Vandal
PEGI +7
PSVITA
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Square Enix
Producción: Square Enix
Distribución: PlayStation Network
Precio: 39,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: No
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA
Dragon Quest Builders PSN para PSVITA

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Dragon Quest Builders PSN para PSVITA

Carlos Leiva ·
Dragon Quest se adentra en los terrenos de Minecraft para ofrecernos una aventura muy divertida, accesible y repleta de cosas para hacer y dar rienda suelta a nuestra imaginación.
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
8.5
NOTA
8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Versión PSVITA. También disponible en PlayStation 3, PlayStation 4 y Nintendo Switch (Año 2018).

Resulta curioso lo mucho que puede cambiar la percepción de un género con tan solo ponerle detrás el nombre de una licencia o una saga muy conocida y querida por todos. Esto es algo que se ha podido ver en los últimos años con los musous de Omega Force, un estilo de juego que no era demasiado popular en Occidente hasta que muchos se atrevieron a darle la oportunidad gracias a títulos como Hyrule Warriors, One Piece: Pirate Warriors o Dragon Quest Heroes.

Dragon Quest Builders nos presenta un nuevo tráiler en el que repasa sus características y su jugabilidad.
Compartir

Ahora, Square Enix quiere volver a repetir la jugada de este último Dragon Quest, pero abandonando las batallas masivas para llevar la saga a un nuevo terreno: el de Minecraft. Desde que la obra de Mojang se convirtiera en todo un fenómeno internacional, no han sido pocos los que han intentado replicar su éxito de diversas formas, aunque no nunca nos hubiéramos imaginado que una de las series más queridas por los amantes del rol japonés también se uniera a la moda.

Podremos escoger entre ser chico o chica, así como decidir el color de su piel, ojos y pelo.

A pesar de su éxito, también existen multitud de jugadores que se resisten a caer en las redes de Minecraft, ya sea por su aspecto visual o por su apuesta por darnos total libertad sin objetivos concretos que marquen nuestro camino (algo que se intentó solucionar añadiendo una especie de pseudohistoria bastante desafortunada), por lo que este spin-off viene para reclamar esa porción del mercado ofreciendo precisamente lo que esos usuarios buscan. ¿Lo habrá conseguido?

Reconstruyendo Alefgrado

Que Dragon Quest Builders nos llegue precisamente el año que la saga cumple 30 años no podría resultar una coincidencia más apropiada, ya que el punto de partida argumental toma como base el final malo de la entrega original, donde el héroe legendario pacta con el malvado Draconarius y condena a toda la humanidad a siglos de vivir bajo el yugo de los monstruos.

Para asegurarse de que nuestra especie no se rebelase en algún momento del futuro, el villano usó su poder para quitarnos el don de la creación y la creatividad, impidiendo de esta forma que pudiésemos construir nada... Hasta nuestra llegada al mundo como elegidos de la Diosa, recayendo en nuestras manos la tarea de reconstruir y devolver a la humanidad el don que nos fue arrebatado con tanta crueldad.

De este modo tendremos que viajar por las diversas regiones de Alefgrado recolectando materiales, aprendiendo recetas, luchando contra monstruos y construyendo todo tipo de herramientas y estructuras para despejar las siniestras nubes que oscurecen la tierra y devolver la luz a todo el planeta, una odisea que resulta de lo más entretenida y gratificante, tal y como iréis descubriendo a lo largo de este texto.

Para ayudarnos a crear ciertos tipos de edificios obtendremos una serie de planos que nos indicarán los materiales que necesitamos y cómo colocarlos.

Lo primero que hay que dejar claro es que estamos ante un juego que no esconde en ningún momento su fuente de inspiración, más bien al contrario, hasta parece sentirse orgulloso de ello. De esta forma todo el mundo está formado por bloques de diversos materiales, existen elementos de supervivencia como la necesidad de alimentarnos y la interfaz es prácticamente un calco de lo visto en el título de Mojang.

Sin embargo, aquí estamos ante una aventura muy guiada que busca en todo momento enseñarnos su base y ayudarnos a descubrir todas las cosas que podemos hacer por nosotros mismos y de forma progresiva, sin agobiarnos en ningún momento, todo ello mientras seguimos una sencilla historia pero que cuenta con el habitual encanto de Dragon Quest a la hora de hacernos sentir que estamos dentro de un cuento de aventuras y fantasía.

