PEGI +12
PSVITACompra Atelier Meruru: The Apprentice of Arland PSN en FNAC
Lanzamiento: · Género: Rol
También en: PS3
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Gust
Producción:
Distribución: PlayStation Network
Precio: 39,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Atelier Meruru: The Apprentice of Arland PSN para PSVITA

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Atelier Meruru: The Apprentice of Arland PSN para PSVITA

Ramón Varela · 16/9/2013
Atelier Meruru amplía su contenido en portátil, y añade más variedad al catálogo de PS Vita.
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
8
TOTAL
7.5
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7.5
Versión PSVITA. También disponible en PlayStation 3.

La serie Atelier no es excesivamente popular en Occidente, pero maneja suficientes ventas como para distribuir en el viejo continente –y nos alegramos de ello- las entregas de rol que se lanzan a ritmo anual en PlayStation 3. Gust, no contenta con seguir desarrollando nuevos juegos –el último, Atelier Escha & Logy: Alchemist of Dusk Sky-, se está encargando de actualizar entregas recientes, y de llevarlas a PS Vita, siendo su portabilidad un punto casi más interesante que las propias novedades que el estudio recientemente adquirida por Tecmo Koei ha introducido en esta versión Plus.

La tercera entrega de la saga Arland llega a PS Vita.
Compartir

Atelier Meruru Plus: The Apprentice of Arland parte del juego lanzado en 2011 -2012 en Europa- en la consola doméstica de Sony. Nos cuenta la misma historia de la princesa Meruru, una chica que desde que conoció a la alquimista Totori sólo tiene una idea en la mente: seguir sus pasos profesionales. Meruru vive en el pequeño reino de Arls en el lejano noroeste de la República de Arland. Gio, el gobernador de Arland se ha puesto en contacto con su viejo amigo el rey Dejie esperando encontrar posturas para una posible unificación de los territorios. Para ello le recomienda una evolución tecnológica del reino de Arls, y como muestra de buena fe manda enviados especiales que contribuyan a la evolución del territorio, entre los que se encuentra Totori –protagonista de otra entrega de Atelier-

Este futuro laboral no es del gusto de su padre, pero Meruru conseguirá su aprobación y tendrá como meta ayudar a mejorar al reino de su padre. ¿Cómo? Pues con el sistema tradicional de los Atelier, un poco de combates por turnos y mucho de recolección de recursos –plantas, frutos, etc.- para sintetizar ítems que serán útiles resolviendo encargos o en la lucha gracias a elementos explosivos y pócimas de curación. Estos ingredientes, cuya adquisición consume una cantidad de tiempo que hace avanzar el calendario del juego, necesitarán pasar por el caldero de alquimista para obtener la mezcla perfecta, siempre y cuando se den las condiciones idóneas. A medida que avancemos aprenderemos nuevas fusiones que ampliarán nuestros horizontes alquímicos.

En Atelier el combate es una parte casi segundaria de la jugabilidad, ya que en el fondo el auténtico encanto de la saga es cumplir las misiones, principales o secundarias, de síntesis dentro de un plazo dado. Incluye un modo de asistencia para que un personaje pueda, de manera aleatoria, proteger a otro que vaya a recibir daño, y las opciones típicas de ataque, habilidad y objeto –que en este caso cobran más importancia para Meruru-. Por supuesto, recolectar los ingredientes supone salir a explorar cada rincón de los campos y mazmorras, ya sea para buscar aquellos ítems a la vista –un icono nos avisa fácilmente de su ubicación- o formando parte de los objetos que dejan caer las criaturas de la zona al ser derrotadas. El sistema de lucha no es especialmente novedoso, pero cumple su papel y molesta poco en el desarrollo, por así decirlo –además, esta saga no utiliza combates aleatorios, que siempre es algo positivo-.

Todos los detalles del juego están explicados en el artículo correspondiente al juego en PS3, y a grandes rasgos, mantiene tanto lo bueno –un juego de rol ligero, no enfocado a la acción, buen ritmo de misiones- como aquellos aspectos que fueron criticados, quizás el más importante, que hablamos de una aventura en la que no verás el mejor final hasta terminar la segunda partida, o el cuestionable doblaje en inglés que al público americano gustó tan poco –a nosotros sin embargo no nos desagrada dando por hecho que está muy influenciado por el estilo anime-. La historia, sea dicho de paso, es aún menos dramática que de otros Atelier, por tanto el auténtico motor para avanzar es la jugabilidad y, si es de tu gusto, la personalidad de Meruru. El juego carece de traducción al español, tenlo en cuenta si la barrera del idioma es decisiva en su compra porque la parte de conversaciones y misiones exige un mínimo de conocimientos de la lengua.