y quitarle todos sus ahorros, y como destrozó un coche para agarrar un triste GPS. Todo aquello la atravesó despertando un instinto que poseía desde siempre pero que, hasta entonces estaba dormido. La susurró que si seguía agarrándolo, si seguía manteniéndolo atrapado, podría salvarse.

Miró al muchacho y lo vio envuelto en una descarga eléctrica que aprisionaba todos sus músculos. Poco la importó cuando descubrió un aura rodeándole, una blanquecina y prácticamente imperceptible. No podía explicar porque, pero sabía que aquello era su alma, su esencia… Tampoco podría decir como sabía que si se la arrancaba ella se recuperaría y viviría.

En un segundo atrapó la estela y tiró de ella como si fuera una sabana; destapándole y envolviéndose a sí misma con ella mientras esta se desvanecía con el contacto de su piel.
Una inmensa bocanada de aire, como cuando escapamos de morir ahogados bajo el agua, la revivió del todo y permitió que se incorporara. Mientras lo hacía, él cayó muerto con la piel palidecida y el cabello descolorido.

Zoe llevaba una semana tranquila en casa. La herida se había desintegrado junto a la vida del desgraciado asaltante y parecía que podría disfrutar de una segunda oportunidad. Pero no dejaba de lamentarse pensando que mató a un hombre, aunque este se lo mereciera.
Se preguntó si aquello lo justificaba. Tampoco sabía como lo había hecho, y tampoco tenía modo alguno de descubrirlo, pero estaba segura de que podría repetirlo si se lo propusiera.

Entonces recordó la sensación que la embriagó cuando sesgó su vida con un simple tirón y se estremeció. Tenía que reconocer que en el fondo disfrutó, nunca había sentido algo así. Fue una experiencia agradable y extremadamente cálida; igual que meterse en una bañera con agua caliente tras cruzar una cascada helada. Pero, de pronto, algo la alertó: un pinchazo en el lateral, sobre su cintura, y una mancha de sangre.

Nada más desnudarse frente al espejo del baño quedó derrotada, la herida había vuelto por arte de magia y el mismo instinto que la dijo que podía robarle la vida al joven ladrón ahora le susurraba que si no hacía algo pronto terminaría empeorando lentamente hasta perecer definitivamente.

No tardó demasiado en decidirse. A partir de entonces, en el trabajo, cada vez que tocara a un cliente, visualizaría su vida y absorbería la que considerara malvada. Por supuesto lo segundo lo haría sin llamar la atención, más tarde. Lo acecharía lentamente arropada por la oscuridad e impondría su propia justicia. Una egoísta, pues si no fuera porque su propia existencia peligraba seguramente jamás se lo habría planteado, pero una que le permitiría seguir con vida.

¿Pero qué haría cuando se le acabaran los “malos”? ¿Qué ocurriría entonces?
Onice
Lugar: frío y oscuro · 593 mensajes · Colección
#2  Enviado: 13:16 13/04/2012

Zoe no pudo más, sus rodillas cedieron y se doblaron haciéndola caer lamentablemente. Se agarró cuanto pudo al retrovisor, pero este se dobló provocando que continuara su descenso hasta terminar de lado; con el hombro y media cara apoyados contra la puerta del vehículo.

Notó como la sangre se deslizaba lentamente por el costado, y por cómo se sentía estaba segura de que la herida era mortal.

¿Lamentablemente? A mí no me tiene sentido. Suena más a lentamente, sin embargo, si usas éste último te repetirás, está muy cerca del otro XD puedes usar cualquier otro sinónimo o cualquier otra expresión si lo ves necesario.

El resto... bueno, me gustaba más la otra idea que esta, la verdad. Sé que son cosas diferentes, pero tenía mucho más interés, al menos para mí. La pobre chica que se salva haciendo daño a alguien malvado, una especie de poder y ese deseo de dañar solo a las personas que se lo merecen... lo veo todo muy obvio.
Estar está bien escrito y se deja leer sin problema alguno. Es entretenido, no le veo mayor problema en ese sentido. No sé, es una opinión, tampoco te valdrá para mucho    

-----------
"[...] Y entonces, entonces todo es misterio y terror, y una historia que no debe ser relatada." E A Poe
#3  Enviado: 13:46 13/04/2012

Claro que me vale XD De todos modos no sé que haré, he decidido probar esta otra versión para saber que opinabais. Sobre lo de lamentablemente no me había fijado XD lo apuntaré para ver un modo mejor de expresarlo. Muy bien visto, la verdad.