No esperéis grandes giros argumentales ni nada parecido. El guion es prácticamente lo que hemos descrito en los párrafos anteriores, aunque cuenta con los suficientes misterios como para engancharnos y que queramos seguir jugando para saber más. Cada región tiene su propia historia (sorprendentemente oscuras en algunos casos), aunque avanzando por ellas también iremos descubriendo la de nuestro amnésico protagonista. Además, está repleto de guiños al juego original de la saga, algo que ha conseguido sacarnos multitud de sonrisas, al igual que su fantástica traducción al español y sus divertidísimos diálogos, por lo que nunca entorpece y se hace muy ameno de seguir.

Cuando cae la noche lo mejor es buscarse un buen refugio donde dormir, ya que cuando la luz se va los monstruos se vuelven mucho más activos.

Eso sí, os avisamos que si esperáis un juego con una estructura de rol clásica probablemente os llevéis una gran decepción, ya que está estructurado por capítulos y nuestros progresos no se importan ni mantienen de uno a otro una vez que los completamos.

De esta forma, cada vez que empecéis un nuevo episodio lo haréis con un equipo y unas recetas iniciales predeterminadas, algo que podría no ser plato del gusto de todo el mundo, ya que no pararemos de perder una y otra vez nuestros progresos. Da igual que te hayas hecho la mejor armadura y espada posible, pues cuando empieces el próximo capítulo probablemente te encuentres con unas ropas de viaje normales y una porra de madera. Además, una vez decidáis poner fin a una región no podréis seguir explorándola con libertad y os tocará empezarla desde el principio.

Esto se debe a que la desarrolladora ha buscado darle un punto de rejugabilidad al juego, añadiendo en cada episodio una serie de retos y desafíos, como superarlos en menos de una cantidad determinada de días, llevar nuestra base a un nivel específico, derrotar a una serie de monstruos concretos o construir cierta estructura. La idea no nos parece mal, pero quizás habría estado bien dividir el título en un Modo Historia y un Modo Desafío para, al menos, mantener nuestros avances de cada región si así lo deseamos.

Al final de cada región habrá un gigantesco jefe esperándonos. Estos son los combates más interesantes de la aventura, ya que cambian la dinámica habitual y nos obligan a afrontarlos utilizando objetos de formas muy ingeniosas.

A cambio, Builders nos ofrece un modo de creación libre que se irá expandiendo conforme vayamos avanzando en la historia, trasladando aquí nuevas recetas, islas y materiales para que demos rienda suelta a nuestra imaginación sin más objetivo que crear cualquier cosa que se nos ocurra y hacernos más fuertes. Al final, la campaña da la impresión de ser un gigantesco y ameno tutorial de cara a esta modalidad, aunque es tan entretenida y duradera que nos dejará lo suficientemente satisfechos por sí misma como para que podamos prescindir de este modo extra si no nos interesa demasiado lo que propone.

Entrando un poco más en lo que es su jugabilidad, una de las cosas que más nos han sorprendido es lo genialmente diseñados que están sus controles. Ponerse a construir o a realizar cualquier acción es sencillísimo y muy intuitivo, y el hecho de que se desarrolle en tercera persona y podamos controlar la cámara a nuestro gusto ayuda mucho a que nos pongamos a colocar un bloque tras otro para crear las estructuras que queramos.

Su desarrollo no tiene mucha más complicación que ponernos a romper bloques, árboles, plantas y enemigos para recoger materiales, bloques de construcción, minerales e ingredientes para luego convertirlos en otras cosas, como armaduras, armas, muebles, otros tipos de materiales, objetos útiles o talleres donde poner en práctica nuestras recetas, como una forja para procesar las cosas de metal o una barbacoa donde preparar ricos platos que, además de quitarnos el hambre, nos den beneficios de algún tipo.

Cada vez que obtengamos un nuevo material aprenderemos todas las recetas en las que puede ser utilizado. En cada región se pueden conseguir unos recursos u otros, por lo que nuestras posibilidades van variando.

Las recetas siempre nos dejan muy claro qué es lo que necesitamos para construir lo que queremos y nunca cuesta demasiado hacerse con los materiales que nos piden, de modo que se trata de proceso muy ágil y ameno, y en cuanto nos pongamos manos a la obra nos sorprenderemos de la cantidad de cosas que llegaremos a hacer sin ningún esfuerzo y casi sin darnos cuenta.

