PEGI +3
Nintendo DSCompra Harvest Moon: Islas del Sol en FNAC
Lanzamiento: · Género: Simulación / Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Natsume
Producción:
Distribución: Namco Bandai
Precio: 40.95 €
Jugadores: 1
Formato: Tarjeta
Textos: Español
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Harvest Moon: Islas del Sol para Nintendo DS

#59 en el ranking de Nintendo DS.
#1458 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Harvest Moon: Islas del Sol para Nintendo DS

Carlos Piñeiro · 26/11/2010
Nunca un Harvest Moon ha sido tan difícil y divertido a la vez.
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
7.5
TOTAL
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Versión NDS.

Cuando todo parecía indicar que Harvest Moon Sunshine Islands, que es como se conoce a este juego en los mercados japonés y americano, no iba a tener su distribución en Europa, sólo un mes ha separado el anuncio de que finalmente saldría, del lanzamiento en nuestro país. Y además ha salido en nuestro idioma, cosa que no se esperaba en absoluto cuando la versión para PSP, Harvest Moon: Hero of Leaf Valley lo ha hecho en completo inglés, desde el juego hasta la caja, inclusive el manual.

Los motivos para esta decisión aparentemente in extremis habría que preguntársela a los encargados de la distribución de esta serie en nuestro continente, Risingstargames, de tal manera que sólo nos queda elucubrar sobre números de ventas del juego en una y otra consola, y en la piratería que afecta especialmente a la portátil de Sony, pero finalmente, con año y medio de retraso respecto a la versión estadounidense y casi tres de la versión japonesa, tenemos entre nosotros Harvest Moon: Islas del Sol, una especie de segunda parte del anterior juego, Isla de la Alegría, que mejora la experiencia de juego en casi el 100%, compartiendo únicamente el motor gráfico y personajes con su predecesor. Miedo nos da pensar si alguna vez llegaremos a disfrutar las dos siguientes entregas de esta serie, Gran Bazaar y Twin Village, más todavía cuando el relevo de hardware, 3DS, está tan próximo. Al tiempo.

De isla a archipiélago: la diversión aumenta.

Al empezar el juego no habrá una historia subyacente acerca de si ha habido una catástrofe marítima que nos ha hecho aparecer en el archipiélago o hemos heredado una granja de algún familiar; directamente apareceremos en una granja, somos granjeros y queremos granjear, y tras las pertinentes presentaciones con los isleños más representativos, podremos empezar a cultivar y vender cosas para ganar dinero y hacer más fácil nuestra vida en la granja.

No es que sea una de las mejores introducciones de un juego, pero es que a medida que van pasando los días nos vamos enterando del resto de la historia. Resulta que hace mucho tiempo el archipiélago estaba formado por muchas más islas de las que hay ahora, pero un terremoto provocó que se sumergiesen bajo el mar. Los duendes de la cosecha se han percatado de que nuestro personaje tiene la capacidad de conseguir las piedras solares gracias a su tesón y trabajo, piedras que tienen la capacidad de reflotar las islas hundidas definitivamente, así que nos piden ayuda para encontrarlas. La diversión está servida, ya que la búsqueda supondrá cumplir determinados requisitos que a su vez dependerá de haber cumplido anteriormente otros.

Por ejemplo, el minero Albio nos dará una piedra solar si conseguimos cierto nivel de amistad con él, pero resulta que para que este personaje aparezca, antes tendremos que haber reflotado Isla Volcano, que a su vez sólo habrá salido a la superficie si antes hemos conseguido cierto número de piedras solares, ya sea cosechando, subiendo el nivel de amistad con otros, etc. El resultado es que proporciona al jugador una sensación de que todo está relacionado entre sí de una manera asombrosa, y no hay nada que se deje al azar.

Para ello, se ha añadido un sistema de niveles que afecta a las principales actividades: cosechar, pescar, minería, cocinar y cuidado de animales. Por ejemplo, en el caso de la cocina, las primeras veces sólo podremos cocinar y aprender platos sencillos, incluso cada vez que intentemos cocinar uno en nuestra casa tendremos cierto número de fracasos, que irán disminuyendo conforme lo vayamos intentando más y más veces, o hagamos actividades relacionadas que aumenten nuestro nivel de cocinero, como participar en concursos o vender nuestros platos. Con el resto de actividades sucede igual, lo cual implica una dificultad extra en el juego y una mayor compensación emocional al jugador cada vez que supera un nivel y tiene acceso a nuevos retos.