PlayStation 3Compra Battlefield: Bad Company en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: X360
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: EA Games
Producción:
Distribución: Electronic Arts
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Battlefield: Bad Company para PlayStation 3

ANÁLISIS

Análisis de Battlefield: Bad Company para PlayStation 3

Pablo Grandío · 30/6/2008
El grupo de soldados menos disciplinado del ejército americano hace irrupción en consolas, tanto en la red como fuera de ella.
GRÁFICOS
8
SONIDO
9.5
TOTAL
8.8
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Versión PS3. También disponible en Xbox 360.

La saga Battlefield se ha convertido en los últimos años en uno de los grandes juegos multijugador para PC. Acostumbrados a juegos en primera persona fundamentados en el todos contra todos o en modos por equipos rudimentarios como el Captura la Bandera, Battlefield presentaba batallas masivas, con multitud de opciones, y un sistema de clases y rangos que no tardó en ser adoptado por otros juegos bélicos de lanzamiento posterior. Siendo una estrella en PC, llama la atención la poca ascendencia de la saga en consola. Al contrario que los Medal of Honor, también de Electronic Arts, el paso de Battlefield por los pads ha sido bastante testimonial, solo reducido a una versión de Modern Combat.

El mundo está mal, casi tanto como esta compañía.
Compartir
HD

La clave siempre ha sido la orientación multijugador de Battlefield y la ausencia de un modo para un solo jugador en condiciones por parte de Digital Illusions, la desarrolladora sueca responsable. En Modern Combat se intentó incluir uno, con la idea de saltar entre diferentes soldados, original pero un tanto confusa al final, pero con Battlefield: Bad Company, el primer juego de la saga exclusivamente hecho para consola, se ha logrado por fin una "armonía" entre el modo multijugador y el individual. Ambos son platos fuertes en este título que, al menos en lo que se refiere a calidad, logra establecer a la saga en las máquinas de nueva generación.

La Bad Company es la peor compañía del ejército americano, embarcado en una guerra abierta contra Rusia. No es que sea la que peor combate, pero sí la que está integrada por los tipos más indisciplinados y problemáticos del ejército. Los cuatro hombres que forman el escuadrón del que tomaremos parte tienen un trasfondo complicado, y un motivo que ha llevado al ejército a incluirlos en la unidad con mayor porcentaje de bajas y la que generalmente se come los "marrones", las misiones más arriesgadas. En el caso del sargento al mando se trata de la posibilidad de ser licenciado antes de tiempo; en el de nuestro protagonista, evitar la prisión.

El modo para un solo jugador transcurre en la susodicha guerra contra Rusia, que al parecer ha vuelto a abrazar el comunismo, y en él controlaremos a un soldado acompañado por los otros tres miembros de la unidad: Haggard, Sweetwater y el Sargento. Las misiones que llevaremos a cabo están unidas por una historia, relacionada tanto con la marcha de la guerra como con las vivencias personales de nuestros soldados. Esta última parte es algo así como una película bélica de humor negro, a medio camino entre Depredador, por los comentarios entre los soldados, y Tres Reyes, por su carácter desenfadado y materialista. Aunque ninguno de los soldados tiene la personalidad y el carisma de George Clooney, sus diálogos, sus contrapuntos y sus reacciones crean cierta química en la historia, y funcionan muy bien a la hora de darle sentido a las situaciones del juego; acostumbrados a títulos de guerra donde la historia está protagonizada por lo que tenemos que hacer, en Bad Company la clave es quiénes lo hacen.

Este modo historia está estructurado en misiones de una notable duración, que a su vez están divididas en secciones, avanzando de manera lineal por un escenario relativamente abierto, pero que en definitiva nos lleva a avanzar de un punto a otro siguiendo lo que está ocurriendo en el campo de batalla. Situaciones de ataque en solitario a campamentos enteros se combinan con trayectos en vehículos con algún que otro encuentro con el enemigo, junto con momentos especiales donde tendremos que echar una mano al resto del ejército. Pese al diseño lineal de las misiones, las situaciones individuales en las que nos encontraremos están marcadas por una gran libertad a la hora de decidir cómo abordarlas. Hay una carretera que lleva al campamento que vamos a atacar, pero desde qué lado lo atacamos es cosa nuestra.