RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
20 minutos

Foro de Vandal

Página 1 - 1 2

¿Cuantas peliculas hay del Planeta de los Simios?

#1  Enviado: 18/02/2007 18:07

pues nose, me a dado la picá, y ayer vi la de Tim Burton y no estvo mal, aunke el final tengo dudas.

Secreto: (Pincha para leerlo)


y eso, cuantas peliculas hay? y si estan bien o son una cutrez (y de camino un miniresumen.)

salu2 y graciasssssssss

-----------
Es como un virus, Wii es un virus. Tú te la compras, juegas con tus amigos y les gusta. Dicen: ¡Oh, que guay es genial, me la voy a comprar!. Tú, en cambio dejas de jugar a los dos meses, estás harto, ellos que la compraron después de tí hacen lo mismo. Pero lo malo es que ya se la habían enseñado a más amigos y ellos han hecho lo mismo. Y estos amigos también se la habrán enseñado a más amigos y así siempre… Todo el mundo que conozco tiene una y todos la tienen abandonada. Evidentemente hay gente para todo y algunos jugarán, pero en mi caso, sigo esperando a que salga algún juego que me motive algo. Mike Capps, presidente de Epic.
#2  Enviado: 18/02/2007 18:27

De las películas antiguas hay cinco entregas, de las cuales sólo las dos primeras valen la pena.

El Planeta de los simios. La mítica, con Charlton Heston.

Regreso al planeta de los simios. La segunda parte, con Charlton Heston haciendo de secundario. James Franciscus busca al desparecido Taylor! (¿?)

Huida del planeta de los simios. Al final de la segunda entrega el planeta Tierra quedaba totalmente destruido, pero los tres simios con mas "carisma" lograban escapar y volvían al punto de partida: La tierra en los años 70 (¿?) Lo que empieza como una película familiar, con los simios en plan superestrellas en la gran ciudad, acaba siendo un drama.

La rebelión de los simios. En un futuro próximo los simios han substituido a los perros y gatos como mascotas domésticas, hasta que los contínuos malos tratos provocan la aparición de un simio del futuro, Caesar, quién liderará la revolución.

La conquista del planeta de los simios. Mucho mas futurista y con menos presupuesto! mmmm   Un  agresivo gorila y una tribu de humanos mutantes atacan la "idílica" sociedad humana/simiesca. "Imprescindible".

A parte hay la de Tim Burton (no le busques sentido al final, no lo tiene), y también hubo una serie de TV.

Veces editado: 2
Última edición: 18/02/2007 18:28

-----------
Before you is the monster world. Overcoming various hardships, you have at last entered  into the monster's castle. Your target is the dreaded dragon's room.
#3  Enviado: 18/02/2007 20:46

Cabe decir q la saga antigua es mil veces mejor q la de Burton
#4  Enviado: 18/02/2007 20:48

El final de la de Charlton Heston de toda la vida, no tiene el nada que ver cone l del film de Tim burton ¿no? son distintos que yo sepa

-----------
Posteo y luego pienso :D
Tokaidin
Lugar: En la Bebop....cuando recuerde donde la deje aparcada. · 10913 mensajes · Colección
#5  Enviado: 18/02/2007 20:50

Pero que saga ni que puñetas......Solo hay UNA pelicula llamada "El planeta de los Simios", las otras partes no merecen ni ser mencionadas   No deberian haberse hecho nunca

-----------
"La justicia española es como una tela de araña: Atrapa a los mosquitos pero deja pasar a los moscardones"
InTheEnd
Lugar: Tenerife · 2636 mensajes · Colección
#6  Enviado: 18/02/2007 21:16

La original está bien, pero le falta algo. El tema político no está profundizado del todo, y la pelicula no es que lleve mucha carga de acción. En su momento fue una pelicula arriesgada y tiene un final tremendo.

La nueva versión es tetrica, violenta, oscura y no tiene peor historia que la original aunque tira más a la acción y pierde fuerza el cariz político. Sin embargo todo el final está algo por debajo de la original. Todo queda demasiado bien y happy. Sin duda mucho menos arriesgada, aunque en sí no es peor peli.

