PEGI +3
WiiCompra Boom Street en FNAC
Lanzamiento: · Género: Otros
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Armor Project
Producción:
Distribución: Nintendo
Precio: 50,95 €
Jugadores: 1-4
Formato: DVD
Textos: Español
Voces: -
Online: hasta 4 jugadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Boom Street para Wii

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Boom Street para Wii

Jorge Cano · 26/12/2011
Un curioso y entretenido juego de tablero que llega por primera vez a Occidente en el que tenemos que enriquecernos especulando y esquilmando a nuestros rivales.
GRÁFICOS
6.5
SONIDO
6.5
TOTAL
7
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
8
Versión Wii.


En las casillas de palos no solo recogemos el correspondiente símbolo, sino que si caemos en una de ellas entraremos en el panel de las cartas sorpresa, y tendremos que destapar una. Además de poder ir trazando líneas que nos dan bonificaciones, cada vez que destapamos una de estas cartas los efectos son inesperados, existiendo un montón, y que a veces nos pueden beneficiar regalándonos dinero o mejorando el valor de los locales, o bien todo lo contrario, siendo una lotería contra la que nada podemos hacer. Hay muchas más casillas, por ejemplo de dado en las que tiramos otra vez, tuberías o cañones que nos permiten llegar a otros lugares del tablero, de descanso donde los locales cierran hasta tu próximo turno, o el bróker donde comprar acciones.

Esta es la principal diferencia entre jugar con las reglas fáciles o normales, y añade un grado de complejidad y profundidad a las partidas muy interesante, no obstante ha acompañado a la saga desde sus inicios, algo que lo diferencia de un Monopoly, y por tanto recomendamos siempre jugar de esta manera. En el banco o en la casilla de bróker podemos comprar acciones que pertenecen a unos de los distritos. Al ir avanzando la partida los valores de las acciones fluctúan, y cuanto mayor sea el valor de las acciones mayor será el de tus bienes. El precio de las acciones de un distrito crece de acuerdo con el valor conjunto de los locales que lo conforman, así que aquí entra el gran componente estratégico. Intentando comprar acciones baratas, si tenemos pensando invertir fuerte en locales de ese distrito, o si tenemos la sospecha de que otro jugador piensa hacerlo. De hecho, obtenemos dividendos de nuestras acciones cada vez que un distrito aumenta de valor, aunque no tengamos allí locales. También puede ser un elemento para fastidiar a un rival, ya que si ha invertido mucho en un distrito, y nosotros tenemos acciones que pertenezcan a él, podemos venderlas para intentar devaluar el precio de sus acciones, algo interesante cuando un jugador está a punto de alzarse con la victoria.

Se pueden vender, subastar, intercambiar locales, construir en solares, y hay muchos más matices y detalles a considerar, pero tampoco queremos abrumaros, y os hemos explicado las bases fundamentales para entender un juego, que repetimos, se entiende muy bien jugando y la verdad no es nada complicado, pese a lo que pueda parecer así escrito. No queremos dejar de comentar las casillas feria, lo más parecido a unos minijuegos que vamos a encontrar aquí, aunque no influya la habilidad ni los reflejos. Por un momento abandonamos el tablero y nos vamos a una diana en la que se dispara y se consiguen premios al azar, para cualquiera de los participantes, un minijuego de trileros, en el que tenemos que seguir con la vista el mejor premio, o una carrera de Limos, en la que tenemos que apostar por el "caballo" ganador. Unos momentos no muy importantes y con poco peso pero que nos sacan de la monotonía del tablero.

Hay que dejar muy claro que se trata de un juego de ritmo muy pausado y lento, que hay que afrontar sin prisas y con paciencia. Como hemos dicho antes las partidas se pueden eternizar, y al menos jugando solos podemos guardar el progreso y continuar cuando queramos. Hay alicientes para el modo un jugador, cada tablero de los tour se puede superar en bronce, plata u oro, podemos desbloquear un nuevo tour, personajes, y accesorios para el Mii mediante un sistema de recompensa de puntos que luego podemos gastar en una tienda. Pese a que está trabajo y con alicientes, jugando solos nos parece mucho más aburrido que en compañía.