OrdenadorCompra Akaneiro: Demon Hunters en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción / Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Spicy Horse
Producción:
Distribución: Web
Precio: Free-to-play
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Akaneiro: Demon Hunters para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Akaneiro: Demon Hunters para Ordenador

Carlos Leiva · 13/2/2013
American McGee se adentra en los juego de acción y rol con un título que deja mucho que desear.
GRÁFICOS
6
SONIDO
5.5
TOTAL
5
DIVERSIÓN
4
JUGABILIDAD
5
Versión PC.


Si al menos jugablemente fuera un título potente quizás compensaría sufrir todo esto, pero nada más lejos de la realidad. Los combates son terriblemente simples y aburridos, ya que solo podremos tener equipadas tres habilidades simultáneas y estas no ofrecen ninguna clase de opciones estratégicas ni son lo suficientemente variadas como para hacer los enfrentamientos mínimamente entretenidos. Lo habitual será dedicarnos a hacer autoataques sin ton ni son mientras usamos nuestras habilidades para acelerar la carnicería. Además, los enemigos no son especialmente variados y sus rutinas de ataques consisten por lo general en lanzarse de frente contra nosotros y poco más. Los jefes finales por su parte sí que harán alguna que otra habilidad bastante dañina que nos obligará a movernos para esquivarla si no queremos dar con nuestros huesos en el suelo, aunque todos ellos suelen ser muy parecidos entre sí en cuanto a patrones de ataque.

Otra importante carencia actual del título la encontramos en la falta de modos multijugador, algo que ya se ha confirmado que se incluirá tras el éxito del proyecto en Kickstarter. Esto significa que ahora mismo no podréis adentraros en las misiones en compañía de nuestros amigos, perdiendo así uno de los mayores atractivos del género. A cambio, podremos contratar al personaje de otro jugador para que sea controlado por la IA y nos ayude. El problema es que su forma de actuar deja mucho que desear y lo normal será que muera fácilmente tras lanzarse en plan suicida contra una gran oleada de enemigos, independientemente de la poca vida que pueda tener. Esto se vuelve especialmente frustrante cuando nos damos cuenta de que si muere no lo podremos resucitar y estaremos solos el resto del nivel.

A nivel gráfico Akaneiro: Demon Hunters padece de bastantes problemas, empezando por la gran cantidad de bugs que nos encontraremos en nuestras aventuras, aunque sin duda lo peor de todo se encuentra en el constante lag que hay. Los servidores no van especialmente finos en estos momentos y al obligarnos a jugar con conexión permanente es algo que nos tocará sufrir, ya que muchas veces el retardo que hay es de casi un segundo, por lo que cualquier intento de realizar una acción precisa es algo utópico.

Donde sí que destaca es en su apartado artístico (algo que Spicy Horse ya demostró que es su punto fuerte con los juegos de Alice). A pesar de que a nivel técnico es bastante discreto, el diseño de personajes y escenarios resulta muy llamativo y se hace muy agradable a la vista, especialmente por el uso de gráficos que emulan la técnica de pintura japonesa Sumi-e. Finalmente el sonido sigue la misma tónica del resto del juego con melodías muy discretas, repetitivas y meramente funcionales.

Conclusiones

Akaneiro: Demon Hunters dista mucho de ser un buen título y tiene demasiadas carencias importantes que le impiden llegar más alto. El lag, la repetición constante de los mismos niveles, la falta de variedad en los enfrentamientos, la simpleza de su jugabilidad y la ausencia actual de juego cooperativo le pasan factura muy seriamente. Si bien es cierto que podemos desbloquear por 20 dólares todas las regiones (algo que nos ahorrará mucho farmeo), esto no consigue tapar todas las carencias del juego y encima obliga al jugador gratuito a pasar por un aburrimiento infernal para poder avanzar mínimamente y ver algo nuevo, lo que no nos parece la mejor forma de llevar a cabo un modelo de negocio free-2-play. Ahora solo queda esperar a que se implementen todas las mejoras prometidas (empezando por el modo cooperativo) para saber si finalmente llega a convertirse en un juego en el que merezca la pena invertir múltiples horas, algo que actualmente no es ni de lejos.