Los personajes me parecen mejor dibujados en la de Burton, sobretodo el malo. AUnque en ningun caso son ejemplos a exponer.

Ninguna de las pelis al parecer son una recreación fidedigna de la novela de la cual toman nombre.
HanK_Burton
Lugar: Tarragona (Denmark) · 289 mensajes · Colección
#7  Enviado: 19/02/2007 01:04

La película de Tim Burton recupera en gran medida el final de la novela original de Pierre Boulle.
Os pego un repaso que les hice a las secuelas hace tiempo en un blog que tuve, por si os interesa conocer un poco más las pelis:


REGRESO AL PLANETA DE LOS SIMIOS
A veces encuentras cosas que te hacen pensar: ¿¿Pero de verdad hicieron algo así?? Es una sensación de asombro comparable a la que producen las grandes obras arquitectónicas de la Humanidad o la contemplación de la Tierra desde una nave espacial. Estoy hablando de un material que va más allá de lo friki, un material que en un principio sólo podría existir en un universo paralelo al nuestro. Quién sabe, quizá realmente sean originarios de una versión bizarra de nuestra realidad y se hayan colado aquí por error. Como aquel capítulo de Spider-man en que se juntaban los Spideys de todas las realidades alternativas. En fin, a lo que vamos.

Hablo de material como "La mandanga" del Fary (una canción en la que nuestro querido cantautor hace apología de las drogas con extrema felicidad, y que, para colmo, tuvo versión dance, por obra y gracia de Dj Arriquitáun). Y hoy exactamente voy a hablar de las secuelas de El planeta de los simios (cosa que ya habréis adivinado por las leves pistas que he dado en el título), unas películas que van más allá de lo caspa y de lo friki para entrar en el terreno del delirio absoluto, y que sólo parecen regirse por las máximas de "todo vale" y el "más increíble todavía". Y por altas dosis de setas alucinógenas consumidas por sus creadores.

Empezamos. A partir de aquí entramos, como si de un capítulo de la Dimensión Desconocida se tratase, en un terreno de psicodelia, de cosas que escapan a nuestra mente, de terrores desconocidos. Seguid leyendo bajo vuestra responsabilidad. Acabamos de ver El planeta de los simios y estamos fascinados. Es una de esas películas que alcanza la perfección en todos los terrenos, una Obra Maestra con todo el sentido de la expresión. Y estamos tan fascinados que queremos más, queremos seguir viendo ese universo extraño y amenazador, queremos saber qué fue de Taylor y de Nova, de Cornelius (Aurelio) y Zira, incluso del capullo del Dr.Zaius...

...y nos ponemos a ver Regreso al planeta de los simios. La cosa empieza más o menos como la recordábamos: el planeta de los simios sigue siendo el planeta de los simios. El astronauta Brent viaja al futuro en rescate de Taylor (¡increíble tecnología de localización si es capaz de seguir a Taylor hasta allí!). Pronto se hace coleguilla de Cornelius y Zira. Vamos, que la primera mitad de la peli es una repetición cutre de la original. Mientras Taylor y Nova van por el desierto, momento en que podemos comprobar que la magnífica banda sonora del maestro Jerry Goldsmith ha dejado paso a una versión cutre de la de los westerns de Sergio Leone. Les sale al paso la barrera de fuego más cutre que he visto en mucho tiempo. De ahí pasamos a los simios que no sé por qué motivo deciden ir a atacar la Zona Prohibida. O algo así, no me pidáis que vuelva a ver la peli, por favor. El caso es que de paso podemos ver un grupo de simios sentados con pancartas a favor de la paz, con aspecto hippy. Las setas ya han empezado a hacer efecto.

Brent y Nova (Taylor ha desaparecido) encuentran los restos de una estación de metro. Entran por unos túneles y son capturados por unos humanos con ridículos vestidos de colores y pasamontañas a juego. Resulta que estos humanos son mutantes y se comunican por telepatía. Esta telepatía viene acompañada de pitidos agudísimos que torturan al pobre Brent y de rebote al sufrido espectador: probad a aguantar una escena de diálogo entera y decidme si no sentís como si vuestra cabeza fuera a estallar. Una de las cosas más insufribles que se hayan visto. Los simios, por su parte, no se han estado quietecitos, y llegan a la Zona Prohibida. Se encuentran la misma barrera de fuego cutre (uno de los efectos más pegados que podáis encontrar) y, atención, con imágenes apocalípticas de simios crucificados al revés. Y de fondo, las ruinas de Nueva York. Para cagarse.

