RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

Me sobran dos trazos

Eligiendo el nombre de tu próximo hijo.

Leo Carrascosa · 16:17 8/8/2011
Antes de nada, y para tranquilizarme a mí mismo también, os afirmo que aún no voy a ser padre. Sin embargo, una amiga va a serlo en menos de un mes y a lo largo de una cena que compartimos me estuvo comentando otra de las tantas curiosidades del país nipón.

Primero, como todos bien sabéis (y si no, pues ya os enteráis), el idioma japonés cuenta con tres tipos de escritura básica: hiragana y katakana (silabarios que siguen un patrón parecido al de nuestro alfabeto) y los kanjis. Estos kanjis son la escritura iconográfica (más concretamente sinogramas) y caballo a domar para aquellos occidentales dispuestos a estudiar japonés. Los kanjis aterrizaron en Japón debido a la influencia histórica de China en la región, que desde mi punto de vista podían haberse quedado en casa y tal…


Bueno, pues los Kanjis tienen diferentes tipos de lectura y significados. Así, por ejemplo dos kanjis con una lectura similar, se diferencian gracias al significado de cada uno. Dentro de estas lecturas se dividen además en la lectura japonesa y la lectura china, y no hay una regla de oro para saber cuándo se usa cada una, aunque por norma general la combinación de varios kanjis suelen utilizar la lectura china, aunque tampoco es una máxima.

Ya introducidos un poco en materia, ¿qué es lo que pasa cuando estás pensando en darle un nombre a tu hijo? Pues que ya no sólo debes escoger un nombre que te guste sino que además debes decidir que kanjis utilizar, e incluso formar tu propio nombre ideal. Un ejemplo improvisado que me hago en un momento: 火冬, Katou, (Fuego, Invierno); 化東 Katou (Transformar, Este). Como veis el significado cambia completamente, incluso aunque el nombre se pronuncie igual. Para muchos japoneses, la elección del nombre es todo un reto, ya que debes decidir el nombre y no realizar un sacrilegio con los kanjis. Además se prohíben la utilización de kanjis cuyo sonido resultante sea inmoral, así como la utilización de ciertos kanjis también considerados de mal gusto. Hace unos años se le prohibió a una pareja nombrar a su hijo Akuma (demonio). Con lo que bien que sentaría decir: "este es mi hijo el demonio. Y el pequeño es el bueno".

Vale, tenemos el nombre, sabemos la combinación de kanjis, pero… el número de trazos no es el adecuado. Cada kanji se escribe siguiendo un orden y número de trazos, y de hecho cuando empiezas a aprender a escribirlos se va cantando la lección mientras lo escribes. 冬 son cinco trazos, 東 son ocho trazos. Una vez elegido el nombre y los kanjis se ha de comprobar también que el número total de trazos, así como la combinación con el apellido de familia, sea adecuado. Ciertos Kanjis no funcionan bien unos con otros, si son un número específico de trazos puede ser mala suerte y vuelta a comenzar con la superstición japonesa provocada en mi opinión por su cultura politeísta.


Claro luego yo voy a las tiendas y veo muchísimos Tanaka (田中) o Yamamoto(山本), y pienso: "Claro, para que complicarse la vida". Aún así la gente joven es más dicha a pensar en nombres nuevos o combinaciones de kanjis más bonitas o inusuales.

Por último, los japoneses como casi buena parte de los países del mundo, tienen sólo un apellido. Normalmente la mujer coge el apellido del marido aunque se suelen dar excepciones. Por ejemplo, un matrimonio que sólo tiene dos hijas, si una de ellas se casa con un chico que tiene otros hermanos casados, es posible que ese chico adopte el apellido de la mujer para que el apellido de la familia de la esposa no se pierda. Sin embargo, el cambiar el apellido no es sólo una cuestión burocrática, ya que en teoría cuando una persona ha cambiado su apellido, también es como si cambiase de familia. Me explico, una vez esa persona muera, si ha cambiado su apellido se la incinerará y sus restos y lápida irán a parar al cementerio junto a la familia de su pareja. Es decir que a términos de post-vida, tu lugar corresponde con esa otra familia y no la tuya.


Así que lo mejor será, en el caso de que finalmente me case y tenga algún vástago, que le llame José con todas sus letritas normales y me deje de tonterías. Pero bueno, viendo también el caso fríamente, me voy a poner a hacer una lista con nombres que suenen bien pero cuyo significado en Kanji puede ser completamente ridículo, a ver qué opinan las autoridades niponas.

Nota: Para aquellos acérrimos seguidores (en relación a mi primera entrega de Conexión Japón) he vuelto a un Club Sega y me he puesto delante de una máquina de Tekken 6. Puedo decir que he limpiado mi nombre tras vencer a tres japoneses y perder el cuarto combate por 3 rounds a 2.