PEGI +12
WiiCompra Tales of Symphonia: Dawn of the New World en FNAC
Lanzamiento: · Género: Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Namco Bandai
Producción:
Distribución: Namco Bandai Partners
Precio: 44.95 €
Jugadores: 1-4
Formato: 1 DVD
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Tales of Symphonia: Dawn of the New World para Wii

#86 en el ranking de Wii.
#1345 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Tales of Symphonia: Dawn of the New World para Wii

Macarena Mey · 9/11/2009
Vuelve a recorrer el mundo que ya visitaste con viejos conocidos y algunos cambios.
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
TOTAL
8.3
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8.3
Versión Wii.

Hace ya unos añitos, en 2004, salió en nuestro país un interesante RPG para GameCube. El juego fue el primer juego de la serie Tales of en llegar a Europa (el Tales of Phantasia de GBA salió tiempo después) y fue un éxito de ventas, facilitando que a partir de ese momento llegasen otros juegos de la saga que han ido saliendo al viejo continente. El primer Tales of Symphonia presentaba una historia interesante con personajes entrañables (quizás algo clichés, como pasa en la mayoría de los RPGs japoneses) y un sistema de combate ágil y divertido para hasta cuatro jugadores. Ahora, y con más de un año de retraso respecto a su salida en Japón y Estados Unidos, nos llega su continuación, que mejora en muchos aspectos a costa de sacrificar otros.

La escena que abre el juego en el que seguirá la aventura nacida en GameCube.
Compartir
HD

La historia no termina con The end

El juego nos sitúa 2 años después de lo sucedido en el primer Tales of Symphoniacon los dos mundos ya unidos y con una serie de desastres naturales ocurriendo por todas partes. El protagonista es Emil, un joven inseguro que ha perdido a sus padres en un ataque sufrido a su ciudad, Palmacosta, a manos de Lloyd, uno de los héroes de la regeneración del mundo. Tras su muerte, es mandado a vivir a casa de sus tíos en Luin, pero las cosas no resultan fáciles, pues todo el mundo le odia, ya que desde que él llegó, han comenzado a ocurrir cosas malas en la ciudad, y todos creen que es por la mala suerte del joven. Además, por si sus problemas fueran pocos, Emil comienza a oír un aullido que le atrae de cierta forma, pero no se atreve a ir tras él, pues en el fondo es algo cobarde. En ese momento conoce a Ritcher, un guerrero bien parecido y con una gran seguridad en sí mismo que consigue darle algo de valor, por lo que decide ir a ver que es ese aullido. Al llegar a la zona de sonido, se encuentra con una joven, Marta, con la que acabará comenzando un emocionante viaje para despertar a Ratatosk.

Ratatosk es el rey de los monstruos, los animales salvajes que campan por el mundo, y además es el encargado de regular el flujo de mana. Marta quiere despertarle porque desde que se unieron los dos mundos, la magia se está descontrolando, y comienzan a pasar todo tipo de catástrofes naturales. Por ello deben despertar a los centuriones, unas criaturas que están al servicio de Ratatosk, para así conseguir que él gane poder y pueda poner orden en el mundo. Pero no será tarea fácil, pues hay otros interesados en el poder de Ratatosk, como Vanguard, un grupo que quiere la supremacía de Sylvarant o el mismo Lloyd, cuyas intenciones son un verdadero misterio.

La historia del juego es bastante interesante y no tarda en arrancar, aunque quizás a mitad del juego pierde un poco de fuelle volviéndose algo previsible. Afortunadamente pasado ese punto mejora, haciendo que sigamos jugando para ver que ocurre a continuación. En esta ocasión la historia es mucho más lineal que en la primera parte, teniendo una única trama principal que además es más corta que en el otro (pasarnos el juego sin entretenernos en misiones secundarias nos llevará unas 30 horas) y muchísimo más cinemática. En este sentido, cada poco tiempo tendremos escenas realizadas con el motor del juego (y muy bien hechas, por cierto) que nos irán narrando el argumento del juego y las relaciones entre los personajes). Quizás se abuse demasiado de esto, llegando a cortarnos demasiado, pero esto en realidad es más un problema habitual del género.