Xbox 360Compra The Dishwasher: Vampire Smile XBLA en FNAC
Lanzamiento: · Género: Xbox Live Arcade / Acción
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Ska Studios
Producción:
Distribución: Xbox Live
Precio: 800 puntos
Jugadores: 1-2
Textos: Español
COMUNIDAD

PUNTÚA:
The Dishwasher: Vampire Smile XBLA para Xbox 360

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de The Dishwasher: Vampire Smile XBLA para Xbox 360

Daniel Escandell · 6/4/2011
Una estética muy marcada y un ritmo endiablado son las cartas de presentación de este juego lleno de acción.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
8
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Xbox 360.

En 2009 se lanzó un juego de acción muy original en Xbox Live Arcade, The Dishwasher: Dead Samurai, un juego que llamó la atención por su aspecto visual y por su curioso título. Ahora, dos años más tarde, nos llega su segunda parte, The Dishwasher: Vampire Smile, que sigue fielmente el camino marcado por su predecesor, pero que nos pone principalmente en el papel de Yuki, la hermana de El Lavaplatos.

Nunca te fíes de la sonrisa de un vampiro.
Compartir
HD

La narración puede ser confusa en el juego, y lo cierto es que aunque la historia es interesante, puede costar seguir el hilo al principio. La presentación de los hechos se desarrolla con una marcada estética cómic con viñetas y bocadillos a toda pantalla (y una muy correcta traducción al castellano que, sin embargo, tiene algún que otro momento díscolo), que se combina con lo que nos parecerán en un primer momento cambios entre diferentes planos de realidad. La verdad es que el prólogo del juego lanza un montón de interrogantes, lo que unido a la combinación de fragmentos de historia jugables con música muy rockera (y de grandísima calidad) pueden dejarte un poco descolocado.

Pero no pasa nada: lo que engancha en el primer contacto es el sistema de combate rápido y directo junto a la agresiva estética llena de filtros de imagen, tonos muy peculiares que lo cubren todo, explosiones, cortes, y sangre que salpica hasta la pantalla. El juego es increíblemente violento, pero su estética de juego le resta crudeza. Eso sí, la sangre brota a borbotones en cualquier momento, lo que unido a su dificultad y narrativa no tan simple como uno podría esperar en un primer momento lo hacen en realidad poco recomendable para los pequeños de la casa.

La dificultad, de hecho, era uno de los signos de identidad de su primera parte, y repite en esta entrega, aunque tenemos la sensación de que resulta algo más equilibrado en su curva. Con todo, incluso en el modo fácil es posible que algunos jugadores encuentren dificultades, pero se compensa con un atractivo sistema de combates que hacen que lo repetitivo de su estructura y diseño de niveles sea un mal menor.

La duración del juego, con todo, es bastante destacable para un juego de este género, ya que cuenta con dos campañas una vez hemos superado el prólogo, en función de si escogemos jugar con Yuki o con el hermano. En este segundo caso, el juego es una continuación directa de los hechos de la primera parte, mientras que con Yuki nos encontramos con una historia nueva, aunque con fuertes puntos de vinculación con ambas.

En cualquiera de los dos casos nos encontramos con ese sistema de combates adictivo y eficiente que le caracteriza, aunque no hay en realidad muchas diferencias entre un personaje y otro a nivel de control y jugabilidad, por lo que aunque la duración es destacable no se aporta variedad esencial a las campañas. El sistema de combates nos invita a practicar combos y técnicas evasivas para sumar más puntuación pero, sobre todo, porque ir a lo bruto no da resultados muy positivos en cuanto hemos avanzado un poco, lo que hace que tengamos que jugar con técnicas llenas de estilo por una simple cuestión de supervivencia y lograr progresar en el juego.

Las técnicas de evasión, además, son muy importantes, porque si esquivamos con acierto un ataque podemos lograr que ese enemigo dañe a uno de sus compinches. De esta manera, si uno nos dispara y utilizamos las técnicas evasivas (moviendo la palanca derecha) una bala perdida puede cargarse a uno de nuestros enemigos, lo que es muy gratificante, a la par que efectivo. Además, dota de gran importancia a esa técnica, sobre todo en el nivel de dificultad superior, donde el dominio total de la estrategia es imprescindible para lograr superar las oleadas enemigas. Eso por no hablar del ritmo endiablado que inyecta a la acción, claro.