OrdenadorCompra Rift en FNAC
Lanzamiento: · Género: Multi Online
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Trion
Producción:
Precio: 49,99€
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Rift para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Rift para Ordenador

Alberto González · 26/4/2011
Descubre una de las propuestas más serias y firmes en el mundo de los MMORPG.
GRÁFICOS
7.8
SONIDO
7.9
TOTAL
8
DIVERSIÓN
7.9
JUGABILIDAD
7.9
Versión PC.

La competencia dentro del mundo de los juegos de rol masivos, es realmente abrumadora. Todos los años nacen propuestas, nuevas ideas y juegos, que intentan arrebatarle la corona al rey del género (de momento), el conocido World of Warcraft. Blizzard apostó fuerte por su videojuego online, y hasta ahora, muy pocos han podido hablarle de tú, y mucho menos, superarlo en cuanto a cuota de jugadores. Los primeros compases de un juego de rol online son muy difíciles y duros, y no han sido pocos los proyectos que se han venido abajo o que no han podido con el peso de las expectativas depositadas por crítica y público, y sí, a Final Fantasy XIV bien que podríamos referirnos, a menos, de momento.

Cuando se anuncia un nuevo juego de rol online, nos encontramos siempre con sentimientos muy encontrados, aderezados con una buena ración de escepticismo. ¿Tendrá mercado? ¿Cumplirá con unos estándares? ¿Será lo suficientemente bueno como para destacar entre la competencia y la oferta? RIFT es uno de esos juegos, que realmente, cumple con todas las preguntas. Trion es una desarrolladora novel, sin ningún desarrollo anterior. RIFT prometía buscar un nuevo paradigma en los juegos multijugador, y desde Vandal, creemos que lo ha conseguido, al menos, en parte. Por ello, y tras más de un mes de intensas pruebas, os ofrecemos nuestra visión y análisis de este interesante título, que por cierto, visto lo visto, parece que de momento, permanecerá inédito en nuestro país por una polémica decisión de la distribuidora (aunque podéis adquiridlo de manera online).

Portales, portales por todos lados

Su estilo es francamente continuista y poco innovador. De hecho, parece casi un calco de los juegos más exitosos. Olvidaos de un estilo de juego particular o diferente, y es que aquí, en RIFT, se ha apostado por enfocar de la manera más tradicional y clásica lo que podríamos llamar como base jugable. Últimamente hemos visto lo contrario, con juegos y franquicias que han apostado por un modo y un estilo de juego más parecido y habitual en la experiencia monojugador, donde el cliente o usuario vive su aventura, sin apenas interactuar con los demás jugadores, excepto en los momentos más puntuales o concretos, y siempre, con una excusa. RIFT es más parecido a World of Warcraft que a Champions Online o DC Universe, y eso se nota desde las primeras horas que transcurrimos en el mundo de Telara. Incluso, para los más puristas, quizás hasta demasiado, pero, si la fórmula es buena, ¿por qué no explotarla o usarla?

Se abren las puertas del infierno.
Compartir
HD

Nada más comenzar, y crearnos nuestro personaje (que podrá pertenecer a cualquiera de las dos facciones disponibles en el juego), tendremos un extenso tutorial que nos pondrá en situación. La historia de RIFT no es nada fuera de lo normal, y simplemente, nos servirá de pretexto para justificar nuestras acciones y el desarrollo del juego. Tendremos un objetivo básico que irá sirviendo de guía y esquema clave para nuestro avance y desarrollo como personaje. O lo que lo mismo: un desarrollo lineal. Y es por eso por lo que decimos que sigue el esquema de World of Warcraft (y de otros títulos de temática similar, pero seamos sinceros, ha sido el juego de Blizzard el que ha marcado un antes y un después al unificar y perfeccionar todos esos conceptos jugables dispersos en la historia del género). Nos pasaremos gran parte del tiempo de un lado para otro, pasando por diferentes zonas y mazmorras. El juego tiene establecido un sistema de niveles que lo lleva hasta el 50, que estará casi exclusivamente reservado para aquellos jugadores con más maestría, habilidad, y por supuesto, tiempo libre.