Un detalle muy curioso e importante que tenemos que tener en cuenta es que aquí no somos un héroe legendario en el sentido tradicional, por lo que nuestro personaje no subirá de nivel matando monstruos. Aquí la única forma de progresar es por medio del equipo que creemos y con las simientes de vida para aumentar nuestra vida máxima, de modo que combatir monstruos realmente solo sirve para obtener materiales y poco más.

Hablando del combate, este es probablemente el punto más negativo de la aventura, ya que cuenta con un sistema de combate en tiempo real extremadamente simple y sin casi posibilidades. Básicamente nos limitaremos a aporrear el botón de ataque e intentaremos movernos cuando veamos al enemigo preparar una habilidad, aunque más allá de esto no hay mucho más donde rascar.

Construir defensas, muros y trampas es importante para repeler los ataques que sufra nuestra base.

Poco a poco desbloquearemos algunas técnicas de combate avanzadas, como un ataque cargado, y también aprenderemos a desarrollar objetos que pueden ser utilizados en la batalla, como las bombas, aunque estos últimos no empezarán a tener presencia hasta bien entrada la aventura, por lo que la profundidad de las batallas brilla por su ausencia. Sí, el juego no va de pelear, pero ya que tenemos que acabar con una buena cantidad de monstruos, un sistema algo más complejo y divertido no habría estado de más.

Las misiones también son muy sencillas y no son especialmente originales. Muchas nos pedirán que construyamos algo concreto, como un determinado tipo de edificio, o simplemente nos harán ir a un lugar a cumplir un objetivo, como hablar con un personaje o acabar con un gran enemigo, por lo que tampoco esperéis algo demasiado innovador o atrevido en este sentido, aunque la cosa es que funcionan y cumplen a la perfección su objetivo de ir guiándonos y enseñándonos a construir todo lo importante.

Otra de las claves del juego la tenemos en nuestra base, el lugar en el que desarrollaremos nuestra ciudad para atraer a más habitantes y devolverles el poder de la creación. Cada cosa que construyamos y coloquemos en ella tiene una puntuación concreta, lo que supondría el equivalente a su experiencia, por lo que esta irá subiendo de nivel conforme la hagamos crecer, un requisito importantísimo para avanzar en la historia, ya que nos encontraremos con varias misiones obligatorias que nos pedirán tener un nivel determinado antes de poder continuar.

El menú de creación de objetos está muy bien organizado y es facilísimo de utilizar. Además, siempre nos indican de forma muy clara qué es lo que necesitamos para cada cosa.

Dependiendo del tipo de casas y habitaciones que construyamos, nuestros ciudadanos podrán disfrutar de una serie de ventajas u otras. Por ejemplo, si creamos una armería podrán armarse para repeler a los monstruos que nos intenten invadir cuando estos lancen un ataque contra nuestra base, mientras que si apostamos por una cocina estos se dedicarán a preparar platos de vez en cuando y a dejarlos en los cofres para que nos podamos beneficiar de ellos cuando volvamos de aventuras.

El mundo, a pesar de no tener interconectadas las diferentes regiones, es bastante grande y cada zona esconde muchos secretos que nos animarán a salirnos de la ruta principal y a explorar más allá, por lo que a pesar de lo lineal de la trama principal tendremos la suficiente libertad para ir a dónde queramos. La curiosidad se suele premiar con cofres que esconden suculentas recompensas, por lo que si veis una cueva o una estructura que parece sospechosa en el horizonte no os lo penséis e intentad ir hasta allí.

Gráficamente se nota que estamos ante un juego diseñado originalmente para PlayStation Vita y PlayStation 3, por lo que no esperéis grandes alardes técnicos de ningún tipo. Eso sí, los monstruos cuentan con un buen modelado y animaciones y los geniales diseños de Akira Toriyama se encargan de hacer el resto para dotar de un aspecto visual muy agradable y llamativo al juego. Además, el aspecto del mundo en forma de bloques transmite la sensación de estar ante un juego clásico de 8 bits que se ha convertido en un gigantesco escenario tridimensional, siendo cada uno de los bloques un pixel, lo que va muy en línea con el hecho de estar ante la continuación del primer Dragon Quest.

Visto desde el aire, el mapa del juego podría parecer una recreación tridimensional de un juego de 8 bits, algo que nos ha parecido muy acertado.

