PEGI +12
Xbox 360Compra Star Ocean: The Last Hope en FNAC
Lanzamiento: · Género: Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Tri-Ace
Producción:
Distribución: Koch Media
Precio: 59.95 €
Jugadores: 1
Formato: 1 DVD
Textos: Español
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Star Ocean: The Last Hope para Xbox 360

#301 en el ranking de Xbox 360.
#1841 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Star Ocean: The Last Hope para Xbox 360

Daniel Escandell · 12/6/2009
La historia de cómo empezó todo no resulta tan sólida como esperábamos, pero sí lo es en el campo jugable.
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
8
TOTAL
8
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Versión Xbox 360.

La ciencia-ficción y el rol tradicional japonés vuelven a darse la mano con la nueva entrega de la serie Star Ocean, que visita en esta ocasión la consola de Microsoft, lo que representa un importante recorrido por múltiples sistemas y marcas desde que nació en Super Famicom con una entrega que nunca llegó a Europa, hasta su remake para PSP. Tras un tiempo en las consolas Sony, la saga estrena ahora su cuarto capítulo en Xbox 360 con The Last Hope, tras una tercera entrega que pudimos disfrutar hace unos años en PlayStation 2. No se sigue la historia de esa entrega, sino que vamos atrás en el tiempo para situarnos al principio de su línea temporal, y explorar los orígenes de la épica saga espacial.

La lucha contra un bicho en este juego de rol.
Compartir
HD

Sin embargo, el jugador debe tener en cuenta desde un primer momento que en esta ocasión no se ha conseguido firmar un guión tan sólido como en las anteriores entregas, sobre todo en comparación con algunos otros títulos que están llegando también al mercado en este momento, o con algunos de los importantes representantes del rol nipón que ya se pueden encontrar en Xbox 360. Los tópicos resultan demasiado evidentes, y los personajes no lo compensan precisamente con su carisma y magnetismo personal; lo que sí ayuda a hacernos olvidar esos elementos (en algo tan importante en el género como es la historia y la narrativa) son los elementos jugables.

La historia nos lleva, como decíamos, muy atrás en el tiempo en la cronología de la serie, hasta la segunda mitad del siglo XXI, un momento en el que la humanidad logra aniquilarse casi por completo en pleno holocausto nuclear. Los pocos supervivientes deben dejar atrás la Tierra, completamente devastada, y buscar un nuevo hogar en las estrellas. Encarnaremos a Edge Maverick, en misión de exploración de la galaxia a la búsqueda del planeta que deberá convertirse en el nuevo asentamiento de la humanidad, pero que se ve atrapado en una batalla por el destino mismo de toda la galaxia cuando se encuentra con una fuerza hasta ahora desconocida que amenaza a toda forma de vida.

Por suerte, Edge no estará solo en esta aventura, y contará con un equipo de amigos que le ayudarán a afrontar su destino al tiempo que se liberan sus poderes interiores y progresan a lo largo de la historia, que nos reserva un par de sorpresas aquí y allá. Bueno, es un decir, porque lo cierto es que los giros del guión se ven venir sin problemas, aunque suponemos que todavía funcionarán con el público que no esté tan resabiado. Otro inconveniente es que la historia no se ve salpicada con elementos humorísticos ligeros, lo que estaría bien, sino que intenta mantenerse seria y resulta humorística en varias ocasiones, tanto por situaciones insostenibles como por diálogos de brutal inconsistencia, aun cuando se le dedican muchos minutos a su narración a través de escenas de vídeo.

En cualquier caso, lo cierto es que los más apasionados de la animación y de la ciencia-ficción sabrán perdonar los clichés continuos extraídos de ambos mundos y los personajes planos. El chico protagonista, por ejemplo, es un buenazo, sin paliativos, confiado, idealista, y que, por supuesto, resulta engañado por su visión tan cándida del mundo (en un giro del guión), y más o menos se puede establecer la misma categorización con el resto del elenco protagonista, cada uno con un rol tan canónico como inamovible hasta que, de repente, sucede algo (tanto por estar designado, como por elección nuestra) y sí hay un cambio, pero no siempre funciona, y se ve venir. Eso sí, hay que tener presente que hay varios finales disponibles, en función de qué elecciones hayamos tomado en esos momentos, lo que potenciará el interés por la misma, así como la rejugabilidad.