Total, que este desfase visual son alucinaciones provocadas por los mutantes para acojonar a los simios, pero éstos son más listos y pasan de largo. Los humanos, hay que destacar, tienen una extraña religión cuyo dios y objeto de adoración es la Bomba del Juicio Final, una bomba capaz de destruir el planeta entero (por si alguien no lo había deducido del nombre). Vamos, que el mensaje que la original lucía con tanto acierto y sin atragantarse ésta lo convierte en moralina empalagosa. Como muestra de adoración los mutantes se reúnen delante y se quitan sus caretas (sí, resulta que llevaban caretas) para dejar al descubierto unas caras destrozadas por la radiación. Y digo yo, ¿por qué coño siguen escondiendo su verdadera cara si están orgullosos? En fin, manías suyas.

No me acuerdo cómo Brent es capturado y puesto en una jaula con Taylor. Los mutantes dominan mentalmente a Taylor y le hacen atacar a Brent. Se pelean y al final Brent libera a Taylor, no recuerdo cómo. Nova por su parte creo que la palma, pero a estas alturas de película me la suda tanto que soy incapaz de recordarlo. Simios y mutantes pelean, Taylor y Brent van jodiendo por ahí, y la Bomba... pues la Bomba no hace nada, que para eso es un objeto inanimado. Tiros y ostias, Brent y Taylor la palman, y antes de morir creo que uno de ellos activa la Bomba de los cojones (¿para qué iba a fabricar alguien una bomba que haría explotar el planeta entero?). Y la Tierra peta. Y un narrador nos lo cuenta, por si acaso. Y fin. O eso nos creemos nosotros, inocentes, que desconocemos lar artimañanas de los guionistas para seguir ordeñando a los pobres monos.



HUIDA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS
Porque sí, el planeta tierra ha destruido (por culpa de una bomba-H con cobalto; en realidad el cobalto sólo haría que la radiaoactividad durase más tiempo, no aumentaría la explosión, pero dejemos el rigor científico aparte). Y sí, la situación parece un poco jodida para hacer una secuela. Y como en aquella época lo de hacer precuelas no se llevaba, parecía que la cosa se quedaba ahí. Pero llega Huída del planeta de los simios y nos pilla en bragas. Resulta que el brillantísimo simio Dr. Milo había sacado la nave de Taylor del lago en que se estrelló y la puso en funcionamiento. Cornelius y Zira le acompañan y se van de vacaciones al espacio (aún no sé por qué). La explosión del planeta les pilla y provoca que la nave viaje atrás en el tiempo, concretamente a los 70. Qué casualidad, parece que en los viajes en el tiempo sólo hay dos puntos: la época de Taylor y Brent y la de los simios. En fin.

La película comienza con la nave de Taylor estrellándose en la playa (¿cómo no? estas naves parecen diseñadas para estrellarse: tres veces en tres películas). El ejército viene a ver qué pasa y se sorprenden al descubrir que los astronautas tripulantes son simios. Los tres simios se hacen pasar por monos normales y corrientes (a pesar de ser mucho más grandes y andar erguidos) y los llevan al zoo. Allí nos tenemos que tragar un montón de imágenes de archivo de animales, y luego vemos como el Dr. Milo muere estrangulado por un gorila que se aburría. Cornelius y Zira deciden contar la verdad. La propuesta no podría ser más estrafalaria: la premisa de la película original invertida.

Lo que sigue es un rato laaaaaaaaargo de los simios convertidos en grandes estrellas, conociendo a gente importante, comprando como buenos miembros de la sociedad de consumo, probándose ropa, hablando delante del Congreso... Vamos, hilarante a más no poder. Pero empiezan las complicaciones: los humanos se enteran de que en el futuro los simios les esclavizarán y el planeta se destruirá. Así que deciden cargarse a nuestros horteras amigos. Aquí nos enteramos que el bueno de Cornelius sabe todo lo que va a pasar: una epidemia matará a perros y gatos, los humanos usarán a los simios como mascotas, los simios se rebelarán... chocante teniendo en cuenta que en la película original se sorprende ante la simple idea de que existan humanos inteligentes. Pero bueno.