La gracia de esta historia radica en el desarrollo, cambiando muy rapidamente de dañar a malas personas para terminar cogiendo a quien más le conviene para alargar su vida; vamos para terminar volviendose alguien implacable... algo así como Death Note, que el personaje fue evolucionando y cayendo más a los infiernos.

Pero bueno, estoy simplemente tanteando, la otra idea y texto la tengo guardada (y de hecho avanzada con 15 páginas) pero me gusta ver si utilizando otro camino podría funcionar igualmente. Si veo que más gente lo comenta sin duda seguiré por el texto que te gustó más.

En fin, muchisimas gracias por tus apuntes; como siempre ^_^
LeccionDeMiedo
Lugar: Fuenlabrada · 104 mensajes · Colección
#4  Enviado: 13:45 17/04/2012

Sin haber leído el texto original, puedo decirte que me ha gustado bastante. Como bien apunta Onice, está bien escrito  y tiene ritmo, fluyendo sin ningún problema.

Me han gustado mucho algunas metáforas, como 'Irradió un aura afable que desquebrajó la imagen tenebrosa que portaba hasta hacía unos segundos', pareciéndome muy visual, muy descriptiva, aunque no tanto alguna como 'pero sus energías parecieron salir disparadas a todas partes como si ella fuera una maquina que estaba perdiendo el combustible exageradamente rápido', no tan lograda, a mi modo de ver. Imaginármela como una máquina... me ha sacado un poco de la escena, en verdad.

La última línea del relato también me ha traído a la mente Death Note La premisa es interesante, desde luego. Veremos hasta que punto llega nuestra ¿heroína? si decides continuar por esta línea.

PD: Dices que no puede sobrepasar las 1500 líneas. ¿Lo vas a a enviar a algún certamen?

-----------
Qué sabrás tú del miedo
#5  Enviado: 18:38 17/04/2012  Editado: 19:11 17/04/2012 (2 veces)

Era mi intención, sí. Aunque si puedo desarrollarla como novela tambien.
El texto original es un post de este mismo lugar llamado ¿Ayuda con este texto? (Es totalmente diferente, apenas 2 páginas iguales (y creo que llevo puestas unas 9)
Estoy con dudillas y se me ocurrió probar dos vertientes diferentes del mismo principio para así ver que me pegaba más para escribir una novela nueva.

Lo de la parte que dices de sus energías me gusta... pero si te sacó de la escena con la comparación... mal vamos. Me lo miraré a ver si encuentro alguna descripción mejor. Mi intención era hacer imaginar como cuando a una maquina se le rompe un tubo y sale aceite (o algo así) a todo trapo (solo que en su lugar sangre)

Muchisimas gracias por leer, se agradece mucho; que sé que no es facil pararse a leer cosas inacabadas y demás.
LeccionDeMiedo
Lugar: Fuenlabrada · 104 mensajes · Colección
#6  Enviado: 12:12 18/04/2012

No tienes que cambiar nada, solamente fue una impresión y se entiende el sentido que quieres dar. Desde luego, no es algo que empañe el conjunto, ni mucho menos. Como ya comenté, me ha parecido muy buen relato, más aún a sabiendas de haber tenido que adaptarlo a un límite de palabras

Busco el original y te cuento

-----------
Qué sabrás tú del miedo
#7  Enviado: 13:19 18/04/2012

Muchas gracias, LeccionDeMiedo XD
LeccionDeMiedo
Lugar: Fuenlabrada · 104 mensajes · Colección
#8  Enviado: 17:38 18/04/2012

Antes de nada, decir que la fantasía no es un género que sea santo de mi devoción, pero cuando se entremezcla con lo cotidiano tiene muchas papeletas de ganarme, como es el caso. La historia tiene gancho y veo que te desenvuelves bien en las distancias largas, compañero, así que sigue así.

Como anécdota, comentarte algo que me sucedió hace bastante tiempo, y que saco a colación tras haber leído '...En una de sus manos, seguramente la que en la anterior ocasión mantuvo oculta dentro del bolsillo, agarraba con fuerza un cuchillo afiladísimo...' . Me ha traído funestos recuerdos...

Secreto: (Pincha para leerlo)


Suerte con el certamen y con la novela.

Nos vamos leyendo  

-----------
Qué sabrás tú del miedo
Este tema está inactivo y no se puede replicar más.
Página 1 - 1
Buscar en el foro: En foro: Tipo:
Contactar
Foro de Vandal Online