WiiCompra Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a Darklord WiiW  en FNAC
Lanzamiento: · Género: Consola Virtual / Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Square Enix
Producción:
Precio: 1.000 puntos
Formato: WiiWare
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a Darklord WiiW para Wii

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a Darklord WiiW para Wii

Daniel Escandell · 3/8/2009
Defiende tu torre de estos héroes decididos a robar tu cristal mágico en un interesante giro al género.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
8.5
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Wii.

Posiblemente uno de los títulos más destacados del estreno de WiiWare fue Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King, un juego de estrategia bastante peculiar en el que gestionar una ciudad para que los héroes de la misma vayan a explorar las mazmorras de la zona. Ahora es el momento de no ser un rey bondadoso, sino todo un señor oscuro, que es precisamente lo que nos quiere proponer My Life as a Dark Lord, que llega un año más tarde.

Tu vida como un Señor de la Oscuridad.
Compartir
HD

Se trata de una nueva apuesta poco convencional en el que se da un giro al cada vez más en alza subgénero de la defensa con torres, al tiempo que nos pone en el papel de los malos, que es algo que siempre cierto punto atractivo. No es la primera vez que Square Enix intenta hacer algo diferente con esto de las torres, pues Crystal Defenders también aporta ideas frescas, pero es éste un proyecto mucho más ambicioso en el que construiremos trampas e invocaremos a monstruos y criaturas para impedir que los aventureros heroicos lleguen hasta nuestro cristal oscuro, en una apuesta única en el panorama de WiiWare, y posiblemente en el resto de sistemas.

Lo primero que tenemos que tener claro es que esto no pretende ser un juego de defensa con torres al uso, como sucede con grandes exponentes del género como Fieldrunners o el propio Crystal Defenders, sino que la cosa va un poco por otros derroteros. Y es que, de hecho, estamos dentro de la torre, y la acción se desarrolla verticalmente y de manera lineal, por lo que se aleja al instante de la clásica vista cenital y la construcción de torres construyendo un caminito para forzar el paso por zonas concretas a los enemigos. Del mismo modo, aquí ni se venden ni se quitan unidades, por lo que lo hecho, hecho estará. Y luego están los elementos propios del género: cada criatura o posición que coloquemos consume energía negativa (recursos) que acumulamos derrotando enemigos.

http://www.vandal.net/media/10371/2009325193638_1.jpg

La torre es móvil, o, cuando menos, no se sabe estar quieta, pues va viajando por todo el domino de nuestra querida Señora Oscura (sí, es una malvada señorita), y ese desplazamiento tiene implicaciones importantes, pues nos abre las puertas a aventuras secundarias en las que acumularemos más energía negativa y, de paso, conseguiremos objetos y recursos de gran interés. Por supuesto, poco a poco se va construyendo la defensa de la torre, empezando desde la nada, pues ni enemigos ni obstáculos se interpondrán entre los aventureros y su objetivo. Para impedir su avance, debemos construir plantas y en ellas colocar a nuestros monstruitos, quienes les atacarán en cuanto estén en su rango. Además, en el propio terreno hay elementos defensivos y ofensivos, por lo que hay que ir desbloqueando tanto nuevos tipos de monstruos como de suelos.

Metacritic

Últimos análisis

Análisis
2014-10-14 06:17:00
Shinji Mikami vuelve en plena forma con un ‘survival horror’ que retoma el género desde donde lo dejó Resident Evil 4.
Análisis
2014-10-13 14:07:00
Borderlands regresa con más de lo mismo, pero no mejor.
Análisis
2014-10-13 10:56:00
La famosa saga de conducción de Gameloft para iOS y Android se permite el lujo de experimentar con el género arcade y runner con una entrega brillante en lo visual pero que no termina de cuajar en mecánica o control.
Análisis
2014-10-11 17:57:00
Team Dakota nos ofrece una plataforma de creación, perfecta para los que sólo quieren jugar, y algo más exigente para los que también buscan crear.