Los encierran, se escapan, se esconden en un circo. La mona se pone a parir y le deja el hijo al dueño del circo. Los agentes del gobierno acorralan a Cornelius y Zira (y un chimpancé normal y corriente que hacen pasar por su hijo) y les acribillan a tiros. Todo bastante dramático, la verdad. Pero el verdadero hijo de los simios está en el circo, y de momento ahí se queda la historia. Si la segunda parte es una versión pasada por ácido lisérgico de la primera, y la tercera es la ida de olla de la vida, preparáos para el desvarío definitivo... las dos secuelas finales, y otras curiosidades, muy pronto (os lo prometo).


Para aquellos que no se hayan atragantado con tanto pelo de mono, aquí descubriréis cómo se desarrolla la complejísima, rebuscada y surrealista trama de la saga. Hagamos memoria: en el 68 sale la película original, en la que tres astronautas se estrellan en un planeta desconocido, en el futuro distante -3600 y pico- en el que los simios son inteligentes y los humanos como animales; el prota, Taylor, consigue ganarse la confianza de Zira y Cornelius y escapar, a pesar del puñetero doctor Zaius, para descubrir al final que el misterioso planeta es la misma Tierra en el futuro, devastada por las guerras de los humanos. Dos años después, en el 70, se estrena Regreso al Planeta de los Simios: el astronauta Brent va a buscar a Taylor, los simios se enfrentan a una raza de humanos mutantes que adoran a una bomba nuclear, todos la palman, la bomba peta, la Tierra peta. Al año siguiente, en el 71, se estrena Huída del Planeta de los Simios: Zira y Cornelius llegan a la Tierra del pasado a causa de la explosión, son tratados como celebridades y más tarde perseguidos para evitar el futuro; son asesinados pero su hijo sobrevive. Y ahí nos quedamos.

LA REBELION DE LOS SIMIOS
Y, a pesar de que la calidad de la primera entrega ya hace tiempo que dejó de ser motivo para seguir con la saga, lo extraño de sus propuestas nos hace sentarnos ante La Rebelión de los Simios. Han pasado unos cuantos años. Nos encontramos en el futuro lejano, exactamente en 1991. Lo siento, pero me hacen una gracia enorme estas pelis que imaginaban un futuro que para nosotros es ya pasado, sobretodo cuando se les va tanto la pelota. Pues bien, nada más empezar la película se nos regala uno de los mejores momentos de la saga (y momento cumbre de la historia del Cine): dos mujeres, con pintas de modernas (chicas "muy de hoy", que dirían en las pelis de Rocío Durcal) en una cafetería conversando. Una de ellas fuma, y le dice a su compañera, con una felicidad inmensa: "si hubiera sabido que fumar era bueno para la salud habría empezado antes". ¡Toma desfase! Con esto se nos deja claro una cosa: estamos ante la película que alcanza el punto máximo de desvarío de toda la saga. La tercera puede ser la más friki y descojonable, pero aquí la expresión "ver para creer" cobra pleno sentido.

Pues bien, en el distante 1991 el mundo estará regido por gobiernos dictatoriales, fumar será bueno para la salud y, tal como vaticinó el bueno de Cornelius, una plaga habrá acabado con todas las mascotas (lo siento por los aficionados a la dominación/sumisión). Los humanos, que no pueden vivir sin mascotas, empezaron a usar a los simios. Más tarde se dieron cuenta de lo prácticos que eran y los usaron también de criados. Vamos, que en la actualidad (de la película) los simios son usados como esclavos. Lo bueno es que no sé por qué motivo, aparte de hacerse más inteligentes, cambiaron físicamente, y ahora son idénticos a una persona disfrazada de mono haciendo el gilipollas. Yo nunca he visto un chimpancé de metro ochenta en la vida real. Y como las películas cada vez tenían menos presupuesto (además de que aquí, al contrario que en la tercera, salen muchos monos) los putos monos cada vez cantan más, y da verdadera vergüenza ajena ver a un señor con una careta y un traje de pelo falso hacer como si fuera el hermano pequeño de King Kong.

