PEGI +12
WiiCompra Xenoblade Chronicles en FNAC
Lanzamiento: · Género: Rol
También en: 3DS
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Monolith Soft
Producción:
Distribución: Nintendo
Precio: 50,95 €
Jugadores: 1
Formato: DVD
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Xenoblade Chronicles para Wii

#12 en el ranking de Wii.
#53 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Xenoblade Chronicles para Wii

Daniel Escandell · 23/8/2011
Un mundo gigante construido sobre los cuerpos muertos de dos dioses colosales. El mejor rol japonés en años por fin ha llegado a Europa.
GRÁFICOS
9.6
SONIDO
9.9
TOTAL
9.9
DIVERSIÓN
10
JUGABILIDAD
10
Versión Wii. También disponible en Nintendo 3DS.


En el campo técnico, hemos hablado anteriormente de que se hacen algunos sacrificios (determinadas texturas, por ejemplo) para obtener un mundo enorme con un gran alcance en su horizonte de dibujado. Es así, y lo que se pierde bien compensa las ganancias. Con este objetivo en mente, es bien probable que no se pueda exprimir más la potencia de Wii y que, aunque se puede conseguir algo más barroco en entornos cerrados, en un mundo abierto, amplio y vasto como este se haya tocado techo. Esto es importante, pero lo es más el tener en cuenta que hay pocos juegos que puedan medirse en estos términos con Xenoblade Chronicles, en cualquier sistema.

Los peligros insondables que amenazan a este mundo.
Compartir
HD

Solo los juegos masivos en línea con los mundos más grandes pueden compararse, e incluso entonces muchas veces fallan pues no consiguen la sensación de ofrecer un mundo realmente continuado. Ingenio y técnica se han unido para explotar al máximo a la modesta Wii ofreciendo un mundo que, además, es bello. Hay belleza en el diseño de personajes, en la naturaleza de los entornos, en la vida que llena Bionis. Y cuando cambiamos de tercio y cambia el estilo, sigue buscando una estética en la que la belleza sigue presente; da igual que pasemos de la naturaleza salvaje a un mundo de ciencia-ficción; todo funciona en perfecta simbiosis.

La música, por su parte, es soberbia. La banda sonora se compone por más de 90 canciones que combinan todo tipo de atmósferas, desde el misticismo hasta la tensión, y para ello han contado con múltiples compositores de reputada tradición. Entre ellos (Yasunori Mitsuda, Yoko Shimomura, Manami Kiyota) no hay apenas gran saga de rol en la que no hayan dejado su firma. Su trabajo es muy diferente, y eso se nota en la variedad de las composiciones, pero también en cómo cada una se amolda perfectamente a cada momento del juego, destacando sobre todo las secuencias, por supuesto, pero también las melodías ambientales. Las voces, en inglés, son muy buenas, pero todo el que lo prefiera puede apostar por las voces japonesas originales y seguir con los subtítulos en perfecto castellano que nos acompañan en todo momento.

Conclusiones

Con toda la potencia de la que es capaz de dar Wii se compone un mundo grande, enorme, que alberga una epopeya fantástica en la que los combates y los cientos de misiones a realizar nos darán una cantidad de horas de juego de la que cada vez menos juegos de rol pueden presumir. Y lo mejor es que lo hace siendo divertido en todo momento, pues su sistema de lucha es tan profundo como dinámico, de manera que cada combate es diferente. Debemos adaptarnos para sobrevivir, usar a los mejores miembros del equipo en cada ocasión y recorrer hasta el último centímetro de un mundo en el que dos fuerzas opuestas deben llegar a su destino último. Xenoblade Chronicles puede presumir de ofrecer una profundidad sin parangón en todos sus aspectos, da igual que sea la gestión de personajes, la de objetos, o la lucha. Hay tantas cosas por hacer que es incluso difícil que un usuario pueda llegar a ver realmente todo lo que se esconde en esta aventura. Es rol japonés en su máxima expresión, ofreciendo un nivel de calidad que hacía mucho que no veíamos. Es, quizás, el mejor juego de rol japonés de los últimos años y, desde luego, el mejor de esta generación: no hay rival en ninguna consola que pueda ofrecer una calidad y una profundidad como la que hay en esta apabullante producción.