PEGI +16
PlayStation 3Compra Diablo III en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción / Rol
También en: PC X360
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Blizzard
Producción:
Distribución: Blizzard
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1-4
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Español
Online: hasta 4 jugadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Diablo III para PlayStation 3

ANÁLISIS

Análisis de Diablo III para PlayStation 3

Carlos Leiva · 29/8/2013
Blizzard trae la batalla contra el mal a la actual generación de consolas con una conversión muy cuidada, con multijugador local y online, sin casa de subastas y con unos controles perfectamente adaptados al mando.
GRÁFICOS
8
SONIDO
9.5
TOTAL
8.7
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Versión PS3. También disponible en Ordenador y Xbox 360.

Nota: En este análisis nos centramos principalmente en los añadidos y novedades que ha recibido el juego desde su lanzamiento original en PC y en los cambios técnicos que trae consigo esta versión. Si queréis profundizar más en su historia y mecánicas jugables os recomendamos leer el análisis que realizamos el año pasado para su versión de compatibles.

Mucho ha llovido desde que Blizzard pisara las consolas por última vez. StarCraft 64, lanzado hace la friolera de 13 años para Nintendo 64, fue el último juego que la compañía se atrevió a llevar al público consolero hasta la fecha, algo que el próximo mes de septiembre cambiará con la llegada de Diablo III a PlayStation 3 y Xbox 360, el gran éxito de ventas de PC del año pasado.

Se muestra la jugabilidad de Diablo III en PlayStation 3.
Compartir

Tras haberlo podido explotar a fondo, nos hemos encontrado con que Blizzard ha hecho sus deberes y ha sabido adaptar impecablemente los controles y la interfaz del juego a las necesidades de un mando. No contentos con ello, también han aprovechado la ocasión para incluir interesantes novedades, como un multijugador local, y eliminar algunas de las cosas que menos gustaron cuando se lanzó en compatibles, como la necesidad de conexión permanente a internet o la casa de subastas. Pero vayamos por partes y veamos todo lo que esta conversión tiene que ofrecernos.

El mando como arma contra los demonios

Si jugasteis en PC, lo primero que os llamará la atención será la cercanía con la que la cámara se sitúa ahora, algo que al principio puede extrañar pero a lo que tardaremos poco en habituarnos. Esta decisión resulta bastante lógica considerando la distancia a la que se suele situar el televisor cuando jugamos en una consola, ayudándonos así a distinguirlo todo mucho mejor y sin necesidad de forzar la vista.

Superado este impacto inicial, descubriremos lo bien que se ha adaptado la jugabilidad del título al mando. Con L1 tomaremos pociones, con X, cuadrado, triángulo, círculo, R1 y R2 usaremos habilidades, con la cruceta abriremos el mapa, nos equiparemos objetos de forma rápida y usaremos el portal para volver a la ciudad, con select abriremos los menús de inventario y habilidades, y con el stick derecho rodaremos para esquivar, un nuevo movimiento que se ha incluido en esta versión y que no se podía realizar en PC. Esto último se ha integrado muy bien y en ningún momento lo sentiremos como un añadido forzado o fuera de lugar.

En general, los controles responden perfectamente y apenas nos darán problemas. Si bien es cierto que no ofrecen el mismo nivel de precisión que ofrecía el combo de teclado y ratón en PC, junto con otros ajustes que se han realizado será algo que apenas notaremos, por lo que poca pega podemos ponerle al trabajo que ha realizado Blizzard en este sentido.

La interfaz también ha sufrido cambios importantes y se ha rehecho por completo, situando las barras de vida, experiencia y recursos, así como los accesos directos, en las cuatro esquinas de la pantalla (una para cada jugador), mientras que el minimapa se ha colocado en la parte inferior del centro del televisor. Clara, intuitiva y muy funcional. Sin embargo, los mayores cambios en este sentido los encontraremos en los menús de inventario y habilidades. Para empezar, al abrirlos ahora pausaremos la partida y ocuparán toda la pantalla. Además, se ha decidido prescindir del clásico inventario dividido por casillas para imponernos directamente un límite de 60 objetos.

Para navegar por él nos encontraremos con un menú radial alrededor de nuestro personaje. Cada uno de los botones se corresponde con un tipo de objeto (hombreras, pantalones, botas, arma, etcétera), por lo que todo lo que recojamos se ordenará automáticamente e irá a parar a su sección correspondiente. Desde ahí podremos tirarlos al suelo, echarle un vistazo en profundidad a las estadísticas que da cada uno, compararlos con el que llevemos equipado y decidir si lo queremos cambiar o no. Por otra parte, el menú de habilidades funciona exactamente igual, permitiéndonos asignar con comodidad las técnicas que queramos a cada botón, así como las pasivas y las runas.

Algo que nos ha sorprendido gratamente es lo personalizable que resulta la interfaz general para tratarse de un título lanzado en consolas. Desde el menú de opciones podremos configurar una gran cantidad de parámetros para terminar de adaptar la interfaz a nuestras preferencias, de forma que podamos hacer que se muestre el daño que hagamos, las barras de vida de los enemigos y un largo etcétera de posibilidades.