Pero hete aquí que Caesar, la cría de Cornelius y Zira, ya ha crecido y se ha convertido en todo un machote. Armando, el dueño del circo (que ahora ha adoptado la estética de los tipos duros de los 70, bigote incluído) le ha enseñado bien y mantenido en secreto. Los dos juntos van a una ciudad para que Caesar vea el panorama. Aquí vemos que, por desgracia, la bata de estar por casa que lucía Cornelius en la película anterior no consiguió crear moda y todos los agentes del gobierno van de negro, y los edificios institucionales son completamente blancos. Una lástima, pero los simios con metralletas que saldrán más adelante lo compensan.

Total, que Caesar no puede contenerse cuando ve que maltratan a sus congéneres e insulta a los humanos (el resto de monos no sabe hablar). Se lía la de dios y Armando va a la cárcel. Caesar se esconde entre el resto de monos currelas y se dedica a levantar el país. El proceso de formación de los monos es otra de esas cosas impagables que tiene la película: todo tipo de condicionamientos pavlovianos y maltratos físicos. Como en El juego de la oca (pero sin Flequi, que un mono calvo sería demasiado difícil de distinguir de algunos futbolistas). Resumiendo mucho (porque a estas alturas de la historia los detalles empiezan a sudármela) Caesar acaba currando para el malo malísimo que le está buscando para matarle. Así que reúne a sus colegas monos y planean una conspiración en un sótano (porque toda conspiración debe tramarse en un lugar lúgubre) para cargarse al tipo.

Y entonces pasamos a los monos revolucionarios (que ahora no me acuerdo si habían aprendido a hablar ya, o cómo lo hacían) que se arman hasta los dientes y salen a tomar las calles, en un estallido de ultraviolencia y psicodelia. Las imágenes por lo visto fueron bastante fuertes para la época y representan la culminación de esa carga social y política que tiene la peli y que está tan bien resuelta que seguro que os había pasado desapercibida a todos. Es lo que tienen las pelis con carga política, como Vampiros en la Habana. Qué coño importa la calidad, si tenemos carga política. Agitemos las consciencias, que así disimulamos la mierda que acabamos de hacer. Que por cierto, intentar reflejar los disturbios raciales (y la gradual radicalización de los grupos negros a causa de la ineficacia de las actividades no violentas) usando un paralelismo fantástico con un grupo de monos peludos no me parece lo más adecuado. No sé si en su momento se pararían a pensarlo, la verdad. A estas alturas dudo mucho que estuvieran pensando en nada.

Las revueltas acaban con la victoria de los simios y un discurso superhappy (que ya no recuerdo exactamente quién lo hace, porque no soy capaz de mantener la atención llegado este punto de película) a favor de la convivencia, la paz y el buen rollito. Vamos, que ni el señor Burns después de su tratamiento semanal. Por lo visto el discurso este fue añadido a última hora para darle un final más esperanzador y optimista a la peli, que hay que reconocer que quedó bastante oscura.
Aún así todavía queda ese momento del mono cabreado que proclama "el nacimiento del Planeta de los Simios", lo que nos recuerda que efectivamente este lío tiene algo que ver con aquella peli del Heston que tanto nos había gustado y que nos motivó a meternos en este delirante mundo.



LA CONQUISTA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS
La segunda fue la transición de una gran película a un mundo de desvaríos, la tercera metió un salto gigante hacia el terreno del delirium tremens y la cuarta alcanzó la cumbre de lo alucinógeno. Con semejante panorama sólo nos cabe esperar que la quinta y última entrega de la saga fuera la película definitiva, la obra más bizarra de la historia. Por desgracia al poco tiempo de comenzar a ver La Conquista del Planeta de los Simios nos damos cuenta de que esto no es así. La película es un bajón respecto a las anteriores (el efecto de las setas se está pasando) y para colmo se carga la única posibilidad que tenía la saga de tener algo de calidad, al no cerrar el círculo temporal que se estaba anticipando desde la tercera entrega (al viajar al pasado los simios provocan los hechos del futuro). Vamos, que la peli vale para poco, y el único motivo para verla es terminar de una (puta) vez con la saga y pasar a otra cosa.

