PEGI +3
WiiCompra FAST - Racing League WiiW en FNAC
Lanzamiento: · Género: Velocidad
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Shin'en
Producción:
Distribución: WiiWare
Precio: 1.000 puntos
Jugadores: 1-4
Formato: WiiWare
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
FAST - Racing League WiiW para Wii

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de FAST - Racing League WiiW para Wii

La polarización llega a las carreras futurísticas.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
8
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Wii.

La empresa Shin’en Multimedia, desarrolladora de herramientas de sonido y juegos para las plataformas de Nintendo, lleva haciendo las delicias de los fans de la compañía japonesa mucho tiempo, gracias a varios títulos de buena calidad y factura técnica, como puede ser la serie Nanostray (NDS), Art of Balance (Wiiware) o Jett Rocket (Wiiware). Su última propuesta ha tenido en vilo a los foros de medio mundo, ya que las características de FAST Racing League no podían ser más prometedores. Ahora tenemos en nuestras consolas este juego arcade, llamado por algunos "el F-Zero de Wii", título que no le sienta mal ya que estamos ante una propuesta claramente basada en los clásicos de Nintendo, pero con variaciones suficientes en el sistema de juego como para que podamos considerarlo con carácter propio.

Velocidad futurista y extrema para Wii.
Compartir
HD

Habilidad y precisión por encima de velocidad

FAST Racing League es un juego de carreras donde el usuario controla naves futuristas que se deslizan sobre circuitos sinuosos, donde la pista gira en todos los sentidos y direcciones posibles, incluso en pleno salto si lo consideran necesario. Salirse de ella resulta muy fácil ya sea porque no hay barreras que lo impidan o que no acertemos a aterrizar sobre asfalto, a lo que se añade multitud de obstáculos móviles con los que la colisión resulta desastrosa (nuestra nave explota y sale despedida de modo espectacular, pero perdiendo mucho tiempo) y una serie de saltos y aceleradores que pueden ser de color blanco o negro, color que debe adoptar la nave del jugador si quiere aprovechar el impulso de estos. Estas últimas características, sumado a la presencia de cargas de energía que hay que recoger para así obtener potencia de cambio de color y turbo, hacen que la estrategia de juego se centre mucho más conducir nuestra nave sin colisionar o caerse al vacío a la vez que tratando de obtener el máximo número de cargas de energía, y relegando a segundo plano la competición contra los rivales, cuyas colisiones apenas afectan a nuestra nave.

Así pues, es necesario aprenderse los circuitos para tener éxito, y saber aplicar una estrategia adecuada que mantenga un buen equilibrio entre correr de modo seguro, obtener cargas de energía y aplicar su uso en los lugares ideales, pues tanto puede ser útil para tomar un atajo o camino alternativo, como para no caer al vacío. Esto último tiene la pega de que en algunos tramos donde es obligado tomar un salto o aceleración bipolar, siendo necesario un color que puede ser el que no tengamos, y a su vez tampoco dispongamos de energía para cambiar de color, caeremos irremediablemente al vació.

Domina la sensibilidad y apréndete los circuitos

FAST Racing League se controla con el mando de Wii en horizontal. Con el botón 1, aceleramos, pulsando arriba en el pad digital cambiamos el color de nuestra nave, mientras que pulsando abajo activamos el turbo. Para girar, tendremos que inclinar a los lados el mando, siendo perfectamente compatible con los volantes que hay disponibles para la consola. Seguramente a quien no les guste demasiado andar girando el mando no querrá ni pensárselo, más teniendo en cuenta que el control es muy, pero que muy sensible, tanto que apenas hay que moverlo para virar al máximo, lo que requiere de un periodo de adaptación bastante costoso. Afortunadamente se puede jugar conectando el Nunchuk o con el mando clásico, haciendo que el juego sea mucho más accesible que con el control por movimiento, aunque también es cierto que una vez acostumbrados, la sensación de inmersión es mayor.

Metacritic