PlayStation 3Compra Trash Panic PSN en FNAC
Lanzamiento: · Género: Puzle / PS Network
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Sony
Producción:
Distribución: Sony
Precio: 4,99€
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Trash Panic PSN para PlayStation 3

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Trash Panic PSN para PlayStation 3

Ramón Varela · 18/6/2009
Recolectar basura también es adictivo.
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
TOTAL
7.5
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Versión PS3.

Un puzzle sin nada desechable.

Tetris es considerado uno de los juegos más adictivos y emblema (junto quizás Pacman) de toda una generación de jugadores, desde que Alekséi Pázhitnov lo crease en 1985. Las conocidas bases del juego –unas piezas que caen y pueden ser giradas, para formar líneas con el objetivo de eliminar contenido y obtener siempre espacio- han dado lugar a multitud de estudios, algunos de los cuales achacan esa adicción al impulso que sentimos de ordenar cualquier estructura, huyendo del caos.

http://www.vandal.net/media/10578/2009422155842_1.jpg

Numerosos juegos han intentado emular con mayor o menor fortuna la popularidad de Tetris, añadiendo nuevas reglas o modificando piezas. Algunos de los más célebres quizás sean Columns, que utilizaba joyas de colores para realizar cadenas, Puyo Puyo y los protagonizados por personajes emblema de Sega y Nintendo, Dr. Robotnik's Mean Bean Machine y Dr. Mario, aunque Tetris sigue siendo considerado el referente del género de los puzzles, hasta el punto que otros puzzles son denominados "tipo Tetris".

Trash Panic (cuyo nombre japonés es Gomi Bako, "cubo de basura) es uno de estos juegos de puzzles que intenta aportar un nuevo punto de vista respecto a los juegos sin apartarse de algunas normas básicas que suelen ser comunes a todos ellos. La aportación más novedosa y que hace que Trash Panic no pudiera ser creado hace veinte años radica en las piezas: son objetos cotidianos. En lugar de utilizar objetos con forma de ladrillo o similares formando muros que encajan a la perfección, Trash Panic simula un cubo de basura –a modo de foso en el que caen las piezas- que recibe objetos, conocidos por todos, dependiendo del escenario y temática de la fase. Por ejemplo, en el primer nivel nos encontramos en una oficina con lápices, grapadoras, bombillas o perchas, así hasta una moderada diversidad de figuras con diferentes características de peso y forma que los divide en categorías de mayor a menor resistencia.

La idea del juego es sencilla: se nos presenta por la parte derecha por medio de unas grúas los objetos en orden que van a caer lentamente, con tiempo suficiente para rotarlos y buscar el lugar indicado en el que posarlo cuidadosamente o estrellarlo con fuerza. Como la cantidad de basura que vamos a recibir excede la capacidad natural del cubo, la única opción que disponemos es romper los objetos y, aunque quedarán restos más pequeños, ir formando una pila compacta de basura. Los más ligeros, como lápices o bombillas pueden romperse directamente al golpear a otro objeto, pero los más contundentes necesitarán varios impactos; y algunos, como pelotas de goma o colchones viejos, no podrán ser eliminados de esta manera.

http://www.vandal.net/media/10578/2009422155842_2.jpg

La idea es original –dentro del género- y resulta intuitivo deducir en nuestras primeras partidas la consistencia de cada objeto, de manera que no será necesario suponer cuales han sido las propiedades que los desarrolladores han otorgado a cada "pieza". Además, el juego hace un buen uso de las físicas, y aunque se tiende a amoldar la basura en un lugar fijo una vez ha caído, Trash Panic dispersa los restos rotos y objetos según las formas de manera semi-realista y en dos planos –no existe eje Z en el cubo de basura-. Si algunas piezas quedan en posición inestable tras una explosión, agitando el mando, gracias al sensor de movimientos, podremos sacudir el cubo (y todo el escenario) y recolocar la basura en caso de haber algún espacio hueco desaprovechado. Dependiendo de las posiciones esto puede funcionar mejor o peor, pero sin duda es una gran ayuda. Es posible detener la caída de objetos tapando el cubo con la tapa, una función que puede consumir todo el oxígeno si en ese momento estamos quemando desechos.