La cosa empieza en un pueblo en medio del campo, un paraíso idílico habitado por monos y humanos que coexisten en paz y harmonía, como si de la Casa de la Pradera se tratase. El bueno de Caesar, que ya ha superado su complejo de Che Guevara, parte hacia los restos de Nueva York en busca de las cintas que dejaron grabados sus padres (supuestamente para evitar el futuro). Porque claro, hubo una guerra nuclear o algo así, y Nueva York quedó destrozada (y el pueblo feliz de los monos y los humanos está en el límite de la zona radioactiva). En los restos de la ciudad, que cantan mucho a sótano de central eléctrica, se encuentran a una panda de humanos mutantes (los ancestros de los que salen en la segunda), que son gente a la que no le salió de los cojones irse de la ciudad (como el abuelo de los Simpsons cuando hay que evacuar el asilo) y se han acabado por convencer de que "la bomba les hizo bellos". Pos como serían antes...

Los monos ya tienen aquí la ley según la cual un simio no puede herir a otro simio, y hay un general gorila que quiere someter a los humanos (que no, pillines, que no es eso...) y se pica tanto que acaba por tirar al hijo de Caesar de un árbol. O algo así de cutre. Siendo rápidos, se lía la de Dios es Cristo y hay una megabatalla épica a lo Espartaco pero sin presupuesto entre los monos y humanos superhappys de la ciudad, el ejército de Aldo (el gorilón malote) y los humanos mutantes que no sé por qué bajan al campo, pero el caso es que tienen que joder. Y salen tiros y tíos con caretas de mono armados y mutantes y explosiones y coches futuristas flipados a lo Mad Max. Qué más se le puede pedir a una peli.

Y aquí entra el punto conflictivo: hasta ahora, y desde la tercera peli, parecía claro que toda la saga iba encaminada a cerrar un círculo temporal en el que el viaje al pasado de la pareja de monos provoca el futuro que ya conocemos. A lo largo de toda la peli se nos han enseñado cómo se formaron las cosas tal y como las conocimos en las dos primeras partes (los mutantes, el Planeta de los Simios, el poder militar de los gorilas...). Pues no. Se acaba la batalla, Caesar creo que la palma (¿a alguien le interesa de verdad?), el gorilón es derrotado y los mutantes... pues se deben ir a su puta ciudad radioactiva a seguir poniéndose cachondos con la bomba. Y los humanos y los monos viven en paz y felices, celebrando su victoria. Y sale un orangután hablándole a niños de ambas especies de lo bonito que es vivir todos juntos y de lo bueno que será el futuro.

Y aquí podemos pensar varias cosas: o bien la esclavización de los humanos es inevitable (y por lo tanto todo lo que ha hecho Caesar en la peli es inútil, que ya dirás tú qué gracia), o bien el nacimiento de Caesar cambió el pasado y por lo tanto creó un futuro nuevo (y sin cargarse ninguna mariposa, todo sea dicho). La primera opción sería la más lógica y coherente con el tono pesimista y crítico de la saga, pero entonces se podrían haber evitado esa escena tan empalagosa. En fin, una película menos "inspirada" que las tres anteriores, sosa y que desperdicia la oportunidad de añadir algo de seriedad a este cachondeo que son las secuelas del Planeta de los Simios.


A pesar de todo, estas películas tienen algo que hace que nos alegremos de que existan. Ya sea por volver a ver los monos que nos capturaron (valga el chiste) en la genial película original, ya sea por la fascinación que provocan por lo increíbles y surrealistas que son, o simplemente porque todas las películas de ciencia-ficción de los 60-70 tienen ese encanto cutre difícil de definir, el caso es que provocan una atracción irresistible. En mi cabeza son algo separado de la grandiosa primera entrega, más que nada porque mucha de la gracia de esa película estaba en todo el terreno que dejaba a la imaginación, pero me alegra que las hicieran. Vamos, yo incluso las tengo en VHS. Así al menos tengo más conocimientos inútiles que compartir con vosotros, espacio de vuestro cerebro que podríais dedicar a otras cosas de provecho.

