PlayStation 3Compra Flower PSN en FNAC
Lanzamiento: · Género: PS Network / Otros
También en: PSVITA
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: thatgamecompany
Producción:
Distribución: PS Network
Precio: 7,99€
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Flower PSN para PlayStation 3

ANÁLISIS

Análisis de Flower PSN para PlayStation 3

Pablo Grandío · 9/2/2009
Con la originalidad como bandera, los creadores de flOw vuelven con un título relajante, inmersivo, donde nos convertimos en una estela de pétalos.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
8
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión PS3. También disponible en PSVITA.

La originalidad de algunos títulos descargable a veces solo es comparable con el entusiasmo que generan entre los usuarios más puristas del videojuego, encantados con un nuevo canal de distribución, el de Xbox Live y PlayStation Network, que permite remakes de juegos clásicos y que juegos que nunca llegarían a las tiendas de modo convencional tengan un mercado que lo haga viables. Flower es, de nuevo, un gran ejemplo de un juego que nunca llegaría a las estanterías de las tiendas pero que gracias a la distribución digital puede ser disfrutado por los usuarios de PlayStation 3 que se sientan atraídos por la original y relajante idea que motiva este desarrollo de ThatGameCompany, los creadores de otros títulos como flOw.

Guía a los pétalos en este juego descargable para PS3.
Compartir
HD

Como os contamos en unas recientes impresiones publicadas del juego, sus creadores definen a Flower como un "juego zen". Es, de hecho, una experiencia muy relajante, estimulante a nivel visual y sonoro, y muy sencilla de controlar, lo que facilita esa capacidad de inmersión o "comunión zen" con el espectacular entorno visual por el que nos movemos como una estela de pétalos arrastrada por el viento. Eso es en realidad lo que somos o encarnamos en Flower, una estela de pétalos que tendrá que tocar otras flores para activarlas y abrirlas, componiendo una melodía y llenando el paisaje de exhuberancia.

Los seis niveles del juego, de dificultad creciente pero en ningún caso agobiante, nos muestran unos mundos apagados, medio marchitos, que nosotros tendremos que "encender" de naturaleza y luz viajando por ellos a lomos del viento. Los escenarios son como pequeños puzles, sin llegar a tener que pensar demasiado más allá de figurarnos dónde se nos ha podido quedar una flor sin "activar". A medida que vayamos abriendo flores, simplemente con tocarlas, el escenario irá cambiando, mostrándose más flores que activar. A medida que vayamos abriendo flores, se irán llenando algunas zonas de vegetación cuando anteriormente estaban yermas, coloreando objetos que antes parecían muertos y, en definitiva, notaremos cómo nuestras acciones van afectando el escenario, avivándolo, devolviéndole la vida vegetal y el color.

Salvo en niveles más avanzados, concretamente uno en el que podemos llegar a morir, el reto del juego consiste simplemente en tocar las flores, y no hay una puntuación que nos indique si lo estamos haciendo mejor o peor. Controlando bien la estela es posible "enlazar" muchas aperturas de flores, lo que visualmente quedará mejor, y a nivel sonoro nos permitirá componer algunas sinfonías llamativas. En los niveles tendremos momentos de exploración libre, otros en los que al activar una flor somos "catapultados" a otra zona, y hasta partes donde, empujados por el viento en un cañón, vamos como sobre raíles, teniendo libertad para movernos hacia los lados o arriba y abajo, pero guiados por un rumbo predefinido, como en una montaña rusa a la que daremos vueltas hasta haber activado cierto número de flores.

El número de niveles no es muy extenso, con seis de dificultad creciente y fácilmente diferenciables por lo que hacemos en ellos. Nuestro preferido ha sido, sin duda, el de los molinos de viento. En estos seis niveles empezaremos con un reto sencillo para más adelante encontrarnos con situaciones en escenarios más grandes y con diferentes ambientaciones, en diferentes horas del día, lo que nos permitirá ver algunos efectos de luz francamente espectaculares.

Aparte de la gran capacidad de inmersión que permite el uso de la primera persona en el juego y la interactividad de los escenarios, Flower tiene uno de los sistemas de control más cómodos e intuitivos que se han hecho nunca. Si el SixAxis se ha usado más bien poco en PlayStation 3, y la mayoría de las veces como reclamo intrascendente (en minijuegos, o en partes ridículamente secundarias de los juegos), en Flower se hace un uso exhaustivo de él; el control depende completamente de la detección de movimiento, e inclinando nuestro mando será como guiaremos a nuestra estela de flores, controlando la velocidad con el stick analógico izquierdo.

La cuestión del control no solo radica en que es original sino que es tremendamente intuitivo, hasta el punto de que una persona poco familiarizada con los videojuegos tarda tan solo unos minutos en adaptarse a él y comenzar a mover la estela a donde quiere; los movimientos del mando se trasladan instantáneamente a lo que hace la estela en la pantalla, teniendo en cuenta la inercia y el viento, naturalmente, logrando que el control favorezca la inmersión, uno de los puntos clave de este título.

http://www.vandal.net/media/9234/200871713575_2.jpg

A nivel gráfico, está claro que Flower no puede compararse a otros títulos, pero el mundo del juego está muy bien diseñado y sobre todo destaca la simulación de la hierba, que se ve afectada por el paso de la estela, moviéndose al compás del viento que la impulsa. Los efectos de luz y de iluminación están a un gran nivel, probablemente al más alto de los títulos descargables, y tienen especial mérito considerando el limitado presupuesto del juego. El apartado sonoro es la otra estrella, con una banda sonora con temas bastante variados, y unos efectos de sonido que el jugador desencadenará interactivamente, componiendo melodías con ellos.

Flower es realmente un "juego zen", y puede convertirse en una experiencia memorable para los jugadores atraídos por este concepto. Independientemente de los gustos, se trata de una experiencia muy original, con un gran control, solo lastrada por su duración. Aunque muy rejugables, se echa en falta algo más de contenido, sobre todo teniendo en cuenta que los dos primeros niveles son muy simples en comparación con los otros cuatro. Un ejemplo más de que las buenas ideas, si son dudosamente viables en el sistema tradicional de distribución, siempre pueden encontrar su hogar en un servicio de descarga, y más si el mecenas –Sony- es su propietario.