PEGI +18
OrdenadorCompra Borderlands en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción / Shooter / Rol
También en: PS3 X360
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Gearbox Software
Producción:
Distribución: 2K Games
Precio: 49,95 €
Jugadores: 1-4
Formato: 1 DVD
Textos: Español
Voces: Español
Online: Cooperativo 4 jugadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Borderlands para Ordenador

#231 en el ranking de Ordenador.
#1381 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Borderlands para Ordenador

Pablo Grandío · 20/10/2009
Original, visualmente atractivo y único, Borderlands no dejará indiferente a nadie y será una joya para los que disfruten con su innovador estilo.
GRÁFICOS
9
SONIDO
8.5
TOTAL
8.6
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Versión PC. También disponible en PlayStation 3 y Xbox 360.

Finalmente y tras años de desarrollo y varios cambios de rumbo, Borderlands llega a las tiendas. Lo que empezó como un shooter en primera persona algo genérico, pero con la peculiaridad de tener cientos de miles de armas diferentes, ha terminado convirtiéndose en una especie de iniciado de un género, bautizado "first person RPG" por sus creadores de Gearbox Software, y mostrando uno de los apartados visuales más atractivos de los últimos tiempos. Rezumando humor negro, con un sistema de juego novedoso y con más armas todavía, uno de los tapados del año ha llegado a nuestras manos.

El robot cineasta gasta malas pulgas.
Compartir
HD

Los que al oír o leer first person RPG se imaginen un juego similar a Oblivion o Fallout 3 quizás al jugar a Borderlands se lleven una decepción, o una sorpresa. Como ya explicamos en nuestras impresiones hace unas semanas, la vertiente rolera de Borderlands no es la de un juego de rol sesudo de relación con personajes o exploración complicada; sino que se trata de una adaptación a la primera persona, y a los disparos, de la mecánica de juegos como Diablo o incluso World of Warcraft. Podemos llevar a cabo decenas de aventuras, pero todas van más o menos de lo mismo: disparar, matar enemigos de cada vez mayor nivel y peligrosidad, e ir subiendo nuestras habilidades y consiguiendo armas mejores, dispersas en toda su variedad por todo el juego. La misma mecánica, y tan adictiva, de juegos como Diablo, solo que apuntando con armas de fuego en primera persona -con un sistema de ayudas similar al de Halo-.

Esa es sin duda la idea de fondo de Bordelands, y la ejecución es excelente. No se trata de un juego de acción en primera persona a lo Call of Duty o a lo Quake en el que estamos en un mundo abierto, ni un juego de rol en primera persona como los anteriormente mencionados donde tengamos un mundo vivo y denso con el que relacionarnos. Lo que tenemos es un escenario de juego repleto de enemigos, de aventuras y de secretos, por el que nos moveremos a disparo limpio escogiendo nuestras armas predilectas de un repertorio inmenso, prácticamente infinito, con los suficientes atributos diferentes, y valorables, como para considerarlo no solo una curiosidad muy vendible sino como un acierto absoluto. Todas las armas son diferentes, cada arma tiene su particularidad, y especialmente al principio tendremos que pensarnos bastante qué dos llevar equipadas, porque en muchas situaciones de combate será eso lo que marque la diferencia. El objetivo del juego, por cierto, es encontrar un tesoro oculto en un planeta dejado de la mano de Dios, en una especie de futuro entre apocalíptico y decadente que alcanza su culmen en el planeta yermo que exploramos, Pandora.

Aunque haya millones de armas, están agrupadas en varias categorías para así poder ir ganando experiencia con cada una de ellas, y además tener solo unos cuantos tipos de munición. Junto a los "repetidores", el arma estándar del juego que es algo así como una pistola automática, como un blaster de la Guerra de las Galaxias, contamos con escopetas, rifles de francotirador, subfusiles y lanzacohetes. Dentro de cada categoría hay miles de armas, cada una con su daño, precisión, cadencia de fuego y velocidad de recarga, y también con efectos extra como si de espadas o hachas de un juego de rol se tratase. Desde efectos elementales como fuego o hielo, hasta bonificaciones por crítico. Una gran variedad de armas, que ademá cuenta con una especie de código de colores para diferenciar cuáles son buenas a primera vista, cuando hayamos acabado con varios enemigos y todos los ítems que hayan soltado formen prácticamente un montón. Dependiendo del color sabremos a primera vista si es un arma estándar o un objeto más raro, y por lo tanto más potente o vendible por una mayor cantidad de dinero.