La simiomanía empezó en 1968, con El Planeta de los Simios. En 1970 le siguió Regreso al Planeta de los Simios. En 1971 se estrenó Huída del Planeta de los Simios. En 1972 le toca a La Rebelión de los Simios. Finalmente, en 1973, la saga cinematográfica acaba con La Conquista del Planeta de los Simios. Pero si pensábais que aquí acababa la cosa, estábais equivocados.


EL PLANETA DE LOS SIMIOS: LA SERIE
Al año siguiente, 1974, se empezó a emitir por televisión la serie El Planeta de los Simios. En un principio estaban planeados 24 capítulos, pero debido a la baja audiencia la serie fue retirada en el capítulo 13 (el 14 se ha recuperado en la edición en DVD). Básicamente era una nueva versión de la película original, con tres astronautas que se estrellan en el ya archiconocido planeta de los simios. Aquí los simios (que son unos señores con unas caretas baratas totalmente inexpresivas) tienen esclavizados a los humanos, pero éstos aún conservan su inteligencia.

La verdad es que (a falta de ver algunos capítulos) la serie tiene poco de mitificable, y lo más criticable que tiene es volver a contar algo que ya hizo de forma brillante la película.



RETURN TO THE PLANET OF THE APES (LA SERIE ANIMADA)
La calidad hacía tiempo que había abandonado el mundo de los simios, y parecía que también lo había hecho el frikismo. Pero al año siguiente se estrenó en televisión Return to the Planet of the Apes, la serie... ¡de dibujos animados!

Esta serie vino a confirmar que la franquícia no se podía explotar más ya, la simiomanía había llegado a su fin. A los 13 capítulos se canceló (si es que no aprendían...). Gracias a dios la despedida fue algo tan cutre como esto, una última explosión de caspa para dejar el listo de frikismo bien alto.

Básicamente la serie era un remake/continuación/aborto de la película original, pero añadiéndole un negro a la moda de la época (pantalones ceñidísimos, pelo a lo afro), y monos con coches clavados al troncomóvil de los Picapiedra. Incluso dicen (yo esto no lo he llegado a ver en los capítulos que tengo) que los monos tienen tele. Me pregunto si leerían el periódico ese tallado en piedra que sólo tiene dos páginas (que ya tiene cojones tallar tantos periódicos cada día).

La calidad de animación también era destacable, constando la serie básicamente de imágenes fijas vergonzosamente articuladas (pensad en las series viejas de Los 4 fantásticos o Hulk, pues igual).


Y con esto, y tras ocho años, la simiomanía llegó a su fin. Quedaban dos años para el estreno de Star Wars, cuatro para el Alien de Scott, y el público ya no estaba interesado por adultos vestidos de gorila y actuando como si recitaran a Shakespeare. The show must go on...

Los desvaríos siguieron durante muchos, muchos años en el terreno más apropiado para ello: el cómic americano. He visto tanto y tan raro que me veo incapaz de recordar nada, y además no me apetece meterme en las tierras pantanosas de las whatifadas, las miniseries a centenas y los crossovers. Sólo os diré que no, los simios nunca se han enfrentado a los Aliens. Que deben ser los únicos que no lo hayan hecho, digo yo.

Veces editado: 3
Última edición: 19/02/2007 01:17

-----------
The self-destruct system has been activated...
#8  Enviado: 19/02/2007 10:32

  Para HanK_Burton:
Te lo agradezco tio, me has hecho pasar un momento descojonante, no sabia nada de tantas pelis de los Simios, jajajaja. Solo vi un par de imagenes por los frikis del doblaje de El Informal, pero no sabia que era tan bizarro por Dios. Espero que te alegre que alguien ha leido entero tu texto y no para ir de intelectual, sino a partirse la caja.

