Xbox 360Compra Dead Rising 2: Case West XBLA en FNAC
Lanzamiento: · Género: Xbox Live Arcade / Acción
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Capcom
Producción:
Distribución: Xbox Live
Precio: 800 puntos
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Dead Rising 2: Case West XBLA para Xbox 360

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Dead Rising 2: Case West XBLA para Xbox 360

Chuck y Frank se unen para adentrarse en la factoría de Phenotrans en busca del secreto de los zombis en este capitulo que completa Dead Rising 2.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
7
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Xbox 360.

Chuck Greene, el padre ejemplar que luchaba por salvar a su adorable hija, acaba siendo el principal sospechoso de introducir una vacuna mutante que esta transformando en zombi a toda la población de Fortune City. A su rescate, bueno mejor al rescate de Rebecca Chang, otra reportera, acude Frank West, el intrépido fotógrafo protagonista de la primera parte en el centro comercial de Willamette, que cree la versión de Chuck, más que nada porque tiene infiltrados que afirman conocer la verdad sobre la fabrica de Phenotrans, la empresa farmacéutica, y sobre Zombrex, el polémico medicamento.

Tráiler de lanzamiento del epílogo de Dead Rising 2.
Compartir
HD

Frank y Chuck, los protagonistas de las dos entregas de Dead Rising se encuentran así por fin en este capítulo, exclusivo para Xbox 360 y que aunque se puede adquirir de forma totalmente independiente del juego principal, no tiene ningún sentido sin conocer la historia de éste. Por 800 Microsoft Points y una descarga de más de 1 GB tendremos acceso a una pequeña continuación de la historia que aunque nos va a dar alguna pista más, deja la solución final para una más que segura y esperada tercera parte.

La mini historia del capítulo está dividida en 8 casos que transcurren en 2 días, de los cuales unos son misiones en sí, mientras que otros son meras esperas dedicadas principalmente a investigar armas y matar cuantos más zombis mejor, manteniéndose todas las características de la saga. Control de tiempo, masacres gratuitas y continuas, armas variadas y simplicidad en las misiones que simplemente consisten en ir de un sitio a otro eliminando cuantos más bichos mejor.

Phenotrans, el origen de los problemas

Como comentábamos en la introducción toda la acción se va a desarrollar dentro del complejo de la farmacéutica Phenotrans de las cuales poseeremos un detallado mapa gracias a los contactos de Chuck. Estamos por tanto ante un escenario cerrado de un tamaño medio, con varias dependencias, despachos, y espacios diáfanos donde se amontonarán los zombis, ya que como nos daremos cuenta nada más llegar a la fábrica el experimento se ha descontrolado encontrándonos multitud de mutantes por todas partes.

También nos daremos cuenta enseguida que estas instalaciones aun en el caos reinante están fuertemente protegidas, lo que por cierto parece indicar que tienen mucho que esconder, por decenas de guardias de seguridad, controladores e incluso guardias biológicos completamente equipados y armados con rifles de asalto, escopetas y pistolas que no dudarán en usar si nos ven. Es evidente que en este tipo de juegos la infiltración no existe por lo que la solución es ir bien armado con armas convencionales para esos tiroteos convirtiéndose por momentos el juego en un shooter en tercera persona, no muy real eso sí ya que nuestro nivel de vida nos permite sobrevivir a bastantes disparos antes de acabar con los guardias a ladrillazos, por ejemplo.

Las armas y los supervivientes

La variedad de las armas ha sido una de las grandes bazas de la saga, y así se mantiene en este capitulo extra. Cualquier objeto que encontremos por la fábrica, ladrillos, mazas, teclados de ordenador, pantallas, sillas y un largo etc se puede convertir en un arma que causará un daño variable y un determinado y generalmente escaso número de usos. Mención aparte merecen los pocos pero valiosos vehículos como carretillas que también encontraremos por los almacenes y que se convierten en armas ideales para despejar las zonas más concurridas.