PEGI +12
PlayStation 3Compra Malicious PSN en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción / PS Network
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Alvion
Producción:
Distribución: PlayStation Network
Precio: 7,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Malicious PSN para PlayStation 3

ANÁLISIS

Impresiones de Malicious PSN para PlayStation 3

Leonardo Carrascosa · 21/12/2010
Probamos este original juego de acción japonés que pronto llegará a la PlayStation Network europea.

Es bien sabido por todos que una gran parte de los títulos del mercado japonés nunca llegan a traspasar las fronteras del país nipón. En muchas ocasiones el contenido está principalmente destinado a este público y las fronteras culturales impiden el éxito de éstos en países de occidente. Por otra parte, otra serie de juegos, que sí podrían funcionar en occidente, nunca ven la luz fuera de Japón quizás por miedo a escasas ventas o por las estimaciones de gastos e ingresos que puede suponer su distribución o doblaje. En cualquiera de los dos casos, es cierto que en el país del sol naciente existe un gran número de títulos desconocidos que pueden llamar la atención de más mercados y esperemos que durante los próximos años la distribución digital facilite la globalidad en el mercado nipón. Durante estos días, hemos probado el título desarrollado por Alvion denominado Malicious y que podría catalogarse dentro de este último grupo.

Malicious ha sido distribuido mediante Playstation Network en Japón y llama la atención por muchos aspectos, especialmente por el tipo de diseño y jugabilidad que ofrece y que supone algo parecido y a la vez distinto de los juegos de acción japoneses.

¿Existe Malicious?

El argumento de Malicious es bastante abstracto por lo que hemos podido ver. Los japoneses en ocasiones aportan una historia en cierto modo influenciada por su cultura y mitología y que el mercado occidental no alcanza a entender en su totalidad. Si a eso le añadimos su escritura basada en la significancia de los símbolos, el concepto del juego no puede ser más indefinido. Al parecer Malicious es algo así como la encarnación del odio, de las malas acciones, para aclararnos mejor podemos decir que es la encarnación del lado oscuro. Ante este hecho, una serie de profetas con poderes mágicos otorgan un poder especial a ciertas personas con el fin de luchar contra Malicious (o la maldad) pero llegado el momento alguna de esas personas a las que cedieron esos poderes, han olvidado su cometido y ahora se niegan a devolver su preciado don.

Ante un reino (cuyo nombre no parece nombrarse) devastado por malvados dirigentes y donde las malas acciones están a la orden del día, al parecer la esencia de Malicious no para de alimentarse, hipotéticamente hablando claro. El grupo de profetas, viendo la necesidad de un héroe han creado un cuerpo a través de una especie de códigos matemáticos mágicos y han introducido nuestra alma en él. Para ayudarnos en nuestra épica aventura nos han proporcionado lo que se ha denominado un manto o capa de cenizas. Esta capa es la única arma que poseemos y parece que tiene vida propia. Podrá cambiar de forma (como si fuese un cambio de arma), además de permitirnos volar y planear por los diferentes campos de batalla. Por lo tanto, con nuestro manto y nuestro cuerpo místico, deberemos hacer frente a Malicious, es decir a la maldad, encarnado en cinco diferentes enemigos en cada una de las fases.

Jugabilidad

Lo primero que llama la atención en el título de Alvion es que no hay tiempo para las palabras. Una vez hemos oído la historia de boca de los profetas apareceremos en una especie de limbo. En este escenario podremos hablar con uno de nuestros creadores si deseamos interesarnos un poco por la situación o los diferentes enemigos. Al mismo tiempo veremos cinco lugares a modo de pequeñas señalizaciones donde podremos empezar cada una de las fases. Una de las curiosidades que aporta es que no hay un orden establecido para realizar cada una de estas pantallas, sino que podremos elegir cualquiera de las cinco en el orden que deseemos, aunque hay algunos "peros" que luego comentaremos.