-----------
RaReWaReBoY/Giraffehomme
#9  Enviado: 19/02/2007 10:41

  Para HanK_Burton:
Después de leer atentamente tus críticas, me han entrado ganas de ver todas xD
#10  Enviado: 19/02/2007 11:17

Ciertamente, la megamierda de "El planeta de los simios" que hizo Burton es para colgarle de los huevos. Aunque, claro, qué se puede esperar de una peli cuyo prota es Marky Mark.
#11  Enviado: 19/02/2007 11:24

Pues a mi Italian job me mola, y mucho.
Tambien salia en boogie nights, ¿no?
Junto a marife, la otra tia esta de Hanibal y Burt Reynolds
Y como peli tambien era bastante potable(de echar la pota no hombre)

-----------
Plataforma para que los blu-ray y DVD traigan en sus pistas de audio "los comentarios de la sala de cine". Hace poco estuve viendo un dvdscreener del Harry Potter y ahora ya no se disfrutar de las películas sin ellos... eso si que es como el cine en casa goder.
HanK_Burton
Lugar: Tarragona (Denmark) · 289 mensajes · Colección
#12  Enviado: 19/02/2007 11:51

  Para RaReWaReBoY y MatoR:
Muchas gracias!   No pensaba que nadie se fuera a leer entero todo el tochaco!   Si es que hay cada joya por ahí suelta por descubrir...

-----------
The self-destruct system has been activated...
#13  Enviado: 19/02/2007 11:57

  Para HanK_Burton:


Pedazo de texto. Respira bizarrismo del que me gusta macho. Espero poder ver todas estas joyas llenas de pelo sintético y caretas de plástico del malo. Por cierto....¿había alguna escena donde los monos terminaban con un mono de trabajo naranja?.

Por lo demás, cumbre, muy ameno de leer y muy correcto. !Cabrón realiza más con más pelis cutrongas!

Un gran saludo mano!

-----------
"I don't want you to think of this as just a film - some process of converting electrons and magnetic impulses into shapes and figures and sounds - no. Listen to me. We're here to make a dent in the universe. Otherwise, why even be here? We're creating a completely new consciousness, like an artist or a poet. We're rewriting the history of human thought with what we're doing. That's how you have to think of this."
HanK_Burton
Lugar: Tarragona (Denmark) · 289 mensajes · Colección
#14  Enviado: 20/02/2007 01:14

  Para Mowei:
¡Muchas gracias! La verdad es que me animáis a escribir más artículos, que pelis malas/increíbles tengo bastantes... Ya veremos si puedo, manos!
Y... por supuesto que llevan monos de trabajo naranja! He aquí la prueba img131.exs.cx/img131/8470/conquestpotad0qy.jpg  
Los artículos originales que hice tenían fotos, pero como aún no puedo colgar no las he puesto  


EDITO: Os he encontrado algunas sorpresillas  


Si véis el discurso entero, notad cómo cambia de opinión al final e intenta conciliar. Se nota que lo reescribieron a última hora...


La calidad es pésima, pero tiene imágenes de todas.

Veces editado: 2
Última edición: 20/02/2007 01:36

-----------
The self-destruct system has been activated...
Space_Pirate Ridley
Lugar: las Profundidades de Zebes (vlc) · 7418 mensajes · Colección
#15  Enviado: 20/02/2007 01:25

  Para HanK_Burton:
Dios mío que grande, gracias por el texto

 
     

-----------
Pirata de Zebes: Sir Ridley, hemos capturado sus bases, ahora estamos abordando el transporte. | Samus: Tu eres R-Ridley? Y-yo soy Samus... T-tengo tres años... Ridley, no tengo miedo... todo saldrá bien... Aunque parezcas diferente... Somos amigos, no...? | Ridley: (Hmm, no podemos tener a una niña bonita rondando... Sencillamete no podemos!!!) LLEGÓ LA HORA DE QUE DESAPAREZCAS!! KYAAA!! --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Dixon: ¿Quién era, Finletter? | Wilbur F: Un pendón, señor | Dixon: ¡¿Un qué?! | Wilbur F: Una puta, una zorra, una mujer de mala vida [Attack of the Killer Tomatoes]
Este tema está inactivo y no se puede replicar más.
Página 1 - 1 2
Buscar en el foro: En foro: Tipo:
Contactar
Foro de Vandal Online