PEGI +16
PlayStation 3Compra Apache: Air Assault en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: X360
FICHA TÉCNICA
Producción:
Distribución: Activision
Precio: 50.95 €
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Apache: Air Assault para PlayStation 3

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Apache: Air Assault para PlayStation 3

Ramón Varela · 29/11/2010
Un simulador que demuestra que las armas de guerra no son un juego de niños.
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
8
TOTAL
7.7
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
8
Versión PS3. También disponible en Xbox 360.

No es muy habitual disfrutar de simuladores aéreos en consola, y menos lo es aún que los vehículos no sean rápidos y emocionantes cazas, sino helicópteros. Pero también eso es un punto a favor de Apache: Air Assault, el último juego de Gaijin Entertainment –creadores de IL-2 Sturmovik- para Xbox 360, PlayStation 3 y PC. No es un simulador auténticamente puro, de esos que requieren leer un complejísimo manual casi tan amplio como el de una auténtica máquina de Boeing, pero su comportamiento desde luego está bastante cerca de esta definición.

Domina el helicóptero y decide la batalla.
Compartir
HD

La jugabilidad alejada del arcade se nota desde un primer instante. No se trata de disparar sin sentido, de volar por los mapas a toda velocidad o de realizar maniobras imposibles. Esto hará que muchos jugadores lo encuentren excesivamente duro y complicado, pero también transmite experiencias que difícilmente vamos a encontrar en otro título del mismo género. Sin duda, los más jugones de la simulación se lo pasarán en grande con un planteamiento extremadamente serio en la dificultad más alta.

El primer paso obligatorio es un tutorial que enseña los conceptos básicos del vuelo, el uso de armas y los diferentes visores para detectar unidades de infantería escondidas –cámaras FLIR y DVO con vistas espectaculares-. Los conceptos son sencillos, no esconde ningún oscuro secreto, pero no es tan natural como ponerse a los mandos de un After Burner. Hay que tener control de la altitud, la rotación, y las físicas están diferenciadas según el tipo de simulación: de entrenamiento, realista o veterana –aparece tras superar el juego en realista-. Si es nuestro primer juego de estas características, lo más conveniente es comenzar en entrenamiento –que la desarrolladora ha querido llamar arcade en algún momento, pero no lo es- antes de pasar a la auténtica acción. Advertir que el control más cómodo también reduce la capacidad de reacción o manejo, tal y como sucede en los juegos de conducción con el ABS y otros sistemas de estabilidad, así que para sacar el auténtico partido al Apache se debería subir la complejidad –cosa que, sin cuidado, puede hacer que choquemos contra la ladera de un monte-.

El juego nos presenta 16 misiones en las que nosotros somos los protagonistas frente a ataques terroristas o enemigos, ya sean soldados, tanques o amenazas aéreas en todo el mundo. Los objetivos presentan situaciones reales como defender una base de un ataque sorpresa, operaciones de rescate, destrucción de edificios, dar caza a terroristas en huida, misiones de cobertura, o infiltración a baja altura en Sudamérica, África o Asia. La vista desde la cabina nos dará la sensación más parecida que hemos vivido en un videojuego a conducir un Apache, pero con las cámaras exteriores también se puede jugar perfectamente, y la amplitud de la pantalla es más cómoda. Utiliza la suspensión fija en el aire y apunta a todo elemento hostil, y empezarás a encontrarles el gusto a estos pájaros de guerra.

Ya sea con la configuración más realista como con la de entrenamiento, el control nos ha gustado porque el ritmo de juego no es acelerado. No significa que falten de momentos de tensión, porque ver cómo las cosas no están saliendo como nos gustaría añade mucha emoción, pero controlar un Apache no es como jugar con un avión. Los giros son más lentos, se necesita más precisión, y eres un blanco fácil para misiles de tierra –quédate quieto mucho tiempo y te acabarán tirando abajo-. No obstante, el helicóptero está armado hasta los dientes con una torreta y varias clases de misiles, como cohetes Hydra o Hellfire, guiados por láser. Además, que no podamos controlar todos los flancos de la acción da un toque más estratégico a las situaciones porque se necesita valorar qué es lo importante en cada momento. En control realista o veterano, el simple hecho de volar y sentir al Apache bajo nuestro control ya es una tarea divertida, aunque no apta para todo tipo de jugadores.

La auténtica emoción de Apache se encuentra en el fragor de los combates. Escudriñar el terreno buscando enemigos escondidos en la vegetación, esquivando lanzacohetes, cambiando a cámara infrarroja y machacando con el arsenal cualquier amenaza. En dificultad realista y entrenamiento se recargan automáticamente tras unos segundos o minutos –según el tipo-, pero en veterano se limita a un uso. Por suerte para estos últimos casos, hay helipuertos que recargan la munición y reparan los daños. Hay puntos intermedios de guardado –checkpoints- con hasta cuatro oportunidades para terminar la misión –y en Veterano, como no podía ser de otra forma, cuando te dañan, se acabó-. En este juego, es tan entretenido controlar el vehículo, y realizar maniobras para esquivar los misiles de helicópteros enemigos como el intercambio de fuego.