PEGI +18
Xbox 360Compra Fist of The North Star: Ken's Rage 2 en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: PS3
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Tecmo Koei
Producción:
Distribución: Koch Media
Precio: 59,95 €
Jugadores: 1
Formato: DVD
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Fist of The North Star: Ken's Rage 2 para Xbox 360

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Fist of The North Star: Ken's Rage 2 para Xbox 360

Jorge Cano · 6/2/2013
Tecmo Koei celebra el 30 aniversario de El puño de la estrella del norte con un nuevo “yo contra el barrio” solo recomendable para los fans del manga y los musou.
GRÁFICOS
5
SONIDO
6
TOTAL
5.8
DIVERSIÓN
5.5
JUGABILIDAD
6.5
Versión Xbox 360. También disponible en PlayStation 3.


Según derrotamos enemigos recibimos aura, una especie de energía que carga las reservas para poder hacer ataques especiales. A lo largo de la aventura aprendemos nuevos movimientos especiales, podemos elegirlos durante el combate pulsando en la cruceta digital, y cada uno consume más o menos aura, dependiendo de su poder. También realizamos provocaciones, consiguiendo que los enemigos se acerquen a ti, lo que viene muy bien para tener el mayor número posible juntos y así realizar un golpe especial. A veces también cogemos elementos del escenario que podemos lanzar, y en algunos momentos nos montamos en vehículos, con los que atropellamos a los enemigos.

Hay un ligero y pequeño toque rolero, y los personajes cuentan con cinco parámetros: vida, aura, ataque, defensa y técnica. Dependiendo de cómo derrotemos a los enemigos, recibimos puntos de experiencia, que suben de nivel automáticamente estos cinco parámetros. En los cofres repartidos por los escenarios obtenemos a veces pergaminos, una serie de ayudas que podemos equipar. Pueden tener hasta tres parámetros de cinco tipos –salud, fuerza, defensa, aura, técnica especial- y diferente nivel, pudiendo equipar un máximo de cinco pergaminos. Hay un pequeño toque estratégico en esto, ya que dependiendo de cómo los equipes, si se alinean varios parámetros del mismo tipo verticalmente, se pueden crear nexos, obteniendo bonificaciones.

Según vayamos avanzando capítulos en el modo Legend, desbloquearemos personajes para el Dream Mode. Es aquí donde el juego se toma más libertades respecto al manga, y nos pone en la piel de diferentes personajes, más de 20, como Toki, Raoh, Rei, Shin, Sauza, Jagi, Mamiya y un largo etcétera, mostrándonos su personal visión de ciertos momentos de la historia, o contándonos nuevos acontecimientos. Si en el modo Legend podríamos decir que estamos ante un "yo contra el barrio" clásico, en niveles lineales y pasilleros, el modo Dream es mucho más similar a cualquier otro musou, con un mapa abierto en el que tenemos que ir conquistando diferentes bases. Tenemos tanto misiones con historia, como otras sin ella en el Free Mode, pero todas tienen la misma estructura de conquista de bases.

Una de las novedades más interesantes son los modos online. Podemos jugar a través de internet en cooperativo junto a otro jugador misiones del modo Dreams, o bien de manera local desde la misma consola, a pantalla partida. También hay partidas por equipos, con hasta 8 jugadores, en las que dos bandos compiten cumpliendo una serie de objetivos, alzándose con la victoria el que más puntos haya sumado al final de la misión.

Técnicamente ya podéis imaginar más o menos lo que os espera, decenas de enemigos clónicos y poco detallados, texturas pobres, y escenarios vacíos y sin apenas elementos, aunque nos dejan destruir a golpes algunos objetos. A diferencia de los Dynasty Warriors, aquí nos movemos por localizaciones bastante reducidas y estrechas, y además cromáticamente muy monótonas, con colores grises y apagados propios de un mundo postapocalíptico. Las animaciones tampoco destacan, y las cinemáticas, donde podrían haberse lucido un poco más, son más que discretas. También decepciona en cuanto a la manera de representar la violencia tan característica del manga y el anime, y las "explosiones" de los enemigos no están bien resueltas, son un poco cutres.

En el apartado sonoro encontramos melodías rockeras muy ochenteras e igual de repetitivas que la propia jugabilidad, y llega solo con voces en japonés, lo que seguro agrada a los amantes del manga y el anime. No tanto el hecho de que viene con subtítulos en inglés, a diferencia de la primera entrega que lo hizo con textos en castellano, una buena costumbre que ha perdido Tecmo Koei en los últimos tiempos.

Un mediocre "yo contra el barrio"

Fist of The North Star: Ken's Rage es un juego discreto en todos y cada uno de sus apartados, pero su mayor pecado es sin duda que es muy repetitivo, y por tanto, aburrido y un poco pesado, a no ser que seas un gran apasionado del género. Es mejor que la anterior entrega sí, pero también dos años más viejo, y se le ven todavía más las costuras. Si eres muy fan del manga original y del género de los musou o beat 'em up, sí que es bastante recomendable, si solo cumples uno de los dos requisitos, es mejor como homenaje a la obra de Tetsuo Hara que como "yo contra el barrio", en lo que no sobresale para nada, habiendo realizado Tecmo Koei y más concretamente Omega Force juegos mucho mejores. Si El puño de la estrella del norte no te apasiona y eso de luchar contra centenas de enemigos clónicos durante horas no te termina de convencer, mejor no te molestes ni en probarlo.

Metacritic

Últimos análisis Xbox 360

Análisis
2014-11-28 09:38:00
Telltale demuestra que puede adaptarse a cualquier universo con soltura, atrapando con su narrativa hasta a aquellos que no conocen la saga de 2K.
Análisis
2014-11-20 19:36:00
A Batman le sienta muy bien celebrar 75 años saliendo de su ciudad y en compañía multitudinaria.
Análisis
2014-11-18 18:00:00
Aun con sus errores, este ‘spin-off’ divierte y entretiene, gracias en gran parte, a una historia muy bien llevada.
Análisis
2014-11-13 14:55:00
Nos metemos en la piel de un templario en esta entretenida aventura que mantiene todo lo bueno de Black Flag y le añade algunas novedades interesantes, aunque poco relevantes.