PEGI +12
PlayStation 2Compra Downhill Domination en FNAC
Lanzamiento: · Género: Deportes
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Incog
Producción:
Distribución: Proein
Precio: 59.95 €
Jugadores: 1-4
Formato: 1 DVD
Textos: Español
Voces: Inglés
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Downhill Domination para PlayStation 2

ANÁLISIS

Análisis de Downhill Domination para PlayStation 2

Pablo Grandío · 20/2/2004
Codemasters trae a Europa un juego de Mountain Bike frenéticamente divertido, obra de los creadores de Twisted Metal Black.
GRÁFICOS
8
SONIDO
7
TOTAL
8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8.5
Versión PS2.

De la mano de Incog, grupo de desarrollo de Sony America, y de Codemasters, que se ha hecho con los derechos de distribución europea , llega finalmente a España Downhill Domination, un juego de deportes extremos, concretamente de bicicleta de montaña, que nos sumerge en frenéticas y violentas carreras pendiente abajo. Que este deporte tenga un seguimiento casi inexistente en España no es obstáculo para que el título ofrezca muchísima diversión gracias a la velocidad sin freno de las carreras y del buen diseño de los numerosos y largos niveles por los que pedalearemos.

Pese a que tiene un notable componente acrobático, Downhill Domination es una carrera. O mejor dicho, tres tipos de carreras entre las que se dividen los diferentes circuitos. Las principales son las carreras Free Ride, de mayor duración, donde bajaremos de la cima a la meta con muchas rutas alternativas dentro de la misma, contra otros nueve corredores. Las carreras complementarias son un gran acierto: las MX, Mountain Cross, son descensos de corta duración por pistas con límites al estilo de las de MX o BMX, sobre tierra, con multitud de saltos que tendremos que superar sin perder demasiado tiempo en el aire. Finalmente, con una duración media y una alta dificultad, están las carreras TD, y esa T corresponde a Técnica. Son carreras por escenarios similares a los Free Ride, es decir, abiertos, aunque con menos caminos y muchas partes donde la única opción es descender por estrechos pasadizos con cerradas curvas en las que tendremos que demostrar nuestra habilidad sobre los pedales y manejando el manillar.

Pero la bicicleta no funciona con motor, y aunque la fuerza de gravedad es buena compañera, si confiásemos únicamente en su constancia los otros rivales nos superarían con su pedaleo. Y pedalear normal no cansa, pero "darle caña a la bici" sí lo hace, como veremos cuando disminuye nuestra barra de energía (de color verde). Y hay dos formas, o mejor dicho, tres formas (pero descartamos el "se rellena con el tiempo"), para rellenarla y poder mantener el ritmo: una es obteniendo el item de energía completa, y la otra haciendo acrobacias, que por alguna extraña razón nos llenarán la barra cuantos más puntos consigamos. Esto es lo que nos obliga a hacer todo tipo de acrobacias en las carreras si es que queremos llegar al pie de la montaña en las primeras posiciones.

Dos detalles más entran en juego: otros items -como el turbo rojo (alcanzaremos una velocidad de vértigo durante unos segundos) y la recuperación rápida (amarilla, nos recuperaremos instantáneamente tras una caída)- y el juego sucio, que en Downhill Domination es descarado y divertido aunque no se utiliza demasiado salvo cuando solo haya una ruta que seguir. Los botones cuadrado y círculo del mando sirven respectivamente para atacar a ambos lados de nuestra bicicleta, y la calidad de nuestras armas irá in crescendo a medida que nos mantengamos sanos y salvos sobre nuestro sillín y hagamos acrobacias o consigamos el item azulado, que nos sube un nivel (las caidas nos lo restan). De este modo, comenzaremos pudiendo dar puñetazos a nuestros rivales, para luego poder dar patadas, hip-checks (darles con la rueda trasera de la bici), golpes con un palo y por último lanzarles botes (teledirigidos, eso sí) que les harán perder el control de su bicicleta aunque estén a cierta distancia de nosotros.

Estos son los rasgos básicos de Downhill Domination, que se completan con una muy buena variedad de modos de juego, un diseño de los niveles de calidad y un motor gráfico sólido y muy fiable a la hora de detectar colisiones.

Como decíamos, los numerosos niveles del juego poseen un excelente diseño que permite multitud de caminos y de situaciones, especialmente en los FreeRide. En estos habrá partes del recorrido donde haya hasta tres rutas diferentes por las que ir, aunque todas cruzándose entre sí con saltos, túneles o terraplenes. Podríamos decir que siempre hay una ruta "oficial", mientras que el buen jugador sabrá coger el atajo oportuno, que requiere gran habilidad pero recompensa en distancia recorrida. Además, hay una gran libertad para hacer uso de estos atajos ya que aparte de los caminos secretos podremos acortar camino lanzándonos al vacío; por ejemplo, bajando una montaña por los típicos caminos serpenteantes, podremos saltar por uno de ellos y bajar cuatro tramos de este sendero de golpe. Esto le da al juego un aire de frescura y libertad muy alto, aparte de la multitud de caminos y atajos predefinidos que ponen a prueba nuestra habilidad.