Finalmente, el sonido nos deja una banda sonora compuesta principalmente por remezclas de las canciones de la entrega original de la saga, aunque también se utilizan algunas melodías clásicas que hemos podido escuchar a lo largo de la serie, por lo que se trata de un apartado de mucha calidad. Quizás nos hubiese gustado escuchar algún que otro tema de nueva creación para la ocasión, aunque las composiciones de Koichi Sugiyama siguen teniendo esa magia inconfundible que tanto las ha caracterizado y que tan bien consiguen ambientar cada uno de los momentos de la aventura, ya sean combates o simples secuencias de exploración en diversos entornos. Los efectos son los mismos de siempre, de modo que todo suena exactamente como debe hacerlo un juego de esta saga.

Conclusiones

Dragon Quest Builders es un juego tan divertido y bien diseñado que es capaz de superar los prejuicios que muchos pueden tener en contra de la particular fórmula jugable de Minecraft, algo para lo que se sirve del encanto y atractivo inherente a esta legendaria saga de rol japonés y añadiendo al cóctel una historia simple pero efectiva y la guía necesaria para que siempre tengamos claros nuestros objetivos y motivaciones para avanzar.

Su sistema de combate es lo que menos nos ha gustado, aunque el resto de apartados son lo suficientemente sólidos como para mantener todo el peso del juego sin problemas. Irse de aventuras a buscar materiales y ponerse a construir de todo con ellos es un auténtico vicio, incluso si no sois mucho de poneros a crear cosas y estructuras. Esto lo consigue gracias a lo sencillos e intuitivos que resultan sus controles, haciendo de los procesos de creación algo natural y divertido.

En definitiva, un spin-off muy digno y divertido que bien merece que le deis una oportunidad a poco que os llame la atención todo lo relacionado con Dragon Quest o con la obra de Mojang.

Hemos realizado este análisis con una copia física de la versión final para PlayStation 4 que nos ha proporcionado Koch Media.


Elgauchos99 · 27/10/2016 17:34
No tiene multijugador verdad?

lauli · 25/10/2016 08:59
[respuesta:69]Vale, quizas no estoy puesto en el tema, solo hablo por lo que he oido, pero tengo entendido GTA te permite ir de un lado a otro sin seguir una historia lineal, segun Wikipedia sandbox es "un género de videojuego abierto y no lineal". ¿Quizas The Witch es mas sandbox o quizas Borderlands?..lo que separa a un tipo de otro a veces son matices, pero para mi Builders no es un sandbox ciem por cien, Minecraft si, donde puedes ir de un lugar a otro sin ningun hilo que mantenga ninguna historia. Por eso, ya que no puedes hacer lo que quieres, no es un sandbox. Y si me gusta mucho mas que Minecraft es por eso, porque hay una historia en este juego.[/respuesta]

Timh666 · 24/10/2016 21:26
[respuesta:61]Si dices que GTA es un sanbox, supongo que no estás muy puesto en el tema. Respeto tu opinión, pero a mí es un juego que me ha "defraudado". No es malo ni mucho menos, pero deja que insista: separar el modo historia del modo libre es una cagada monumental. Y sí, puedes tirarte las horas que quieras construyendo en la campaña, pero no vas a poder hacer lo que quieras, harás lo que el juego te permita en ese nivel. Me refiero a eso con lo de frenar al jugador.[/respuesta]

Disprimurgio · 24/10/2016 20:23
[respuesta:67]El nombre de la nueva consola de nintendo que saldrá en marzo de 2017[/respuesta]

Jonkonfui · 24/10/2016 18:46
Qué es jugar en Switch? Soy mu lerdo para tecnicismos y cosas de estas.

Últimos análisis PSVITA

Análisis
2017-10-17 09:40:00
Una serie de extraños asesinatos asolan Japón. ¿Podrás resolver el misterio?
Análisis
2017-10-01 18:36:00
Más misterios, engaños y crímenes en el regreso de Danganronpa por la puerta grande a la novela visual con puzles.
Análisis
2017-09-25 18:00:00
Una sugerenhttp://media.vandal.net/m/9-2017/2017920132656_1b.jpgte y gran aventura de jugabilidad 2D al más puro estilo metroidvania.
Análisis
2017-09-11 19:22:00
Ys regresa con una enorme aventura imprescindible para los aficionados al rol de acción clásico.
Análisis
2017-08-31 10:01:00
El divertidísimo juego de Data East regresa con el multijugador online como gran estrella.
Análisis
2017-07-18 09:33:00
Las dos licencias de Reki Kawahara se cruzan en un RPG que toma como base SAO: Lost Song.
Flecha subir